Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Discursos | Opiniones | Rogelio Polanco Fuentes

Palabras en la inauguración de la Muestra La voz de los vientos, del artista plástico Dausell Valdés

La voz de los vientos nos ha traído hasta aquí. Una voz, muchos vientos. La unidad en la diversidad. La poesía mayor, al decir de José Martí, descubierta “…en la verdad y música del árbol, y en su fuerza y amores…”

Gracias a Dausell Valdés, viviremos en breve una orgía de los sentidos, con la Naturaleza como argumento, para comprender la naturaleza de las cosas y de los fenómenos. El proceso de creación en multiplicidad de formatos, técnicas, y en infinitud de lecturas, en una sempiterna obsesión por la perfección, en inconforme experimentación hacia la más plena levitación espiritual.

Que los mogotes pinareños viajen a Venezuela, de la mano o, más bien, del pincel de Dausell, no debería sorprendernos. El pintor no solo ha venido en busca de los tepuyes, esas formaciones expuestas más antiguas del planeta o del ambiente en donde se desarrollan formas evolutivas únicas, que fueran “encontradas” en Los pasos perdidos de Alejo Carpentier.

A propósito, un fragmento de aquella obra maestra carpenteriana, forjada en las entrañas de las selvas venezolanas, pareciera describir también lo real maravilloso del arte de Dausell:

“Ante todo sentir y ver. Y cuando de ver se pasa a mirar, se encienden raras luces y todo cobra una voz. Así, he descubierto, de pronto, en un segundo fulgurante, que existe una Danza de los Árboles. No son todos los que conocen el secreto de bailar en el viento. Pero los que poseen la gracia, organizan rondas de hojas ligeras, de ramas, de retoños, en torno a su propio tronco estremecido. Y es todo un ritmo el que se crea en las frondas; ritmo ascendente e inquieto, con encrespamientos y retornos de olas, con blancas pausas, respiros, vencimientos, que se alborozan y son torbellino, de repente, en una música prodigiosa de lo verde. Nada hay más hermoso que la danza de un macizo de bambúes en la brisa. Ninguna coreografía humana tiene la euritmia de una rama que se dibuja sobre el cielo. Llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la emoción estética no consistirán, simplemente, en un supremo entendimiento de lo creado. Un día, los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema.”

Otro poema evoca por estos días en Caracas el paisajista de las ideas: “los árboles altos y olorosos de la plaza”, donde el más universal de los cubanos se acercó como un hijo al padre. Por alguna razón insondable, La voz de los vientos, obra que da nombre a esta Muestra, nos hace viajar en el tiempo para sentir que el hijo predilecto de esta tierra está “en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear”.

Para Dausell, las ideas se esculpen en la piedra por los siglos de los siglos. Esas formaciones pétreas, recurrentes en su obra pictórica, nos elevan espiritualmente por sobre las edades de los tiempos y nos recuerdan cuánta fuerza y cohesión se requiere para defenderlas.

De esas piedras, del paisaje omnipresente, de esa exuberancia tropical que con pasión de orfebre nos regala el autor, se corporeizan también los libertadores de sueños.

Dausell es un pintor de su tiempo en revolución, de la naturalidad de que están hechos los seres humanos de un continente en evolución.

Gracias, Dausell, por esta fiesta del espíritu indomable de nuestros pueblos, por este paisaje de las aspiraciones del ser humano, por esta sinfonía de reflexiones sobre la grandeza de lo que amamos.

Gracias a los Ministerios del Poder Popular para Relaciones Exteriores y para la Cultura, al Museo de Bellas Artes, al gobierno bolivariano, al pueblo venezolano, por esta oportunidad excepcional al lograr que los vientos de revolución lleguen como una sola voz a sus verdaderos protagonistas.

Muchas gracias.

Comentarios

9,noviembre,2011 | 09:35 am
Silvano dijo:

justas palabras de Polanco para un excelente y comprometido artista que a traves del arte trasmite talento y cubania, espero que todos disfruten de esta exposición Exitos a Dausel y ojala que iniciativas como estas sigana sumandose al trabajo de cada día

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario