Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Abrazos en tierra llanera

“Mi primer encuentro con los cubanos fue cuando me atendió un doctor en el Centro Médico de Diagnóstico Integral de Mijagua. Hacía tiempo que yo padecía de una enfermedad gástrica y los señores de la medicina privada de aquí recetaban ‘vainas’, pero no resolvían la dolencia. Él empezó con un examen clínico. Por primera vez me tocaban la panza, los demás ni miraban mi persona. También indicó consumir frutas y vegetales. La mejor cura, dijo, es la dieta sana y a su hora”.

José Luis Padrón, productor de parchita (maracuyá), camburo (plátano fruta), yuca, maíz y ganado bovino en Santa Lucía, zona al sur de Barinas, califica al trabajo de los cubanos con dos palabras muy típicas entre los venezolanos: “¡Fiiiiino, puehhhh”! Y amplía sobre la profesionalidad de los caribeños con otras anécdotas.

“Una vez, cargando productos en el campo, me dañé eso que llaman la cervical. Como recibía tratamiento tres veces a la semana, fui tomando confianza con un masajista habanero, a quien conté sobre mi mayor dolencia: el sembrado de maíz, invadido por hongos. De cada diez mazorcas perdía seis. Tan desesperado me vio, que enseguida buscó el teléfono de los asesores agrícolas.

“Me personé en casa del especialista de las plantas. Mandó echarle cal al cultivo y una ‘broma’ más, un líquido biológico que fue como remedio santo. Antes recogía tres mil kilogramos de maíz por hectárea, y ahora obtengo el doble. También un veterinario cienfueguero fue a mi finca para quitar las garrapatas al ganado; con una inyección le ha ido sacando el bicho y en solo seis meses las vacas me están dando 80 litros de leche más.

“Los cubanos tienen a un experto para cada cosa, no un ‘todólogo’ de los que vacían el bolsillo pero el mal sigue. Y en cambio los ‘panas’ de la Isla nos dan mucho, sin cobrar nada”.

Colaboradores a toda prueba

El máster Luis Batista Rodríguez, al frente de la colaboración cubana en Barinas, explica a BOHEMIA que mil 521 especialistas laboran en más de 10 misiones, entre ellas: médica, educativa, agrícola, producción industrial de alimentos (leche y carne), construcción de viviendas, cultural, deportiva, eléctrica, producción de azúcar, obtención de etanol y atención especial a discapacitados.

En opinión del entrevistado, impactan más las de carácter masivo: asistencia médica, educación, desarrollo deportivo y cultural en las comunidades, así como la construcción de viviendas. No solo curan y elevan el conocimiento o las condiciones de vida, sino que aportan a la población la convicción estratégica de que ella misma puede mantener esos logros, si defiende su Revolución.

Aclara Batista que en la tarea Gran Misión Vivienda Venezuela, los cubanos trabajan como asesores. Para las edificaciones se priorizan los barrios más pobres, las familias con menos ingresos económicos, los damnificados por fenómenos meteorológicos. “Buen ejemplo es Ciudad Tavacare”, resalta, y sugiere visitar el lugar.

Casas de estreno

El trayecto de ocho kilómetros hacia el complejo de edificios de la periferia es largo y polvoriento. Por el camino se observa el fervor constructivo en muchos lugares. Gran aceptación han tenido las 800 viviendas del plan denominado SUVI (sustitución de ranchos por viviendas), para erradicar las malas condiciones de vida y de insalubridad de determinadas casas.

El ingeniero Juan Bautista Ramos, coordinador en Barinas de la Gran Misión Vivienda Venezuela, rememora que este quehacer a favor de los más necesitados lo anunció el presidente Hugo Chávez el 12 de abril de 2011, para toda la nación.

Seis colaboradores de la Isla hoy se multiplican en el estado barinés, realizando el control, supervisión y la asistencia técnica a los proyectos y urbanismos acometidos por los constructores. La asesoría es a pie de obra, bajo el sol y la lluvia frecuente de esta región que besa los Andes.

Bautista no soporta el calor seco del continente: “Es agobiante, porque arde la piel pero no sudas”, confiesa. Y lee de su agenda: “En el estado, desde 2011 hasta junio, fueron entregadas 13 mil 544 casas; el plan del año 2012 es beneficiar a 10 mil familias”.

