Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Discursos

Intervención del Jefe de la delegación cubana Víctor Gaute en el Encuentro Mundial contra el Imperialismo

ENCUENTRO MUNDIAL CONTRA EL IMPERIALISMO “POR LA VIDA, LA SOBERANÍA Y LA PAZ.”

Intervención del compañero Víctor Gaute, jefe del Departamento Ideológico y miembro del secretariado del Comité Central del PCC. Jefe de la delegación cubana al evento.

Compañero Diosdado Cabello Rondón, Primer Vicepresidente del PSUV y Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela.
Compañeros de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela.
Compañeros delegados:
Amigos y amigas:
Hermanos de lucha:

Nuevamente Caracas nos convoca y aquí estamos todos, en el centro de nuestras luchas por la segunda y definitiva independencia de América Latina y el Caribe.

El XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo y los importantes eventos que estuvieron lugar en esta tierra durante el 2019 demuestran el liderazgo, la capacidad organizativa y de convocatoria del Partido Socialista Unido de Venezuela, así como la creciente solidaridad de los partidos de izquierdas y movimientos sociales con la noble causa de la revolución bolivariana y chavista.

Somos portadores del saludo fraterno del pueblo, gobierno y Partido Comunista de Cuba al Presidente Nicolás Maduro Moros, a la unión cívico-militar y al bravo pueblo venezolano que han resistido y vencido con firmeza las agresiones del imperio revuelto y brutal.

Estamos seguro que este Encuentro Mundial contra el Imperialismo “Por la vida, la soberanía y la Paz” constituirá un paso cualitativo en el logro de una mayor conciencia colectiva sobre la necesidad de avanzar en la construcción de la más amplía unidad continental, desde los valores integracionistas simbolizados por Simón Bolívar, José Martí, Fidel y Chávez.

Se han intensificado la conducta agresiva del Imperio norteamericano contra nuestra región. Como expresara el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba Raúl Castro Ruz, durante el acto de proclamación de la nueva constitución cubana, y cito, “lo hace en nombre de la Doctrina Monroe, con un arrogante desprecio macartista hacia el socialismo, la libre determinación de los pueblos y los derechos soberanos de los países de la región.”

El presidente Donald Trump proclama la vigencia de la Doctrina Monroe y apela al Macartismo para preservar la dominación imperialista sobre los recursos naturales del continente, impedir el ejercicio de la soberanía nacional y las aspiraciones de integración y cooperación regional; tratar de restablecer su hegemonía unipolar a escala mundial y hemisférica; eliminar los modelos progresistas, revolucionarios y alternativos al capitalismo salvaje; revertir las conquistas políticas y sociales e imponer modelos neoliberales, sin importarle el Derecho Internacional, ni el bienestar de nuestros pueblos.

Cuba y Venezuela no son responsables de la ira de los pueblos que se rebelan contra el neoliberalismo reciclado que nos pretenden imponer a sangre y fuego. Las legítimas protestas y las masivas movilizaciones populares que se han registrado en el continente, en particular en el Estado Plurinacional de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil, son causadas por la pobreza y la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza, y por otro lado por la actuación de aquellos que usurpan el poder o traicionan la causa revolucionaria. Ellas revelan la crisis de los sistemas políticos, la falta de democracia verdadera, el descrédito de los partidos conservadores tradicionales y la protesta contra la corrupción histórica, típica de las dictaduras militares y los gobiernos de derecha.

El líder histórico de nuestra Revolución Fidel Castro Ruz, en 1993, uno de los años más difíciles del período especial en Cuba, afirmó, citó, “El neoliberalismo no tiene porvenir y llegará el momento en que todo eso empiece a cuestionarse, pero tiene que pasar el tiempo, y mientras tanto, tenemos que estar ahí luchando por las cosas más justas, por las ideas más correctas, formando conciencia. Es muy importante que los pueblos tomen conciencia, y los pueblos van a tomar conciencia en la medida en que ven que estas recetas no resuelven los problemas.”

El golpe de Estado en Bolivia, orquestado por el gobierno de los Estados Unidos, utilizando como instrumento a la OEA y a la oligarquía local, es una demostración de la naturaleza agresiva del imperialismo. Cuba reitera su condena al golpe de Estado, a la brutal represión desatada y expresa su solidaridad con el compañero Evo Morales Ayma y el pueblo boliviano.

A su vez, el Partido Comunista de Cuba reitera su llamado a la movilización mundial por el restablecimiento de la plena libertad del compañero Lula, el reconocimiento de su inocencia y la restitución de sus derechos políticos.

Al gobierno, pueblo y Frente Sandinista de Nicaragua, liderados por el presidente Daniel Ortega, que enfrenta con éxito los intentos de desestabilización y medidas coercitivas unilaterales estadounidenses, reiteramos nuestra solidaridad y apoyo.

La Revolución Cubana ratifica su firme e invariable solidaridad militante con el Presidente Constitucional Nicolás Maduro Moros, la Revolución bolivariana y chavista y la unión cívico-militar de su pueblo y hace un llamado a todos los pueblos y gobiernos del mundo a defender la Paz y a oponerse unidos, por encima de diferencias políticas o ideológicas, para detener una nueva intervención militar imperialista en la América Latina y el Caribe que dañará la independencia, la soberanía y los intereses de los pueblos del Río Bravo a la Patagonia.

Mientras el gobierno de Estados Unidos continúa su guerra no convencional para intentar derrocar al gobierno legítimamente constituido del Presidente Nicolás Maduro Moros e invoca el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), Cuba ratifica la voluntad inquebrantable de mantener la unidad, cooperación y solidaridad con el gobierno y el pueblo venezolanos, en cualquier circunstancia.

Como alertó en su momento el General de Ejército Raúl Castro Ruz: “la agresión y la violencia golpista contra Venezuela dañan a toda ‘Nuestra América’ y solo benefician los intereses de quienes se empeñan en dividirnos para ejercer su dominación sobre nuestros pueblos, sin que les importe generar conflictos de consecuencias incalculables en esta región, como los que estamos presenciando en diferentes lugares del mundo.”

Se decide hoy en Venezuela la soberanía y dignidad de América Latina y el Caribe y de los pueblos del Sur. Se decide también la supervivencia de las normas del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Se define si la legitimidad de un gobierno emana de la voluntad expresa y soberana de su pueblo o del reconocimiento de potencias extranjeras.
En Venezuela se prueba la capacidad de la izquierda latinoamericana, caribeña y mundial de unir esfuerzos en defensa de la paz.

Luchar por Venezuela es luchar por la integración de la región, por el respeto a la soberanía y la independencia de Nuestra América.

La resistencia victoriosa de la Revolución Bolivariana, la Revolución Sandinista y la Revolución Cubana demuestran que si es posible derrotar al imperialismo.

Al mismo tiempo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México, que defiende los principios de no intervención y respeto a la soberanía, y el de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Argentina, expresan el rechazo inequívoco de esas naciones a las fórmulas neoliberales.

El presente evento, fruto del compromiso del Partido Socialista Unido de Venezuela con la lucha antimperialista en Nuestra América se convoca bajo el aliento de los partidos hermanos que integramos el Foro de Sao Paulo, que perdura, existe, está presente, con su papel indispensable como protagonista político esencial en la región y un espacio para la concertación de experiencias y la construcción de alternativas políticas.
Los partidos políticos progresistas y de izquierda, así como las organizaciones y movimientos sociales del continente estamos llamados a alcanzar y fortalecer la unidad en la diversidad, afianzando nuestras coincidencias por encima de diferencias culturales, regionales, étnicas, religiosas o de otra naturaleza, debe ser el principal estandarte para nuestra victoria, frente a las aspiraciones desestabilizadoras e injerencistas del Imperio.

Fidel nos enseñó con especial énfasis que Revolución es unidad. Ella, en efecto, ha sido y es una de las claves para entender por qué los cubanos y cubanas hemos podido encarar con éxito agresiones externas de todo tipo, y también resolver, en estrecha relación entre el pueblo y la máxima dirección del país, los más sensibles problemas relacionados con la edificación del socialismo.

Es un imperativo dar con más intensidad la batalla en el terreno comunicacional, especialmente en las redes sociales, y fortalecer la formación cultural y política de nuestros militantes.

Como contribución de Cuba al fortalecimiento de la solidaridad y el antimperialismo, en el presente año nuestro país será sede de dos eventos internacionales que estamos seguros aportarán a la lucha por un mundo mejor.

Del 30 de abril al 2 de mayo, invitamos a los trabajadores antimperialistas del mundo a participar en el Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba, convocado por la Central de Trabajadores y el Instituto de Amistad con los Pueblos. Será una excelente oportunidad para visitar centros de producción y servicios e intercambiar con sus trabajadores para conocer los retos que enfrentan estos en su cotidianidad ante las limitaciones que impone la política genocida del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos contra nuestro pueblo por casi 60 años.

Además, conocerán los logros de la clase obrera cubana y participarán junto a nuestro pueblo en la gran fiesta que celebramos los cubanos el primero de mayo, día internacional de los trabajadores, a 20 años de que Fidel proclamara su genial concepto de Revolución en tan significativa fecha.
Por otra parte, se convocará a la juventud antimperialista del mundo a darse cita en La Habana en el evento juvenil “Ideas que son Banderas” del 24 al 27 de noviembre. En esta ocasión para rendir homenaje al líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz en el aniversario de su paso a la inmortalidad y enaltecer la vigencia de su legado para las nuevas generaciones antiimperialistas del mundo. A partir del intercambio con jóvenes cubanos, en centros de trabajo y estudio, los delegados internacionales que participen podrán conocer el protagonismo de las nuevas generaciones en la construcción y consolidación del modelo socialista cubano.

Compañeras y compañeros:

Desde esta tribuna denunciamos que el Gobierno de Estados Unidos ha recrudecido la aplicación de medidas criminales, que obstaculizan y afectan el normal desenvolvimiento de la vida en nuestro país. Se expresa en la amenaza y persecución a las compañías que transportan combustible con destino a Cuba.

También ha desplegado una intensa e injuriosa campaña contra la colaboración médica que Cuba ofrece. Es inmoral e inaceptable que se cuestione la dignidad, profesionalidad y altruismo de los más de 400 00 colaboradores de la salud que, en 56 años, han cumplido misiones en 164 naciones.

Ha incrementado cualitativamente sus medidas de hostilidad imponiendo escollos adicionales al comercio exterior e incrementando el hostigamiento de nuestras relaciones bancario-financieras con el resto del mundo.
Ha limitado en extremo los viajes y cualquier interacción entre ambos pueblos, a la vez que obstaculiza los normales vínculos y contactos con su patria de los cubanos que viven en los Estados Unidos.

La ilegal Ley Helms-Burton de 1996 y la puesta en vigor del Título III guía la conducta agresiva de los Estados Unidos contra Cuba. Su esencia es provocar daños irreparables a la economía de Cuba, impidiendo su desarrollo, como resultado de intimidar a los inversores extranjeros.

El bloqueo económico, comercial y financiero continúa siendo el principal obstáculo para el desarrollo de nuestro país y para el avance del proceso de actualización del Modelo Socialista de Desarrollo Económico y Social aprobado.

La escalada del imperialismo norteamericano se complementa con un intenso y grosero programa de subversión política e injerencia en los asuntos internos de Cuba, al que le dedican cientos de millones de dólares que sufragan los contribuyentes de ese país.

Avanzamos en el proceso de institucionalización del país, una vez aprobada la nueva constitución de la República por la abrumadora mayoría del voto del pueblo en referendo.

Han sido electos y aprobados cargos decisorios de la estructura política y de gobierno (presidente y vicepresidente de la República, primer ministro y viceprimeros ministros, el Consejo de ministros, los gobernadores y vicegobernadores), prueba inequívoca del proceso ordenado de incorporación de cuadros procedentes de las nuevas generaciones de cubanos nacidos en Revolución.

Trabajamos con prioridades, la primera de ella es ideológica y tiene que ver con nuestra defensa desde las más profundas convicciones.

Otra prioridad es la batalla económica. El enemigo ha convertido la economía cubana en el primer objetivo a destruir. No solo porque es el camino a la destrucción de la Revolución, sino porque es un modo de demostrar que el socialismo es un sistema inviable. Y cada minuto de la resistencia a la agresión que está demostrando justamente lo contrario: que solo el socialismo hace posible el milagro de una pequeña nación victoriosa frente a un poderoso imperio que no ha podido rendirla, ni podrá.

Cuba continuará adoptando todas las medidas que resulten necesarias para frenar los propósitos intervencionistas de los Estados Unidos, proteger la tranquilidad y el bienestar de la población, salvaguardar la unidad nacional y defender, al precio que sea necesario, la soberanía y la independencia del país.

En nombre de nuestro Partido y Gobierno reitero que la agresión económica, por muy dura que sea, las amenazas y chantajes, no nos arrancarán ni una sola concesión, al igual que la hermana República Bolivariana de Venezuela, nada ni nadie nos intimida, y la libertad conquistada la defenderemos al precio que sea necesario.

Decimos también con nuestro Presidente Miguel Díaz-Canel, y cito, “en el año 61 de la Revolución, 2019, nos tiraron a matar y estamos vivos. Vivos, celebrando y empeñados en seguir ganando.”

¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Venceremos!

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario