Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

CAPÍTULO II. Afectaciones del bloqueo en los sectores de mayor impacto social

SALUD PÚBLICA

Para el período comprendido entre mayo de 2012 y abril de 2013, estimaciones muy conservadoras valoran las afectaciones monetarias provocadas por el bloqueo a la salud pública cubana en alrededor de 39 millones de USD, como resultado de la adquisición de medicamentos, reactivos, piezas de repuestos para equipos de diagnóstico y tratamiento, instrumental y otros insumos en mercados lejanos, así como del uso de intermediarios, cuyo efecto combinado incrementa los gastos en el sector.

Las consecuencias del bloqueo en este sector tienen un efecto negativo multiplicador, dado que al incidir en los costos de los productos de uso cotidiano, se dificulta su adquisición, se afectan los servicios sociales de base y, por lo tanto, las condiciones de vida de la población.

Entre las afectaciones registradas en este campo figuran las siguientes:

a) La empresa Servicios Médicos Cubanos S.A, se ve imposibilitada de desarrollar todo su potencial en laoferta de diferentes modalidades de comercialización de los servicios en salud. Las limitaciones que impone el bloqueo impidieron ingresos valorados en cerca de 9.6 de millones de USD.

b) La empresa Medicuba S.A ha sufrido afectaciones significativas debido al incremento de gastos presupuestarios y erogaciones en divisas por la compra de medicamentos, suministros médicos, reactivos para exámenes de laboratorio, material gastable, equipos e insumos utilizados en la actividad estomatológica, así como de otros equipamientos y tecnologías en mercados lejanos. Los gastos adicionales ascendieron a 367 800 USD por incremento de precios y a 11 304 600 USD por gastos operacionales.

c) El entrenamiento de los profesionales cubanos de la medicina en las técnicas contemporáneas de asistencia médica, encuentra serias trabas debido al bloqueo. En las actuales circunstancias, no se recibe entrenamiento adecuado en los equipos de Tomografía por Emisión de Positrones (PET) de la marca Philips, vitales para el diagnóstico del cáncer.

d) La mayoría de los equipos de imágenes médicas son controlados o incluyen en su composición ordenadores basados en el sistema operativo Windows XP de 64 bits, que requiere ser activado con Microsoft antes de los 30 días después de instalado.

La activación se puede realizar automáticamente por Internet, mediante la conexión directa del ordenador a los servidores de Microsoft o manualmente llamando por teléfono a alguna de las oficinas de dicha compañía en el mundo. Ninguna de las dos opciones está disponible para Cuba, al no tener Microsoft representación en la Isla y rechazarse la activación automática por el servidor de la compañía, debido a que proviene de Cuba.

El Centro Nacional de Genética Médica no ha podido adquirir un Analizador Genético, al ser producido exclusivamente por compañías norteamericanas como Applied Biosystems, perteneciente a Life Technologies. Este equipo permite realizar la lectura de bases de las secuencias de ADN, herramienta fundamental para el estudio de enfermedades genéticas, como el cáncer de mama hereditario, la poliposis adenomatosa familiar, el cáncer colecteral hereditario no polipósico y el síndrome de Von Hippel-Lindau.

El Instituto de Gastroenterología no ha podido adquirir un equipo de radiofrecuencia bipolar, para ablación de los tumores hepáticos, pues es producido en los Estados Unidos y comercializado por varias empresas en distintas zonas geográficas como Olympus Latin America Inc.

El Cardiocentro Pediátrico «William Soler» enfrenta serias dificultades para adquirir óxido nítrico, gas fabricado por compañías estadounidenses y europeas. La imposibilidad de adquirirlo en los Estados Unidos obliga a su compra a proveedores más alejados, con el consecuente incremento de los costos, al tratarse de una sustancia que requiere especial cuidado en su transportación.

El óxido nítrico se utiliza en pacientes con crisis de hipertensión pulmonar y distrés pulmonar severo. Su uso es necesario, además, en los centros de atención médica a los pacientes con trasplantes de corazón y pulmón, así como en los casos de circulación fetal persistente del recién nacido y otros.

El Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos enfrenta dificultades para la determinación de aflotoxinas (toxinas con efecto cancerígeno presente en alimentos contaminados por hongos), pues el ensayo se encuentra detenido hace más de 1 año al no disponer de proveedores que no sean norteamericanos, para obtener el patrón de aflotoxinas B2, G1 y G2.

El Instituto de Nefrología confronta dificultades con la disponibilidad de kits para tipaje tisular HLA de la firma de origen norteamericano One Lambda, que no autoriza su venta a Cuba. La técnica permite establecer los niveles de compatibilidad inmunológica entre receptores y donantes en el Programa Nacional de Trasplante Renal, posibilitando la selección del receptor idóneo. Alrededor de 1500 pacientes integran el banco de receptores y por tanto, requieren ser tipificados inmunológicamente.

Asimismo, los enfermos cubanos con VIH/SIDA están imposibilitados de recibir las combinaciones de antirretrovirales que incluyan el Tenofovir de la firma Gilead. Tampoco se han podido adquirir los medicamentos antivirales kaletra, nelfinavir, ritonavir y Lopi/Rito infantil 80/20 mg, debido a que las compañías norteamericanas que los producen no responden las solicitudes de las empresas cubanas o bien alegan que no pueden comerciar con Cuba.

ALIMENTACIÓN

Por su naturaleza, este es uno de los sectores más sensibles afectados por el bloqueo.

Si bien existe la posibilidad de importar productos agrícolas y alimentos desde los Estados Unidos, se continúa impidiendo una relación comercial normal en esta esfera entre ambos países. Las compras siguen enmarcadas en estrictas regulaciones sujetas a un complejo mecanismo de licencias, que opera tanto para los viajes de los empresarios estadounidenses, como para la firma de los contratos, la transportación y los pagos de las transacciones a realizar. En adición, la OFAC se reserva la facultad de cancelar estas licencias sin previo aviso y sin argumentos explícitos.

La empresa ALIMPORT enfrentó, por el concepto riesgo país, pérdidas estimadas en aproximadamente 45 millones USD, al no contar con acceso directo al financiamiento de la banca norteamericana. En adición, la presión que ejerce el Gobierno de los Estados Unidos sobre el sistema bancario y crediticio internacional trae consigo que terceros acreedores incrementen los costos financieros a niveles entre el 8% y 10% anual, pese a que, como tendencia, estos fluctúan entre el 5 y 6%.

ALIMPORT enfrenta afectaciones adicionales estimadas en 20 millones de USD, debido a la imposibilidad de utilizar el dólar estadounidense en sus transacciones. Los bancos cubanos deben comprar monedas de reembolso, lo cual conlleva considerables pérdidas por concepto de riesgo cambiario, influidas, además, por la alta volatilidad de los mercados financieros. Otros 10 millones USD se pierden debido a que las transferencias originadas en Cuba requieren involucrar a varios bancos para alcanzar su destino.

Ante la imposibilidad de exportar productos cubanos al mercado estadounidense y las restricciones que impiden a los barcos de ese país transportar cargas cubanas hacia otros destinos, la flota que viaja desde los Estados Unidos a Cuba retorna a puerto norteamericano sin carga, lo que implica un encarecimiento de los fletes. Por este concepto, la afectación ascendió a 28 millones de dólares estadounidenses en el 2012.

Del mismo modo, las exportaciones de la empresa cubana CARIBEX, especialmente en colas de langosta y camarón marino, podían haber sido colocadas en el mercado estadounidense. Como consecuencia del bloqueo, tales exportaciones deben pagar aranceles elevados en otros mercados (están libres de aranceles en el mercado norteamericano), lidiar con altos costos de transportación asociados a los riesgos de largas travesías para la mercancía, y enfrentar tipos de cambios onerosos, por la prohibición de utilizar el dólar estadounidense en las transacciones.

Adicionalmente, la reubicación de mercados para la importación de insumos para la industria alimenticia cubana, tales como materias primas para la confección de envases y la conservación de las producciones, pulpas de frutas, edulcorantes entre otros, ha ocasionado pérdidas cercanas a los 3.4 millones de dólares.

2.2 Educación, cultura y deporte

Garantizar la realización de los derechos de todos los cubanos a la educación, el acceso a la cultura y al deporte, ha sido una prioridad del Estado cubano desde el advenimiento de la Revolución. Sin embargo, el bloqueo impuesto al país genera carencias diarias que afectan el desarrollo de estos sectores.

Como consecuencia de la aplicación de esta política, Cuba continúa sin acceder al mercado norteamericano para la compra de insumos escolares, materias primas y al intercambio de información científica, cultural y deportiva.

Las pérdidas ocasionadas por la necesidad de importar materiales escolares suministrados por proveedores lejanos, significan una reducción del acceso de las escuelas cubanas a medios didácticos que resultan indispensables para la educación preescolar, primaria y especial. El monto de 816 000 USD pagados en adición a la cotización regular para la compra de materiales escolares, equivale a 1 723 módulos para la enseñanza de Ciencias Naturales. Como resultado de esos costos adicionales sólo se pudieron importar 100 módulos didácticos.

En el período que abarca el presente informe, han tenido especial significación las medidas diseñadas para prohibir o condicionar el normal desarrollo de los intercambios académicos, los viajes de estudiantes y profesores, el flujo de información científica por diferentes vías, la difusión y retribución adecuada por los resultados dentro de la esfera académica y la adquisición de insumos, medios e instrumentos para la docencia, la investigación y el trabajo científico en general.

La incertidumbre en el otorgamiento de licencias a instituciones académicas y universidades estadounidenses que desean abrir programas de colaboración, imponiéndoles estrictos condicionamientos, provocan que se pierdan muchas oportunidades y frenan acciones potenciales para la cooperación entre académicos y estudiantes de ambos países.

La Universidad de Holguín no pudo realizar intercambios académicos con el Centro de Estudios Superiores de Granada (CEGRI), España, centro avalado por la Universidad de Alcalá (Madrid), debido a que en el mismo matriculan estudiantes de varios países de Europa, Asia y Estados Unidos. En todos los casos, el CEGRI realiza los pagos a las universidades que reciben a los estudiantes. Al conocerse que la universidad receptora era cubana, se canceló el intercambio.

El equipamiento informático de la Universidad de La Habana no puede ser renovado debido a la prohibición de la importación de computadoras producidas por los mayores fabricantes mundiales, como Hewlett Packard, Apple Macintosh, o incluso de firmas que se asocian con fabricantes japoneses como Toshiba o Sony Vaio. Tal restricción se debe a que la mayoría del mercado está controlado por procesadores producidos por la firma estadounidense Intel. Para obtener el equipamiento, Cuba debe recurrir a terceros países con incrementos de los precios que llegan hasta un 30% del precio original.

En la Universidad de Guantánamo existen 5 proyectos de colaboración cuya gestión sufre serias limitaciones debido a las afectaciones en la importación de insumos de laboratorios. Entre esos proyectos figuran los siguientes:

a) «Formación de capacidades para el manejo costero local en el Sur de Cuba», que se realiza en colaboración con instituciones canadienses. La llegada de un GPS se retrasó dada la imposibilidad de la contraparte canadiense de adquirirlo en Estados Unidos, cuando se supo el destino del equipo.

b) Las importaciones para instrumentales del laboratorio del proyecto «Mejoramiento del coto genético», que se ejecuta con la cooperación de instituciones belgas, también se retrasaron, debido a que los medios contratados contenían componentes procedentes de Estados Unidos. Fue necesario adquirir el instrumental en mercados más lejanos y a precios más elevados.

Miembros de dos grupos de investigación del Departamento de Biología Animal y Humana de la Universidad de La Habana (Invertebrados y Ecología de Aves) no pudieron optar por los fondos del programa de conservación «Conservation Leadership Program», que ofrece financiamiento a jóvenes de países en desarrollo involucrados en la protección y manejo de los recursos naturales de sus países, debido a que las organizaciones norteamericanas Wildlife Conservation Society y Conservation International, se han incorporado a la lista de donantes del programa. Anteriormente, otros jóvenes cubanos habían tenido acceso a dicho programa, cuando era auspiciado por las organizaciones no gubernamentales inglesas British Petroleum, Bird Life International y Fauna & Flora International.

La política de bloqueo obstaculiza e impide las relaciones directas y normales con instituciones deportivas internacionales y la participación de atletas en importantes competencias que se desarrollan en los Estados Unidos o en Cuba. La dimensión extraterritorial de sus medidas, encarece asimismo el acceso al financiamiento externo y entorpece la adquisición de implementos deportivos.

Entre las principales afectaciones infligidas al deporte cubano se incluyen gastos adicionales ascendientes a 1 070 000 USD por concepto de las importaciones de insumos para disciplinas deportivas como el béisbol, atletismo, softball, tiro con arco, clavado, natación, tenis de campo, pelota vasca, vela y polo, entre otros.

Asimismo, la Selección Nacional de Béisbol aún espera que se salden los pagos adeudados por su participación en el II y III Clásicos Mundiales de Béisbol (2009 y 2013), que suman 2.3 millones de USD, y no pueden ser transferidos a Cuba debido a las leyes del bloqueo.

El 26 de junio de 2012, la OFAC informó a la agencia de viajes Insight Cuba, promotora desde el 2011 de la participación de corredores de ese país en la maratón Marabana, que el evento no calificaba como programa «pueblo a pueblo», e impidió la presencia de 300 atletas norteamericanos en la popular competencia.

La Reunión del Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Baloncesto Aficionado que debió celebrarse en La Habana del 7 al 10 de noviembre de 2012, tuvo que ser cancelada al negar las autoridades norteamericanas las licencias de viajes a los ejecutivos procedentes de Estados Unidos y Puerto Rico.

El bloqueo impide la adecuada promoción, difusión y comercialización del talento cultural cubano, deprime a valores ínfimos los precios de venta del producto cultural del país y ha limitado el disfrute de nuestra música por parte del público internacional. Una de las principales razones reside en el control del mercado que ejercen las grandes transnacionales del arte y la música, que en su mayoría son norteamericanas o tienen una fuerte presencia en los Estados Unidos. Esas grandes empresas dominan los circuitos de promoción y exhibición de los artistas a nivel internacional.

Las instituciones cubanas dejaron de percibir 12.1 millones de USD debido a las afectaciones del bloqueo y la imposibilidad de interactuar en condiciones normales con los circuitos artísticos de Estados Unidos.

En otro ejemplo de la dimensión extraterritorial del bloqueo, el 21 de agosto de 2012, la compañía de pago por Internet Paypal limitó la cuenta de una plataforma española para el financiamiento de proyectos culturales cubanos, alegando el incumplimiento de las regulaciones de la OFAC sobre Cuba.

El Instituto Cubano de la Música llevó a cabo, a través de sus empresas, 51 proyectos de trabajo en territorio norteamericano en el periodo que se evalúa, con la participación de 365 músicos y técnicos. Sin embargo, los participantes sólo reciben un viático para sufragar sus gastos diarios, y se les prohíbe comercializar sus presentaciones.

El Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficas (ICAIC) no tiene acceso directo a la utilización de la tecnología desarrollada por la empresa norteamericana Dolby, debido a las limitaciones del bloqueo. Los procesos de sonorización de las producciones cinematográficas cubanas se ven obligados a utilizar esa tecnología sin dicho crédito, lo que hace prácticamente imposible su inserción en el mercado internacional del cine. La situación obliga a los profesionales cubanos a asociarse a coproductores extranjeros, con el fin de adquirir las licencias correspondientes.

El servicio de distribución mayorista de música digital Soy Cubano, de la empresa cubana ARTEX S.A, no tiene acceso de forma directa a empresas norteamericanas de distribución mayorista que tienen un alto poder negociador en el mercado mundial. En esas circunstancias, ha sido necesario utilizar empresas intermediarias, con la consecuente disminución del margen comercial.

Por su parte, la Empresa RTV Comercial, encargada de exportar los servicios que generan la Radio y la Televisión cubanas, no puede comercializar sus productos audiovisuales  en el mercado estadounidense y otros de la región, debido al control ejercido por el capital proveniente de Estados Unidos. El hecho provoca que los productos cubanos se comercialicen a precios más bajos que el resto de las producciones. Para Cuba, oscilan entre 200 y 300 USD la hora, monto inferior a los precios promedios de los productos audiovisuales del género, cotizados aproximadamente en 600 USD la hora en el mercado internacional.