Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Cumbres

La primera Cumbre Cuba-Venezuela tuvo lugar en el Hotel Ensenachos, enclavado en la Cayería norte de Villa Clara, centra provincia de Cuba, los días 25 y 26 de julio de 2010.

El objetivo central de este evento fue el de  avanzar en la planificación de las relaciones bilaterales en materia económica, comercial y financiera. La Cumbre analizó en 5 mesas de trabajo las nuevas relaciones conjuntas sobre industria ligera, comercio, industria básica, energía, petróleo y petroquímica, agricultura y minería, bajo los preceptos fundacionales y principios de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército, Raúl Castro Ruz, presidió la clausura de La Cumbre Cuba-Venezuela en la que se realizaron reuniones conjuntas y sesiones de trabajo entre ministros, viceministros y funcionarios de unas diez esferas de los dos países.

Resultado de los estudios y análisis desarrollados en los últimos meses como un solo equipo de trabajo, más de 139 proyectos de cooperación, intercambio y colaboración entre Cuba y Venezuela que abarcan, en lo fundamental, un amplio margen de actividades vinculadas a lo productivo, van a ser trabajados entre ambas partes, los cuales van a ser examinados trimestralmente y no con carácter anual, y ello permite encauzar la unión Cuba-Venezuela por caminos de una más avanzada planificación y ejecución acordes con nuestros intereses y posibilidades.

Rafael Ramírez, vicepresidente del Gobierno Bolivariano, ministro de Energía y Petróleo y jefe de la delegación venezolana, expresó durante la celebración de la Cumbre que se han identificado nuevas formas asociativas de todas nuestras empresas, o sea, «un producto muy importante que nos va a dar la base para continuar el trabajo, ahora con encuentros trimestrales entre nuestros equipos de gobierno, para seguir impulsando la unión económica Cuba-Venezuela.

Para los proyectos acordados se está estableció un cronograma y un presupuesto para iniciar su desarrollo en el marco de los niveles de asociación convenidos y definidos como: intercambio comercial, empresas complementarias, empresas morochas, empresas mixtas y empresas grannacionales.

Discurso de clausura del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejercito Raúl Castro Ruz, en la I Cumbre Presidencial Cuba–Venezuela:

Queridos y estimados vicepresidentes y ministros venezolanos y cubanos;

Delegados:

Hemos asistido a la celebración del 57 Aniversario de las acciones del 26 de julio. No podía haber mejor escenario para esta reunión.

Concluimos la primera Cumbre Presidencial Cuba‑Venezuela, con la cual se abre una nueva etapa en nuestras relaciones, luego de andar un largo e intenso camino, durante el cual los vínculos entre nuestros pueblos han ido fortaleciéndose, guiados por principios de amistad, cooperación y solidaridad.

Vamos cumpliendo los compromisos alcanzados entre ambas partes en abril pasado, ocasión en que acordamos celebrar periódicamente estas reuniones para darles un adecuado y sistemático seguimiento.

Tanto en el proceso preparatorio ­-en el cual participó directamente el Presidente Chávez-, como en este encuentro, hemos examinado, de manera rigurosa, la marcha de nuestros intercambios en el orden económico, comercial y financiero, áreas en las que hemos incrementado la cooperación y profundizado la complementariedad. Ahora se requiere un constante monitoreo y evaluación para que se cumpla todo lo acordado y se garantice, en la mayor medida posible, el desarrollo de nuestras economías, de manera que se satisfagan las necesidades materiales y espirituales de nuestros pueblos.

Muchos compañeros han trabajado intensamente durante los últimos días en las reuniones preparatorias técnicas de alto nivel. Los resultados de las mesas de trabajo que nos precedieron, evidencian las posibilidades que tenemos para continuar avanzando en la integración económica. Hemos identificado 139 proyectos con potencialidades para su establecimiento en el mediano plazo, de los cuales un número significativo podemos implementarlos de inmediato. También fueron revisados otros, como señalara el vicepresidente Ramírez, hasta llegar a 370, que podrán ser evaluados más adelante.

La jerarquización que hemos logrado de estos proyectos y su concentración en sectores estratégicos, tales como: energía, alimentación, salud, minería e industria ligera, nos permite dar la debida prioridad y concentrar los esfuerzos y recursos en aquellos que resulten estratégicos para el desarrollo de nuestras naciones y que garanticen la sostenibilidad y fortaleza de nuestros sistemas políticos y socio-económicos.

Es nuestro deber trabajar de conjunto y realizar el máximo esfuerzo para implementar estos acuerdos en los plazos que han sido convenidos, con el rigor y calidad necesarios, optimizando los recursos, logrando resultados tangibles, contrarrestando a tiempo los factores que puedan poner en peligro el cumplimiento de estas metas.

Este es el esfuerzo que demandan de nosotros nuestros pueblos, es nuestra contribución al fortalecimiento de los lazos de hermandad que hemos forjado, que tienen sus raíces en una historia común, en el espíritu, pensamiento y obra de Bolívar y Martí y bajo la permanente inspiración de Fidel y Chávez.

Nos encaminamos a la Unión Económica entre Cuba y Venezuela. Constituye este un nuevo tipo de relación, que permitirá un mayor ordenamiento de los proyectos conjuntos y es, al mismo tiempo, un importante paso hacia el objetivo de lograr una verdadera complementariedad económica, basada en el aprovechamiento óptimo de la infraestructura, el conocimiento y los recursos existentes en ambos países y, sobre todo, en la voluntad política de nuestros gobiernos.

Nuevamente, hemos ratificado nuestra voluntad de fortalecer cada vez más la colaboración con otros pueblos, sobre la base del absoluto respeto al camino escogido por cada país y conscientes de que sólo unidos venceremos. Así lo demuestran los avances que hemos logrado juntos cubanos y venezolanos, quienes tenemos el deber de compartir lo alcanzado con nuestros hermanos del ALBA y con otras naciones.

Queridos compañeros:

Es particularmente significativo y esperanzador, que nuestros vínculos económicos se consoliden y crezcan, incluso en medio de la crisis económica global.

Vivimos en una coyuntura internacional difícil, en la que, a la inestabilidad política, económica y el deterioro del medio ambiente, se suma el peligro de nuevas aventuras bélicas en diferentes lugares del mundo, que de una forma u otra nos afectan a todos.

En nuestra región, el despliegue de bases militares de los Estados Unidos en Colombia pone en riesgo la estabilidad regional y la soberanía de Estados vecinos. Respaldamos el derecho de Venezuela a defenderse de amenazas y provocaciones.

Luchamos por la paz y la armonía entre nuestros pueblos hermanos, y nuestras gestiones siempre tendrán ese objetivo; pero en caso de cualquier problema, que nadie tenga la menor duda del lado de quién estará Cuba.

A 200 años del inicio de nuestras guerras de independencia y desde mucho antes, la experiencia histórica nos enseña que “Nuestra América” sólo tiene una alternativa: unirse, luchar y vencer.

¡Gloria a Bolívar y a Martí!

¡Viva la amistad entre los pueblos de Cuba y Venezuela!

Palabras de clausura del ministro y presidente de PDVSA Rafael Ramírez durante la Cumbre Presidencial Cuba-Venezuela:

Antes de leer el acta de la Segunda Reunión de la Unión Cuba‑Venezuela, desarrollada en Caracas entre los días 15 y 16 de Julio de 2010, y resumir los resultados del encuentro desarrollado en Santa Clara‑Cuba los días 25 y 26 de Julio del presente año, quisiera expresar en nombre de nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, y de nuestro pueblo y el Gobierno Bolivariano representado por los Ministros que me acompañan en esta delegación, nuestro más profundo agradecimiento al General en Jefe y Presidente de la República de Cuba Comandante Raúl Castro Ruz, a su Gobierno y su heroico pueblo, la oportunidad de desarrollar este encuentro de Alto Nivel entre nuestros Ministros de manera coincidente con la celebración del 57 Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, esfuerzo heroico de un grupo de patriotas cubanos encabezados por el ya inmortal y siempre querido y respetado Comandante Fidel Castro Ruz, que significó una campanada en la conciencia de los pueblos oprimidos de la América Latina y un audaz acto de conciencia que permitió rasgar las tinieblas de la opresión.

La profundización de la relación estratégica entre Cuba y Venezuela, la vemos como continuación del proceso libertario que sembraron en nuestros territorios, la acción y la idea de hombres como: Fabricio Ojeda, Ernesto Che Guevara, José Martí y Simón Bolívar.

Hoy día queremos enviar desde aquí, un saludo fraterno y revolucionario al Comandante Hugo Chávez Frías, Presidente y Líder indiscutible del Pueblo Venezolano y la Revolución Bolivariana, que como inspiración libertaria y aliento de esperanza recorre todos los confines de nuestro continente y habita allí en el hogar y corazón de los hombres y mujeres humildes y justos de Nuestra América.

Hoy nuestro comandante está ausente de esta cita, porque como siempre ha escogido mantenerse al frente de nuestro pueblo en la primera línea de combate, en defensa de nuestra siempre asediada Revolución Bolivariana.

Seguros de que el futuro nos pertenece, queremos agradecer a la Cuba Revolucionaria, su apoyo, su solidaridad y su ejemplo, que nos acompañará hasta la victoria siempre.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube