Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Discursos | Opiniones | Rogelio Polanco Fuentes

Playa Girón: Una Revolución vale por lo que es capaz de defenderse

Palabras de Rogelio Polanco Fuentes, embajador de Cuba en Venezuela, en ocasión del acto por el aniversario 50 de la victoria de Playa Girón

Queridos hermanos venezolanos.

Amigos de otras naciones.

Compatriotas cubanos.

Pocas veces la historia contemporánea concede a los pueblos el extraordinario privilegio de rememorar los acontecimientos con la misma intensidad y simbolismo de entonces.

La victoria del pueblo cubano en las arenas de Playa Girón frente a la invasión mercenaria lanzada por el imperialismo norteamericano hace medio siglo, es uno de esos hechos memorables.

A estas horas, aquel 15 de abril de 1961, Cuba lloraba a sus muertos, después de los criminales bombardeos contra tres aeropuertos, preludio de la agresión armada que se ensañó contra la nación poco después.

Aquel punto desconocido del país por el que desembarcaron los mercenarios, aquella playa en el corazón de una ciénaga inhóspita, cuna de carboneros, se convirtió de pronto en coordenada ineludible del itinerario moral de nuestra época.

Un pueblo, que solo dos años antes se había liberado de una dictadura sanguinaria, se enfrentó y venció en menos de 72 horas al más poderoso imperio de la Tierra.

Obreros, campesinos, jóvenes, mujeres, milicianos, defendieron allí la revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes. Defendieron las leyes promulgadas, la tierra conquistada, las fábricas nacionalizadas, la riqueza nacional por primera vez en manos del pueblo; la esperanza y la dignidad de una nación pobre, que había sido sometida por siglos.

Aquellos combatientes se defendieron con las armas recién llegadas de lejanas latitudes; y protagonizaron la colosal hazaña de enseñar a sus compañeros en la tarde lo aprendido por ellos en la mañana.

Se enfrentaron a los torturadores, a los asesinos, a los terratenientes, a los corruptos y traidores, a los vendepatrias.

Se enfrentaron al gobierno de Estados Unidos, cuya flota de portaviones, buques de guerra y tropas de infantería de marina esperaron infructuosamente a tres millas de la costa el momento oportuno para intervenir.

Se enfrentaron al poderío militar, económico y político de la potencia extranjera que no ha descansado un solo día de todos estos años en imponernos la violencia, el terrorismo y el bloqueo.

Por todo eso y mucho más, Playa Girón es símbolo de la valentía de un pueblo que supo defender su soberanía y su independencia al precio que fuera necesario.

Playa Girón es la demostración de que una Revolución vale lo que es capaz de defenderse.

Playa Girón es la evidencia de que el imperialismo subestima la capacidad de resistencia y la unidad de los pueblos.

Playa Girón es la convicción martiana de que “Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo, para […] a un escuadrón de acorazados”.

Quienes lucharon y cayeron en Playa Girón lo hicieron defendiendo el Socialismo.

Esas son las ideas que proclama el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, debatidos de manera abierta y franca por millones de cubanos.

A partir de mañana, el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba analizará los cambios estratégicos en el funcionamiento de la economía para hacer sustentable e irreversible el Socialismo, que defendimos con nuestras vidas en Girón.

Por el Socialismo consagra su labor diaria y su persistente magisterio el Presidente Hugo Chávez Frías. Cuando parecía que el Socialismo sería abandonado para siempre en los confines de la historia, cuando más se le denigraba y manipulaba, Chávez reivindicó esas ideas con el valor de su obra revolucionaria por el bienestar del pueblo.

Compañeros:

Por estos días, el mundo es testigo de nuevas agresiones imperiales. Las guerras de conquista de ayer y de hoy calcan el gastado guión de hace medio siglo en Playa Girón: el uso de mercenarios, la explotación de la mentira mediática, la manipulación de las organizaciones internacionales, la masacre de la población civil inocente.

Pero hoy, como entonces, los pueblos resisten.

La humanidad entera tendrá que protagonizar un nuevo Girón de las ideas contra los invasores de nuestro tiempo: contra el capitalismo voraz que depreda los recursos naturales del planeta; contra las guerras que matan para “salvar” pueblos; contra los arsenales nucleares que podrían destruir varias veces la Tierra.

Hace falta un Girón de las ideas contra la insensatez y el cinismo globalizados; contra el hambre, la ignorancia, la insalubridad y la pobreza.

Quiso el azar que por estos días de abril también los venezolanos conmemoren su propio Girón. Las jornadas inolvidables del 11, 12 y 13 de abril de 2002, cuando un pueblo salió a las calles en defensa de su Presidente y su Revolución, constituyen ese Girón venezolano que conmovió al mundo.

Ese Girón venezolano se extiende cada día en la ejemplar batalla bolivariana contra los intentos del imperio por destruir este proceso revolucionario. Pero no podrán doblegar a los herederos del Libertador.

Como no pudieron doblegar a quienes hace 50 años vertieron su sangre en las manifestaciones de apoyo a la Revolución cubana que fueron brutalmente reprimidas durante los días de Playa Girón.

Un joven adolescente de 14 años, Edgar González Márquez, fue asesinado el 18 de abril de 1961 cerca de El Silencio. El integra el martirologio sagrado de quienes cayeron defendiendo sus ideas. Gloria eterna a su memoria.

Otro joven, presente aquí entre nosotros, fue herido en aquella ocasión y constituye un paradigma de dignidad y firmeza para todos. Me refiero al compañero Clodosbaldo Russián, Contralor General de la República. Gracias por tanta consecuencia.

Gracias a los venezolanos del pasado y el presente por esa solidaridad permanente.

Para retribuir modestamente tanta gratitud, nos acompañan algunos de los héroes cotidianos de la solidaridad mutua que une a cubanos y venezolanos: los médicos, enfermeras y técnicos de ese esfuerzo inédito por la salud del pueblo que es la Misión Barrio Adentro.

Aquí están los maestros de las misiones educativas, los creadores y artistas de la Misión Cultura, los deportistas de Barrio Adentro Deportivo, los integrantes de las ejemplares misiones del Gobierno Bolivariano.

Juntos, cubanos y venezolanos, estamos en este bando de los que aman y construyen. En el otro bando, de los que odian y destruyen, están los enemigos comunes.

Esta misma semana, presenciamos el infame veredicto de un tribunal de Estados Unidos que absolvió al más connotado terrorista del continente.

Luis Posada Carriles aún se jacta de su participación en la derrotada brigada mercenaria. Hace solo unas horas, proclamó que aquella invasión “era necesaria” y que “La lucha sigue por Venezuela, por Cuba y por América”. Nos anuncia que el terrorismo continúa. Con la impunidad premiada, sus víctimas son nuevamente ultrajadas.

Exigimos a Estados Unidos que extradite a Posada a Venezuela, como lo demanda el gobierno bolivariano, para que cumpla finalmente con la justicia.

Obama no tiene otra opción en virtud de los convenios internacionales de lucha contra el terrorismo: lo extradita a Venezuela o lo juzga como terrorista en territorio norteamericano.

La infame absolución por cargos de fraude y perjurio es una demostración de la doble moral de los personeros del imperio y un mentís rotundo a las injustas condenas impuestas contra los Cinco Héroes cubanos presos en cárceles de Estados Unidos. ¡Libertad para los Cinco! ¡Cárcel para el terrorista!

Compañeros:

En una ocasión, Fidel expresó que “A partir de Girón todos los pueblos de América fueron un poco más libres”. El próximo 5 de julio, en ocasión del Bicentenario de la independencia venezolana, cuando Caracas acoja la Cumbre regional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), aquel apotegma cobrará aún mayor vigencia: los pueblos de América seremos un poco más libres e independientes.

“Ningún otro hecho institucional de nuestro hemisferio durante el último siglo refleja similar trascendencia”, vaticinó más recientemente el líder de la Revolución Cubana.

Un día como hoy, su nombre quedó grabado con “la sangre numerosa” del joven Eduardo García Delgado, atravesado por la metralla.

Al genio político y militar, a la sensibilidad, al humanismo y a la sabiduría del Comandante en Jefe Fidel Castro, dedicamos estos 50 años de Girón en tierra bolivariana. Las presentes y futuras generaciones cuentan hoy con su excepcional legado. Una primera parte de su profunda reflexión La batalla de Girón fue publicada hoy y constituye una crucial contribución de quien fuera conductor y protagonista de esos acontecimientos.

Que sus conmovedoras palabras del 16 de abril de 1961 frente a un mar de fusiles retumben para siempre en la memoria de nuestros pueblos:

“Porque lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que estemos aquí, lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario del pueblo de Cuba.

“Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices ¡y que hayamos hecho una Revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos!

“¡Y que esa Revolución socialista la defendemos con esos fusiles!”

¡Viva el 50 aniversario de la victoria de Playa Girón!

¡Viva la Revolución Cubana!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

¡Viva el Socialismo!

¡Viva Fidel!

¡Viva Chávez!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario