Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Hugo Chávez Frías

Las Líneas de Chávez: Semana Santa

I
Domingo de Ramos: inicio de la Semana Mayor para los que llevamos, en el alma y en el corazón, el compromiso del Cristo redentor, el Cristo libertario, el Cristo de los pobres.

Cuando aparezca esta nueva edición de Las líneas de Chávez se cumplirá un nuevo aniversario de aquel día en que nuestro Señor hacía su última entrada en Jerusalén: iba montado sobre un burro y seguido por el pueblo que lo saludaba con palmas a su paso. El fermento mismo del amor iba a enfrentarse a los poderosos de la época.

¿Quiénes le abrían los brazos con alborozo? Los menesterosos de siempre: los que, tanto ayer como hoy, andan hambrientos y sedientos de justicia. ¿Quiénes no descansarían hasta verlo crucificado? Aquellos que, tanto ayer como hoy, jamás sacian su apetito de poder.
Sirva, pues, la remembranza de este domingo sagrado para reiterar que nuestra Revolución tiene en el Cristo de los desposeídos el mayor de los guías en la lucha por la dignidad humana. Tras sus pasos vamos.

II
28 de marzo: Natalicio de nuestro Generalísimo y primer almirante Francisco de Miranda. Fue el 28 de marzo de 1750, aquí en Caracas.

Miranda no es sólo, como bien dice Mariano Picón Salas, “el primer criollo de dimensión histórica mundial”, sino que es también, en sentido nítidamente revolucionario, nuestro primer internacionalista. Basta con recordar que combatió por la independencia de los Estados Unidos y en defensa de la Revolución Francesa.

Este hombre, que anduvo por el mundo como por su casa, siempre tuvo plena conciencia de que todo lo que hacía estaba en función de un trascendente objetivo: la emancipación de Venezuela y de Nuestra América.
Miranda se adelanta a Bolívar: la Independencia era una causa continental, no podía concebirse aisladamente. Recordemos lo que nos dice José Gil Fortoul en su Historia constitucional de Venezuela: “Así la iniciativa de la unión latinoamericana que llegara al Congreso de Panamá pertenece históricamente a Miranda, y su propaganda y desarrollo a Bolívar”.

En este año Bicentenario se están cumpliendo también 200 años de la publicación de El Colombiano. Fiel a su prédica colombianista, Miranda se convierte en el editor de este periódico del que se publican cinco números, entre marzo y mayo de 1810, en Londres. Su propósito era informar a los habitantes del Nuevo Mundo sobre la situación de aquella España invadida militarmente por las tropas napoleónicas, y así lo expresaba Miranda en el primer número de El Colombiano: “…Todo esto nos ha impelido a comunicar a los habitantes del Continente Colombiano las noticias que creemos interesantes para poderlos guiar en tan intrincada complicación de objetos y para ponerlos en estado de juzgar con rectitud y obrar con acierto en una materia que tanto les interesa, pues debe ser el origen de su futura felicidad”.

Evidentemente, Miranda estaba avizorando el derrocamiento del orden colonial español y quería contribuir con la aceleración de ese proceso. Ejemplar es, entonces, el Generalísimo como gran comunicador, como formidable batallador en el terreno de las ideas. En este y en tantos sentidos, tenemos que ser rigurosamente fieles a su ejemplo.
III
El lunes pasado, ante una nueva tentativa de desestabilización, la conciencia y el compromiso de los transportistas vencieron el llamado a una guarimba del transporte público. Aunque los medios desplegaron titulares alarmantes, quedó demostrado, en la realidad, que la intentona que pretendía paralizar a Caracas sólo fue seguida por un grupúsculo de profesionales del volante ligado a lo más recalcitrante de la derecha venezolana.
Quiero manifestarles a los transportistas que nosotros siempre estaremos dispuestos a dignificar al sector, avanzando hacia la consolidación de un sistema de transporte de carácter socialista.

Mi reconocimiento a estos compatriotas por no dejarse manipular por las fuerzas oscuras de los que no descansan en mostrar su odio por el país.

IV
El miércoles 24 de marzo tomamos una decisión que responde a la difícil coyuntura energética por la que atraviesa el país: decretar feriados todos los días de la Semana Santa. Quiero reiterar lo que ya he dicho: no se trata de promover la flojera, sino de ahorrar energía.

Todas las instituciones públicas y privadas están en la obligación de acatar el decreto 7338. Ciertamente, hay un conjunto de actividades que no pueden interrumpirse y, por supuesto, quedan excluidas de este decreto: quienes tengan necesariamente que laborar recibirán su pago normal.

Mal puede ser esta una medida improvisada, como se ha dicho irresponsablemente por allí. Por el contrario, es una medida rigurosamente pensada y establecida de acuerdo con el estado de emergencia eléctrica declarado el pasado 8 de febrero de 2010.

V
Extraordinaria y muy provechosa nuestra visita a Quito el viernes 26 de marzo: séptima reunión de trabajo entre el presidente Correa y este servidor.

En la mañana asistimos al lanzamiento de una nueva línea de lubricantes automotrices por parte de Petroecuador y Pdvsa: ello ha permitido que Petrocomercial, filial de Petroecuador, retome la venta de lubricantes en todo el territorio ecuatoriano. Es el nuevo paradigma de cooperación, coordinación y complementariedad que comienza a dar sus frutos. En este caso, se trata de un producto de óptima calidad que será vendido a bajo costo.

Luego de una larga jornada de trabajo, en horas de la noche, firmamos un total de 13 convenios para continuar tejiendo la red de un nuevo modelo de integración bilateral y, más aún, de unidad binacional. Un nuevo modelo con una pluralidad de ejes en clave de soberanía: soberanía productiva, energética, financiera y comercial; del conocimiento y de la seguridad y defensa.

Quiero parafrasear unas palabras del presidente Correa: las relaciones entre dos pueblos hermanos no se construyen y profundizan, como en el caso de Ecuador y Venezuela, con base en una lógica de mercaderes. No se fundamentan en un frío cálculo de pérdidas y ganancias. Se basan, primero que nada, en convicciones, valores y principios compartidos.

Y hunden sus raíces en lo más profundo de nuestra historia compartida. Para decirlo con Bolívar: “Nuestra América, así unida, será la madre de las Repúblicas, la reina de las Naciones”.

¡Patria socialista o muerte!

¡Venceremos!

Tomado de Cubadebate

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario