Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Actividades Embajada

El primer homenaje, a Bolívar

Panteon

Enrique Milanés

Fue apenas un minuto —¿largo, corto, inmensurable…?— junto al sarcófago que guarda los restos del Padre de esta Patria, en el Mausoleo del Panteón Nacional, pero a Rogelio Polanco Fuentes, uno de los privilegiados que en nombre de dos países hermanos hicieron el homenaje, le embargó «como una fuerza telúrica, porque son más de 200 años de lucha de nuestros pueblos los que combaten allí, y los restos de Bolívar no descansan».

En igual cantidad que los jóvenes húsares que custodian los restos sagrados, nuestro Embajador en la República Bolivariana de Venezuela conformó un cuarteto de patriotas latinoamericanos con Jorge Arreaza, ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores; Adán Chávez, presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional Constituyente, y Julio César García Rodríguez, jefe de la Oficina de Atención a las Misiones de Cuba en Venezuela, para colocar al pie del ataúd una ofrenda de flores por los 60 años de la Revolución Cubana. Al momento se sumó el ministro de Cultura venezolano, Ernesto Villegas.

A poco, en un aparte con la prensa, Arreaza comentaría las claves del homenaje: «Fidel y Chávez nos dieron la gran lección de la hermandad. Chávez se sentía hijo y hermano del Comandante Fidel, y el Comandante Fidel se sentía hermano y padre del Comandante Chávez. Nos dieron la lección de que es posible en el siglo XXI no solo mantenerse firme en las ideas sino también construir juntos un mundo nuevo. Lo hemos comprobado, contra todas las adversidades que pueden surgir desde el imperialismo y sus intereses, aquí estamos de pie: 60 más 20, 60 años de la Revolución Cubana, 20 años de la Revolución Bolivariana».

Para ese momento, las flores estaban, más rojas, al pie del héroe continental, el acta formal de la ceremonia se había firmado, los ¡vivas! a la Revolución que todos celebraban retumbaron en el remanso siempre silencioso y la guardia de honor hacía un relevo milimétrico, hermoso, sobrecogedor…

Entonces, cuando los representantes del cuerpo diplomático concluyeron su fila de despedida y decenas de colaboradores internacionalistas cubanos se dispersaron por los salones del Panteón Nacional para asomarse al universo de Historia venezolana que palpita justo allí donde algunos suponen la muerte, el reportero volvió al Embajador de su patria y al minuto que le envidiaba con la fuerza de un soldado.

«El primer homenaje a Bolívar, porque Bolívar no se olvidó de Cuba, como dijo Fidel en el discurso del 23 de enero del año ’59, donde señaló que lo que había que hacer era cumplir con las ideas de Bolívar. Cuba y Venezuela cumplen hoy con ellas: unidad, independencia, soberanía, justicia de nuestros pueblos», afirmó Polanco.

«El 10 de enero estará junto al pueblo venezolano el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez como demostración de la hermandad, unidad y respaldo irrestricto del Gobierno y del pueblo cubanos a la Revolución Bolivariana y al presidente Nicolás Maduro», agregó.

Luego, Polanco refirió la deferencia del canciller Jorge Arreaza para conceder un honor que rebasó el protocolo habitual al entender que los 60 años del triunfo de toda Cuba con Fidel lo merecía: «Es mucho lo que significa estar junto al sarcófago que guarda los restos de El Libertador. La idea de la unión de los pueblos de América surgió desde Bolívar, en esta nación, después se expandió y hoy comienza a ser una realidad», comentó.

A nuestro jefe diplomático en Venezuela le emociona en particular conocer que nuestros líderes, en primer lugar Martí y Fidel, «…vieron en Bolívar lo más avanzado de las ideas patrióticas e independentistas de un continente entero», por ello, cuando este reportero le preguntó por ese instante profundo con El Libertador, Polanco demostró cuánta honra americana cabe en un minuto: «Es una enorme emoción —respondió—, un gran privilegio y un tremendo compromiso con el presente y el futuro de nuestros pueblos; por eso, los cubanos y venezolanos presentes hicimos allí un juramento por la defensa de nuestras ideas y de nuestros pueblos».

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario