Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Historia de las Relaciones

A partir de que Venezuela reconoce a Cuba como Estado libre e independiente se produce un intercambio de notas entre ambos gobiernos para el establecimiento de relaciones diplomáticas. La carta de respuesta del presidente venezolano Cipriano Castro, al presidente cubano Tomás Estrada Palma es el acto protocolar que marcó el inicio de relaciones políticas y el establecimiento de relaciones diplomáticas.

Los lazos de hermandad entre Cuba y Venezuela, la causa común por la independencia de América quizás se hayan iniciado por un hecho posiblemente fortuito: la nana de leche del Libertador Simón Bolívar fue una santiaguera nombrada Inés Mancebo.

Entre los firmantes del Acta de Independencia de Venezuela en 1811 había un camagüeyano. En la célebre batalla de Carabobo peleó con arrojo un habanero, ascendido luego a coronel por el mismísimo Simón Bolívar, y ante quien el Libertador haría la promesa de no envainar su espada hasta que Cuba fuera libre.

La “Conspiración de Rayos y Soles de Bolívar” en Cuba fue  liderada por el venezolano Carlos Aponte,  quien junto a un grupo de venezolanos y cubanos llegaran a Cuba en una expedición que fue descubierta y ejecutados sus integrantes, pero que nos dejó nuestra actual enseña nacional.

En Guáimaro,  Carlos Manuel de Céspedes,  presidente de la República en Armas, el 12 de abril de 1869, designa al venezolano Cristóbal Mendoza, Encargado de las Relaciones Exteriores, un joven que entre los camagüeyanos ha sido de los primeros en tomar las armas. Hijo de Don Cristóbal Mendoza, primer Presidente de Venezuela y  amigo de Bolívar quién en 1813, después de la derrota de la Primera República le escribió con las siguientes palabras: “Venga Usted sin demora: venga. La patria lo necesita. Yo iré por delante conquistando y usted me seguirá organizando; porque usted es el hombre de la organización, como yo el de la conquista”.

Cristóbal Mendoza alcanzó el grado de coronel y murió frente al pelotón de fusilamiento español el 30 de diciembre de 1870, dos días después de caer prisionero en Najasa, Camagüey.

Descendientes de Bolívar y Parientes del general Antonio José de Sucre, pelearon en la Guerra del 95.

En 1881 José Martí llega a Caracas y  cuentan que sin quitarse el polvo del camino no preguntó donde se comía ni se dormía, sino como se iba adonde estaba la estatua de Bolívar.  Sólo algo más de seis meses vivió Martí en Caracas, tiempo aparentemente muy breve, sin embargo, en estos 178 días, tuvo tiempo suficiente para impartir clases en dos Colegios, fundar una cátedra de oratoria y una revista, de colaborar sistemáticamente en órganos de prensa y llevar una intensa vida social, creando profundos lazos humanos con los mas destacados representantes de la intelectualidad venezolana de la época.

Fue en tierra venezolana donde expresó: “De América soy hijo: a ella me debo.”

A pesar de que el camino de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones ha atravesado por altas y bajas, determinadas por las circunstancias históricas y políticas en que se han visto envueltas nuestras naciones, el espíritu de hermandad y amor a nuestra historia común en el ámbito americano, así como la comunión de los ideales de nuestros próceres Bolívar y Martí, ha permanecido arraigado en ambos pueblos.

A partir del triunfo de la Revolución cubana, el 1º de enero de 1959, se abrió un nuevo período en las relaciones bilaterales.

El 3 de enero de 1959,  el Ministro de Estado de Cuba solicita del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela el reconocimiento del nuevo Gobierno cubano, surgido después de la caída de Fulgencio Batista.

El 5 de enero de 1959,  el Gobierno venezolano reconoce el Gobierno cubano recién instaurado.

El 23 de enero de 1959,  el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz  visita Venezuela y  asiste a los actos de celebración del 23 de enero, en Caracas. El 24 de enero de 1959 pronuncia un magistral discurso en el Congreso Nacional de Venezuela.

Producto de la agresión contra Cuba auspiciada por los Estados Unidos en el seno de la OEA con el fin de derrocar a la Revolución aislándola del resto de América Latina, el 11 de noviembre de 1961, se produjo un canje de notas en Caracas y en La Habana, a través del cual se declaraba la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países. El Presidente de Venezuela, Rómulo Betancourt, dirigió una alocución al país explicando las razones de ello. A partir de ese momento los asuntos de Venezuela quedarían representados por la Embajada Suiza en La Habana.

El 29 de diciembre de 1974 se restablecen las relaciones entre ambas naciones.

A partir de la elección y asunción de la Presidencia de Venezuela por Hugo Chávez Frías las relaciones bilaterales entra La República Bolivariana de Venezuela y la República de Cuba se consolidan en el camino común de la unión latinoamericana, llevando a vías de hecho el proyecto del ALBA.