Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Actividades Embajada

La tierra de José Martí vibra hoy al convertirse en sede de la CELAC (+Fotos)

Palabras de Enilda Ginarte , Consejera Política de la Embajada de Cuba en el acto por el 161 aniversario del natalicio de José Martí

SAM_2453

Cuánta emoción nos embarga un día como el de hoy, al ser testigos de acontecimientos trascendentales para las patrias nuestroamericanas: La concurrencia en La Habana de representantes de todos los estados de América Latina y el Caribe, al máximo nivel, justo cuando hace 161 años vió la luz el apóstol de nuestra independencia, José Julián Martí Pérez, quien encarnó con vehemencia las ideas del Libertador y de aquella legión de próceres que dieron su vida por lograr una América libre, independiente, soberana e integrada.

Desde muy joven, José Martí se identificó con la causa de los humildes. No fue contemplativo en sus ideales revolucionarios. Con apenas 16 años sufrió prisión, torturas y destierro. Cuba se agitaba en la prolongada guerra de los 10 años, iniciada el 10 de octubre de 1868, por el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, contra el oprobioso imperio español.

Durante su cautiverio, Martí fue castigado a trabajo forzado en las canteras de San Lázaro; los grilletes laceraron sus tobillos por el resto de su vida. Por gestiones de sus padres, tras el destierro a que fue sometido en la prisión de la entonces conocida como Isla de Pinos, Martí fue deportado a España. La insaciable sed de conocimientos le posibilitó a Martí cursar estudios de  Filosofía y Letras, y Derecho Civil. A lo largo de su vida acumuló conocimientos y títulos en diferentes disciplinas.

Viajó tres años por tierras de Europa y América. El 20 de enero de 1881 llegó José Martí a Venezuela. Y recoge la historia que sin sacudirse siquiera el polvo del camino, y sin preguntar dónde se comía ni se dormía, preguntó cómo se llegaba a la estatua de Bolívar. Su estancia en Venezuela fue relativamente breve, pero suficiente para amar y admirar la tierra del Libertador.

Martí contrajo matrimonio en México con la cubana Carmen Zayas Bazán, con quien tuvo un hijo.

Luego de la claudicación en Cuba, con la firma del Pacto del Zanjón, que diera por concluida la guerra de los diez años, José Martí regresó a su Patria, donde prosiguió actividades revolucionarias, al no aceptar una paz sin independencia ni abolición de la esclavitud,  que le llevaron a una nueva deportación. Se instaló en Nueva York y desde allí se entregó con ahínco a las labores por la independencia de su país y también a su creación literaria. Comenzó activamente la organización de los patriotas cubanos en el exilio; en 1892 fundó el Partido Revolucionario Cubano, embrión del primer Partido Comunista de Cuba,  fundado en 1925, y comenzó a editar el periódico Patria.

Su compromiso libertario lo llevó una vez más a varios países; su  labor persuasiva logró convencer al generalísimo Máximo Gómez de la necesidad de proseguir la lucha independentista en Cuba. Es así como en abril de 1895 arribó la expedición procedente de Dominicana a las costas cubanas de Playitas de Cajobabo. El 19 de mayo de 1895 cayó abatido en combate el más universal de todos los cubanos del siglo XIX, José Martí.

Por el amor y compromiso con su Patria, Martí renunció a una vida familiar e íntima; siempre lo acompañaron los sacrificios.  Su obra literaria es testigo de su sensibilidad por los niños, como lo recoge “La Edad de Oro”, así como el sello del compromiso político, libertario e integracionista, según consta en “El Presidio Político en Cuba” o en el “Manifiesto de Montecristi”, entre otras publicaciones.

La intervención militar de Estados Unidos frustró la independencia de nuestra patria. Incontables patriotas murieron en la lucha a lo largo de casi 30 años.  La poderosa potencia del norte fue siempre hostil a nuestra causa, pues desde hacía mucho tiempo le había asignado el destino manifiesto de formar parte de su territorio en plena expansión.

La decadencia del imperio español le facilitó el zarpazo a la nueva potencia imperial para arrebatarle Cuba y Puerto Rico. Buscó   pretextos y utilizó la mentira, reconoció el derecho del pueblo cubano a ser libre e independiente, con lo cual buscaba el apoyo de sus aguerridos combatientes para apoyar la guerra de los interventores.

En aquella lucha final los españoles salieron derrotados. El gran fraude vino después, cuando ya, desarmado el pueblo, Estados Unidos impuso a Cuba la Enmienda Platt y acuerdos económicos leoninos; el país, destruido y desangrado, pasó a ser inexorablemente una propiedad de Estados Unidos.

Y continuó la lucha del pueblo cubano. Por veces zigzagueante. Hasta que un día, otro gran patriota retomó las enseñanzas y compromisos libertarios del Maestro. Un joven abogado, Fidel Castro Ruz, quien se atrevió  a desafiar a la feroz tiranía batistiana, el  26 de julio de 1953,  junto a un puñado de revolucionarios cubanos,  en la gloriosa gesta del ataque al cuartel Moncada. Larga fue la lucha y muchos patriotas, una vez más, cayeron en la contienda.

Con el triunfo de la Revolución Cubana el 1º. de Enero de 1959 se inició la concreción de los sueños de Martí, para la querida y sufrida patria de todos sus desvelos. Comenzó ininterrumpidamente el proceso de transformación revolucionaria que dignificó a los cubanos.

Con razón Fidel expresó que el autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada fue José Martí, porque sus preceptos políticos y filosóficos estuvieron presentes en el Programa del Moncada y en la autodefensa de Fidel conocida como “La Historia Me Absolverá”,  y constituyen pilares de sustentación de nuestro Partido Comunista, de naturaleza no sólo marxista leninista, sino también martiana.

Al momento del triunfo revolucionario existían en Cuba tres organizaciones políticas principales de ese signo: el Movimiento 26 de Julio, el Partido Socialista Popular y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo. En un proceso de conjunción de fuerzas, estas organizaciones transitaron por distintos procesos de unificación, para finalmente dar lugar, el 3 de octubre de 1965, a la constitución del primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba, con su imperecedero líder histórico al frente, nuestro querido Comandante en Jefe, el compañero Fidel.

Y así ha transitado y transita Cuba, con múltiples acciones de  solidaridad continental y mundial. Su principal arma: la unidad de los cubanos en torno al Partido, la Revolución y su eterno Comandante en Jefe.

El Comandante Hugo Chávez está hoy más presente que nunca en los avances alcanzados en el área. Su proeza solidaria con los países de América Latina, al ver fraguados los espacios de unidad y cooperación en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y PETROCARIBE, refleja el compromiso con la Patria Grande, el continente americano.  Y como dijera proféticamente Fidel Castro, en su visita a Caracas, el 23 de enero de 1959, “Venezuela es la Patria de El Libertador, donde se concibió la idea de la unión de los pueblos de América. Luego, Venezuela debe ser el país líder de la unión de los pueblos de América”.

Venezuela y Cuba, sus gobiernos y sus pueblos, los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez, los presidentes Raúl Castro y Nicolás Maduro, han entregado lo mejor de sí mismos con el propósito de alcanzar sociedades más justas, más instruidas, más saludables física y mentalmente, más apegadas a su identidad e historias patrias y latinoamericanas.

La tierra de José Martí vibra hoy, al convertirse en sede de esa estratégica concertación de naciones, la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en el camino hacia la integración y la unidad, con respeto a la diversidad, sin la injerencia de los Estados Unidos, sueño de Simón Bolívar y José Martí, como se reflejó en el Congreso Anfictiónico.

La CELAC tiene el gran reto de fortalecerse y consolidarse, sobre la base de la soberanía de los estados y el respeto a la multilateralidad. No faltarán propósitos adversos por parte del principal enemigo, el imperialismo, que siempre nos ha querido dividir y debilitar. “Trabajar por la paz, la justicia, el desarrollo, la cooperación, el entendimiento y la solidaridad, con total apego al derecho internacional, la Carta de las Naciones Unidas y los principios fundamentales que rigen las relaciones entre los países”, fue la ruta que guió al gobierno cubano en los preparativos y realización de la II Cumbre de la CELAC.

Se cumple así la profecía martiana “La América ha de promover todo lo que acerque a los pueblos, y de abominar todo lo que los aparte”.

Por eso es de trascendental importancia el acompañamiento mundial en la lucha contra el bloqueo más cruel y prolongado de la historia de la humanidad, el bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba.

El bloqueo será derrotado, como derrotado será el imperio en su vil obsesión de mantener injustamente encarcelados a cuatro de los cinco héroes cubanos  cuyo único delito fue defender a Cuba de las acciones terroristas de la mafia cubana radicada en los Estados Unidos.

Agradecemos la solidaridad venezolana en estas nobles y justas batallas que libramos los patriotas cubanos.

PATRIA ES HUMANIDAD, COMO AFIRMÓ NUESTRO JOSÉ MARTÍ.

¡VIVA LA INDESTRUCTIBLE AMISTAD Y SOLIDARIDAD ENTRE CUBA Y VENEZUELA!

¡VIVA EL ETERNO COMANDANTE HUGO CHÁVEZ FRÍAS!

¡VIVAN FIDEL, RAÚL Y NICOLÁS MADURO!

¡VIVA SIEMPRE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA!

 

SAM_2450

SAM_2449

LC28012014HomenajeaJoseMarti.09

LC28012014HomenajeaJoseMarti.10

LC28012014HomenajeaJoseMarti.04

LC28012014HomenajeaJoseMarti.01

LC28012014HomenajeaJoseMarti.02

LC28012014HomenajeaJoseMarti.06

LC28012014HomenajeaJoseMarti.05

LC28012014HomenajeaJoseMarti.08

LC28012014HomenajeaJoseMarti.07

LC28012014HomenajeaJoseMarti.03

SAM_2440

SAM_2447

SAM_2452

 

.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario