Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Capítulo I: Continuidad en la política del bloquero económico, comercial y financiero contra Cuba

La sistemática demanda de la comunidad internacional a favor del total levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, incluida la creciente oposición a esta política dentro de Estados Unidos, continúa siendo ignorada por el gobierno de ese país, que ha decidido intensificar sus acciones de asfixia económica contra la isla, en particular aquellas relacionadas con la esfera monetario financiera y con un impacto extraterritorial.

La decisión adoptada por el Presidente Barack Obama el 10 de septiembre de 2012 de prorrogar una vez más la Ley de Comercio con el Enemigo, demuestra la determinación del gobierno norteamericano de mantener incólume uno de los elementos vertebrales de todo el andamiaje legal en que se sustenta la política de bloqueo contra Cuba.

En adición, la nueva inclusión de Cuba en la espuria lista de países que patrocinan el terrorismo, solo tiene como fin justificar la feroz persecución de las transacciones financieras de Cuba y el arreciamiento del bloqueo. Con esta acción se busca satisfacer, además, los intereses de un cada vez más reducido grupo anticubano en los Estados Unidos, que pretende apuntalar una política carente de fundamento ético y legal, que es rechazada por la gran mayoría de la población estadounidense y de la emigración cubana residente en ese país.

El territorio de Cuba nunca ha sido utilizado ni se utilizará para cobijar a terroristas ni para organizar, financiar o perpetrar actos de terrorismo contra ningún país del mundo, incluyendo los Estados Unidos. Por el contrario, Cuba ha sufrido durante décadas las consecuencias de actos terroristas organizados, financiados y ejecutados desde el territorio de los Estados Unidos, con un saldo de 3 478 muertos y 2 099 discapacitados. El Gobierno cubano reitera que no reconoce al Gobierno de los Estados Unidos la más mínima autoridad moral para juzgarlo.

1.1 Principales medidas adoptadas por el Gobierno de los Estados Unidos y propuestas realizadas que demuestran la continuidad del bloqueo y los intentos de intensificarlo

Numerosos y disímiles son los ejemplos que ratifican la continuidad del bloqueo. Según un editorial publicado el 3 de marzo de 2013 por la agencia de negocios y finanzas Bloomberg, el gobierno de los Estados Unidos abrió entre los años 2000 y 2006, 11 000 procesos de investigación por supuestas violaciones del régimen de sanciones contra Cuba. En la misma información se indica que para el resto de los países se llevaron a cabo 7 000 indagaciones. Todo ello en un contexto en el que Cuba no representa una amenaza a la seguridad nacional estadounidense, hecho reconocido por las propias autoridades norteamericanas.

La irracional actuación contra la isla se expresa, además, en los siguientes ejemplos:

–El 9 de mayo de 2013, la OFAC impuso una multa a la compañía The American Steamship Owners Mutual Protection and Indemnity Association, Inc., ascendente a 348 000 USD por violar las prohibiciones establecidas en las Regulaciones para el Control de los Activos Cubanos y en otros regímenes de sanciones contra otros países. La OFAC alegó que la empresa procesó tres reclamos a favor de Cuba por 40 584 USD.

–En abril de 2013, la Organización No Gubernamental británica Cuba Solidariry Campaign (CSC) decidió comprar 100 ejemplares del libro The Economic War against Cuba. A Historical and Legal Perspective on the U.S. Blockade, del autor SalimLamrani y publicado en marzo de 2013 por Monthly Review Press, casa editorial basada en Nueva York. Sin embargo, la transacción entre el banco de la ONG, la Cooperative, y la cuenta de la editorial MonthlyReview en el Chase Bank no se no se pudo realizar, pues la OFAC bloqueó los fondos y exigió a la CSC explicaciones sobre sus relaciones con Cuba.

Rob Miller, director de la CSC, expresó su asombro: «Se usa una legislación extraterritorial sobre las sanciones económicas contra Cuba para impedir la venta de un libro en el Reino Unido que expone el alcance del bloqueo contra Cuba [...]. El carácter ridículo del bloqueo estadounidense se ilustra una vez más con este caso cuando se trata de impedir que los lectores británicos lean un libro publicado por una casa editorial americana».

