Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Graziella Pogolotti

  • Fidel Castro dando un discurso en 1959, en La Habana,f

    El parto de las ideas

    Comenzaban los 80 del pasado siglo cuando el compañero Fidel concedió una entrevista a un académico junto a un congresista, norteamericanos ambos. Fue publicada entonces en un folleto por la Editora Política. De aquella lectura, recuerdo dos puntos que me han parecido siempre reveladores de aspectos esenciales de su pensamiento y conducta.

  • Graciela Pogolotti

    Cuba-USA: Un tema que concierne a todos

    Yo estaba en Nueva York, convaleciente de una operación, cuando estalló la noticia de la ruptura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos. La estancia en ese país me permitió observar cómo se iba preparando sutilmente a la opinión pública para un acontecimiento que tenía que producirse antes de la invasión de Playa Girón.

  • Graciela Pogolotti

    La América profunda

    Hemos indagado las fuentes del ayer, pero se nos escurre la compleja realidad viva del continente. Uno de los méritos de la entrevista de Ignacio Ramonet a Hugo Chávez consiste en mostrar la estrecha imbricación de política y cultura.

  • El diario inédito de Carpentier

    Habían pasado ocho años desde la muerte de Carpentier cuando Lilia se decidió a abrir el sobre sellado aparecido entre los papeles del escritor. Después de leerlo, volvió a cerrar el sobre. No quería hacer públicas las ásperas descalificaciones de algunos contemporáneos todavía vivos por aquel entonces. Tiempo ha pasado. Algunos ocupan el lugar que les corresponde en el recuento de la historia. La memoria de otros se ha difuminado. Ha llegado la hora de dar a conocer un documento de capital importancia para el conocimiento del hombre y del escritor. El interés del documento sobrepasa en mucho las referencias anecdóticas dejadas caer al paso del transcurso de los días.

  • Jose Marti

    El amor como fuerza revolucionaria

    La pasión martiana creció entre la rabia ante la injusticia y la violencia ejercida contra el negro esclavo y ante el sufrimiento compartido en los días del presidio con los desamparados de la sociedad. Esa memoria dolorosa lo acompañó siempre en cicatrices de la carne y en su anillo de hierro, testimonio perdurable de los grilletes que lo aprisionaron entonces.