–El 14 de abril de 2013, el Buró de Apelaciones de Marcas, adscrito a la Oficina de Marcas y Patentes de EE.UU., rechazó la petición de la empresa cubana CUBATABACO para cancelar el registro de la marca Cohíba a favor de la empresa GENERAL CIGAR. La decisión se basó íntegramente en los argumentos de las Cortes de los Estados Unidos, que ratificaron que las Regulaciones para el Control de Activos Cubanos impiden el reconocimiento de la prestigiosa marca cubana.

–El 5 de marzo de 2013, la OFAC impuso una multa de 139 000 USD a la empresa norteamericana Eagle Global Logistics (EGL) de Houston, Texas, asociada a la trasnacional británica CEVA LOGISTICS, por permitir que sus subsidiarias en otros países prestaran servicios de transporte de carga hacia y desde Cuba.

–El 22 de febrero de 2013, la OFAC impuso una multa de 43 875 USD a la filial norteamericana de la empresa china Tung Tai Group, con sede en San José. California, por concertar contratos de compra y venta de chatarra cubana.

–El 25 de julio de 2012, la OFAC impuso una multa de 6 500 USD al ciudadano estadounidense Zachary Sanders, por viajar a Cuba en 1998 sin licencia del Departamento del Tesoro.

–El 10 de julio de 2012, la OFAC anunció la imposición de una multa por 1 347 750 USD a la empresa Great Western Malting Co., por facilitar que una filial extranjera vendiera malta de cebada de origen no estadounidense a Cuba, entre agosto de 2006 y marzo de 2009.

–El 29 de junio de 2012, la representante Ileana Ros-Lehtinen (R-FL) presentñ el proyecto de Ley H.R.6067 «Ley de Cooperación para la Seguridad en el Hemisferio Occidental» la que, entre otros aspectos, enmienda la Ley Helms-Burton para evitar la inversión extranjera en el sector petrolero cubano. A su vez, autoriza al Presidente a imponer sanciones a cualquier país del Hemisferio Occidental que tenga cooperación militar con países patrocinadores del terrorismo.

–El 26 de junio de 2012, esa misma representante presentó el proyecto de Ley H.R.6018 «Ley de Autorización de Gastos para las Relaciones Exteriores», que pretende prohibir el otorgamiento de licencias de exportación a Cuba y otros países para la transferencia de satélites comerciales u otros componentes o tecnologías incluidas en la lista de artículos controlados del Departamento de Comercio.

1.2 Aplicación extraterritorial del bloqueo

El reforzamiento del carácter extraterritorial del bloqueo distingue, sin lugar a dudas, a la Administración del Presidente Obama, que ha potenciado el alcance de las legislaciones Torricelli y Helms-Burton, violatorias de normas consagradas en el Derecho Internacional Público y Privado, en tanto socavan la soberanía de terceros países y los derechos de sujetos naturales y jurídicos no sometidos a la legislación norteamericana.

La extraterritorialidad del bloqueo no tiene ni reconoce fronteras. Los mecanismos en vigor para aplicar dicha política transgreden también los principios que rigen las relaciones económicas, comerciales, monetarias y financieras internacionales, así como numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales. Violan también disposiciones de entidades de integración regionales y legislaciones de terceros países, incluidas las adoptadas tras la aprobación de la Ley Helms-Burton en 1996.

Los buques mercantes de terceros países que tocan puertos cubanos siguen siendo afectados por la extraterritorialidad del bloqueo. En igual medida se lesionan los intereses de las empresas de terceros países con cualquier afiliación con compañías estadounidenses, así como los de las entidades bancarias que realizan transacciones financieras con la Isla, independientemente de la moneda utilizada en las mismas.

Continúan siendo rehenes de la extraterritorialidad del bloqueo en terceros países1:

a) Las empresas que comercializan productos de origen cubano o que en su elaboración contengan algún componente de ese origen.

b) Las empresas que pretendan vender a Cuba bienes o servicios cuya tecnología contenga más de un 10% de componentes estadounidenses, aunque sus propietarios sean nacionales de los países exportadores.

c) Los bancos que, en ejercicio de sus derechos, pretendan abrir cuentas en dólares estadounidenses a personas jurídicas o naturales cubanas o lleven a cabo transacciones financieras en dicha moneda con entidades o personas cubanas.

d) Los empresarios que realicen inversiones o negocios con Cuba.

Existen innumerables casos recientes de operaciones comerciales de Cuba con empresas de terceros países que no se encuentran bajo la jurisdicción de los Estados Unidos, cuya ejecución ha sido obstaculizada o impedida por las prohibiciones, amenazas y chantajes de Washington, como demuestran los siguientes ejemplos:

–Del 22 al 26 de mayo de 2013, se celebró en La Habana, Cuba, la VI Asamblea General del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), luego de tres meses de posposición debido a que los fondos para costear el evento (101 000 USD) fueron bloqueados por el Departamento del Tesoro, en virtud de las leyes del bloqueo. Iglesias solidarias de Europa proveyeron los recursos para su realización mientras se dirime la suerte de los pertenecientes al CLAI.

–El 16 de abril de 2013, el banco suizo Zürcher Kantonalbank (ZKB, Banco Cantonal de Zürich) declaró a la AFP por intermedio de su vocera, Evelyne Broennimann, que a partir del 1º de mayo suspendería todas las transferencias a Cuba, pues la entidad debía dar fe a sus socios bancarios en EE.UU. de que sus actividades están en consonancia con las normas que establece la OFAC, la cual puede tomar acciones contra los bancos, como por ejemplo la congelación de sus fondos.

–El 12 de diciembre de 2012, la OFAC dio a conocer la aplicación de una multa por 8 571 634 USD al Bank of Tokio-Mitsubishi UFJ de Japón, por procesar transferencias financieras que involucran a un grupo de países, entre ellos Cuba, bajo el argumento de que violaba sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos.

–El 11 de octubre de 2012, la Embajada de Cuba en Namibia recibió una carta de la compañía AON Namibia, anteriormente Glenrand MIB, mediante la que informaba sobre la cancelación del contrato de seguro a los autos de la sede diplomática y la retención de la prima anual, en cumplimiento de las regulaciones del bloqueo, como resultado de la adquisición de Glenrand MIB por la estadounidense AON.

–El 19 de junio de 2012, la sucursal en Bostwana de la compañía multinacional de seguros AON, comunicó al Consulado de Cuba en ese país que debido a «regulaciones internas», no podría seguir ofreciendo sus servicios. Al anunciar la medida, el Ejecutivo Principal para las cuentas personales de AON, aclaró que se trataba de una decisión de su casa matriz debido a las regulaciones del bloqueo.

–El Instituto Cardiología y Cirugía Cardiovascular no ha podido reparar los equipos de servicios de rehabilitación de la firma Schiller, ante los temores de un banco suizo de posibles represalias si aceptara las transferencias desde Cuba.

–Por similares razones, la Sociedad Cubana de Cardiología no ha podido pagar su cuota anual de la membresía a la Federación Mundial del Corazón.

–Por dos años consecutivos, el Instituto Cubano del Libro (ICL) no ha podido pagar las cuotas de su membresía al Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, CERLALC, auspiciado por la UNESCO, pues los bancos se niegan a aceptar las transferencias desde Cuba. Invocan como razón principal, el régimen de sanciones norteamericanas.

–El ICL tampoco ha podido cumplir sus obligaciones de cuotas de afiliación a la Agencia Internacional del Sistema Internacional Normalizado del Libro (ISBN, International Standard Book Number Systemfor Books).

–El Instituto de Información Científica y Tecnológica (IDICT) no puede acceder a las ventas de la compañía Swets de publicaciones científicas, dado que la firma aduce que estaría sujeta a sanciones económicas norteamericanas si mantiene relaciones normales de trabajo con la entidad cubana.

————————————

1 Ver el documento A/67/118, página 32 de la versión en español.

1.3 Afectaciones provocadas por el bloqueo en la cooperación internacional, incluida la de organismos multilaterales

La cooperación internacional que ofrece y recibe el pueblo cubano tampoco escapa a las consecuencias de la política de bloqueo contra Cuba. Son numerosos los proyectos de cooperación que se ven obstaculizados por la agresividad de las autoridades norteamericanas.

La política contra Cuba ha llegado al punto de intentar paralizar varias de las acciones que se llevan a cabo como parte de los esquemas de cooperación Sur-Sur, ejecutada por especialistas cubanos en varios países en áreas sensibles, como la salud pública.

Asimismo, las agencias especializadas, los fondos y programas, y otras entidades del sistema de Naciones Unidas encuentran serios obstáculos para la realización de sus programas de asistencia al país, en apoyo a las prioridades y políticas de desarrollo nacionales y el cumplimiento de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En un hecho sin precedentes en el trabajo en Cuba de la Oficina de la Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud, un banco canadiense retuvo los fondos para la compra de vacunas contra la influenza para el programa de inmunización del adulto mayor, al no contar con la licencia de la OFAC.

La decisión del Banco Cantonal de Zürich de suspender las operaciones con Cuba afectó el derecho de ciudadanos suizos que por más de 20 años y a través de la organización no gubernamental MediCuba-Suisse, han apoyado proyectos médicos en las áreas de infraestructura y de entrenamiento de personal en la lucha contra el cancer, pediatría, medicina paliativa, psicoterapia y la prevención del VIH/SIDA en diferentes regiones de Cuba, con aproximadamente 300 000 francos suizos anuales.

Asimismo, varios especialistas cubanos se vieron imposibilitados de participar en un taller de normalización de frutas y hortalizas frescas en Costa Rica, celebrado previo a la 17ª Reunión del Comité del CODEX ALIMENTARIUS (FAO) sobre Frutas y Hortalizas Frescas en septiembre de 2012, debido a que el mismo fue financiado por la Secretaría de Agricultura de los Estados Unidos. Cuba fue el único país de la región excluido del intercambio regional sobre buenas prácticas en la esfera.

La empresa sudafricana Mohlaleng Health no ha podido transferir a Cuba 148 500 USD por el pago de una facturación, en el año 2012, de 2400 frascos del producto Vidatox (producido por la empresa cubana LABIOFAM), por temor a que las autoridades norteamericanas congelen los fondos.

La empresa cubana LABIOFAM fue objeto de otras sanciones bajo la política de bloqueo, cuando un banco estadounidense se apropió, en una transferencia de rutina, de los fondos destinados a la construcción de una planta de biolarvicidas para ayudar a erradicar la malaria en la República Unida de Tanzania. Esta acción tuvo un carácter extraterritorial en tanto que el proyecto era del gobierno tanzano. La empresa cubana sólo administraba los fondos para la edificación de la planta.

El Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (INIFAT) no ha podido comenzar la ejecución del proyecto «Conservación de la Biodiversidad Agrícola en Reservas de la Biosfera de Cuba: Conectando los Paisajes Naturales y los Paisajes Agrícolas para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio», por demoras, ocasionadas por el bloqueo, en los trámites de las cuentas.

El proyecto, presupuestado en 1.368 millones de USD, es financiado por el Fondo Mundial del Medio Ambiente (con sede en Washington D.C.) e implementado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la agencia Biodiversity International. De otra parte, la obligación de utilizar euros en la transferencia de los recursos financieros significa la pérdida de aproximadamente el 8% del presupuesto del proyecto de cooperación, equivalente a 109 456 USD.

En el año 2007 se constituyó el Proyecto Trinacional «Corredor Biológico en el Caribe (CBC)», con la participación de Cuba, República Dominicana y Haití, con el objetivo esencial de asistir a la nación haitiana. El proyecto cuenta con fondos del PNUMA y la Unión Europea, y una oficina de coordinación en República Dominicana.

Las restricciones impuestas por la política de bloqueo impidieron la compra de un vehículo Mitsubishi para el Punto Focal del CBC en Cuba e imposibilitan el uso de plataformas de sistemas de información geográficas (SIG) patentadas en Estados Unidos, incluso por los técnicos cubanos que laboran en la República Dominicana. La irracionalidad de dicha política se expresa también en el congelamiento del salario de un mes por parte de un banco estadounidense, pagado por el PNUMA, de uno de los técnicos cubanos en la Oficina Trinacional.

Especialistas del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) a cargo del banco de tumores de ese centro, fueron excluidos de participar en el taller del Sistema LabWare-LIMS, celebrado en Colombia durante la primera semana de junio de 2013 bajo los auspicios de la Red de Bancos de Tumores para la Alianza Latinoamericana y del Caribe, bajo el pretexto de que la empresa norteamericana LabWare, patrocinadora del evento, no podía hacer tratos con Cuba en virtud de las leyes del bloqueo.