Ciudad Tavacare sobresale por su magnitud y belleza. De los cinco mil 360 apartamentos edificados, casi cuatro mil estaban habitados, y se construían los centros médicos, escuelas, mercados, áreas deportivas y de recreación.

Yusmila Santamaría y Jhonan Venegas recibieron una de esas viviendas. Ella es militar, y el esposo, obrero de una fábrica. Cuentan que antes vivían en San Cristóbal, Táchira, uno de los dos estados venezolanos donde llueve más (el otro es Mérida). Allí las inundaciones arrasaron con las casas.

“Si le soy sincera, acá nos chocan algunas costumbres, porque el llanero se diferencia bastante del campesino de Táchira. Nuestra música es distinta, la gente más sencilla; y el clima, fresco. Pero una está donde debe; nos iremos ‘amañando’ a este ambiente comunitario”, dice la muchacha y ofrece una merengada de lechosa (batido de frutabomba).

El ingeniero aclara que los edificios no son la única tipología desarrollada. “Por las características socio-culturales del llanero, es demandada la casa con techo machihembrado de madera y tejas, paredes de mampostería, y patio. Se están haciendo esas viviendas de una a dos plantas, y también se ha respetado el diseño original de las sustituidas en las barriadas”.

Sanar cuerpos y modos de vida

El holguinero Norge Medina Rodríguez, jefe de la Misión Médica en el estado, domina de memoria los datos que ofrece. “Los doctores cubanos atendemos el 87 por ciento de esta población. Nos distribuimos en 16 Áreas de Salud Integral Comunitarias, donde hay 133 Consultorios Médicos Populares, 14 Centros Médicos de Diagnóstico Integral -tres de ellos son quirúrgicos-, 12 ópticas, 58 sillones estomatológicos y 16 salas de rehabilitación integral.

“Como promedio -añade-, cada día asistimos a 85 pacientes por consultorio médico, y brindamos alrededor de 40 consultas en terreno. Trabajamos en un Centro de Alta Tecnología con servicios de endoscopía, tomografía axial computarizada, ecosonografía, laboratorio clínico, rayos X y exámenes SUMA; asimismo, laboramos en un centro cardiológico y otro oftalmológico”.

En el centro de atención oftalmológica esta reportera conversó con Olga Esteban, operada de cataratas: “Cuando los doctores de la Isla aseguraron que volvería a ver, pensé que estaban ‘echando broma’; pero ellos y los ‘chamos’ enfermeros han logrado el milagro”, y se quita las gafas de sol para mostrar sus ojos curados.

Este servicio es uno de los más demandados en Barinas. Gracias a su existencia más de mil personas intervenidas por distintas afecciones oculares recuperaron su visión, y casi al 50 por ciento de los pacientes operados de cataratas se les ha evitado la ceguera.

El doctor Medina resalta los avances en la prevención de enfermedades como el dengue, sífilis, VIH/sida, hepatitis B y C, chagas, afecciones respiratorias y diarreicas. “Aunque falta mucho por avanzar, he comprobado que con la promoción y prevención comienzan a producirse cambios en los hábitos higiénicos y dietéticos de una parte de los pobladores. También, los Consultorios Médicos Populares han hecho pesquisas de pacientes con padecimientos transmisibles, y a la vez la dispensarización (control, evaluación y seguimiento) a otros con males crónicos no transmisibles”.

Los datos de salud registrados en casi 10 años de la colaboración médica en Barinas demuestran notables avances: hay más de 27 mil vidas salvadas; alrededor de 42 mil enfermos han recibido atención de terapia o de hospitalización. A la par, se han realizado más de cien mil consultas estomatológicas, dándoles prioridad a embarazadas, madres con niños y discapacitados.

Fortalecer también el alma

Al atardecer, decenas de personas se ejercitan en una instalación similar a la habanera Ciudad Deportiva. En el lugar, Luis Batista explica que más de 130 mil personas, ya sean niños, adolescentes, adultos y de la tercera edad, son favorecidas por esta actividad, la cual repercute en la calidad de vida.

“Varios pesquisajes realizados a quienes se aquejaban de dolencias, demostraron que de conjunto con las indicaciones médicas, el ejercicio físico les ha servido para ir eliminando el consumo de muchos medicamentos, con el consiguiente ahorro económico”.

El especialista en cultura física añade que como parte del programa Barrio Adentro Deportivo No. 1, un centenar de colaboradores de la especialidad, junto a la misión médica, realizan además la rehabilitación física de enfermos y atenciones al adulto mayor.

“En todas las escuelas ha sido incluido el programa de aprendizaje del ajedrez -lo cual incluye la superación de los profesores-. Actividades como la gimnasia con el niño, la bailoterapia, los torneos y las competencias, cuentan con un gran número de participantes. Así se contribuye a su vez con la prevención social dentro de los barrios”, destaca el entrevistado.

Sobre lo último, ejemplifica que en función de la sana utilización del tiempo libre y para ir reduciendo el consumo de estupefacientes u otros vicios, se realiza a nivel nacional un programa deportivo donde Barinas sobresale.

“El 15 de junio hicimos la simultánea de ajedrez denominada Jaque mate a las drogas, con una participación récord en Venezuela: ocho mil 500 jugadores. La mayoría de los niños y jóvenes recibieron tableros como obsequio, que fomentarán el juego ciencia en sus centros. En el mismo mes organizamos una carrera popular con más de dos mil corredores; y en agosto, un evento de boxeo denominado K-O (knock-out) a las drogas”, resalta.

Otros cooperantes se encargan hoy del Programa de Asistencia Técnica en Barrio Adentro 2. A partir de la masificación del deporte en los centros docentes, y en general en las comunidades, realizan la selección de talentos para el alto rendimiento.

Por la soberanía alimentaria

Asegura Antonio Albarrán, secretario de gobierno y director de Agricultura del estado, que Barinas da sólidos pasos económicos. A quien le asiste la experiencia de haber sido ministro de dicha actividad en Venezuela, entre 2005 y 2006, se le oye hablar de dos tiempos: “Hasta 1998, nuestra economía era de puerto. Traíamos todo tipo de productos, insumos, semillas, agroquímicos. Eso explica por qué aquí no había industrias.

“Tras la aprobación de la Ley de Tierras y la Ley de Hidrocarburos, la oposición realizó entre 2002 y 2003 los golpes alimentario y petrolero. Los oligarcas controlaron los víveres y combustibles. Chávez se dio cuenta de la necesidad de tener nuestra propia producción y distribuirla; surgieron la Misión Alimentación y la Red Mercal, donde se inserta la colaboración agroindustrial cubana.

“Antes, nuestras únicas fábricas eran una embotelladora y una procesadora de aceites y de harina. Ahora tenemos en Barinas la planta transformadora de pulpas de frutas Centinela, la procesadora de leche La Batalla, la industria de etanol, el centro genético Florentino, la empresa ganadera Santos Luzardo, y la empresa mixta socialista Lácteos del ALBA.SA”.

Vista interior de un mercado al parecer bien abastecido y personas que atiende o compran

El actual despegue en la producción de alimentos, tiene un

fin social: que la población los adquiera a precios justosEl vicepresidente y representante por la parte cubana de Lácteos del ALBA.SA, Luis Róger Torres Paz, declara a BOHEMIA que la entidad abarca los estados de Portuguesa, Mérida, Táchira, Vargas y Anzuátegui, y su sede principal es Barinas, por su riqueza ganadera.

Este directivo añade que hoy cuentan con dos plantas procesadoras de leche, cada una con capacidad entre 15 y 16 mil litros diarios. Fabrican queso, para la venta a entidades de función social (Mercal) y el programa escolar, lo cual debe incrementarse con la puesta en marcha de otra planta de alrededor de mil bolsas más.

Destaca que hay un grupo de técnicos en los estados de Barinas, Portuguesa y Táchira, dedicados a la Red de Productores Libres Asociados, para el mejoramiento del ganado y los pastos, con el propósito de que pequeños y medianos agricultores incrementen sus entregas a las plantas de leche del Estado. A la par, una fábrica de pienso –que se inaugurará en 2013-, con una capacidad de 10 toneladas por hora, beneficiará a esos ganaderos.

Con igual sello de empresas mixtas socialistas del ALBA.SA, existen en Venezuela las dedicadas a la producción porcina, de leguminosas, arroz y avícola. Todas con un fin social.

Cuidar a la madre tierra

La camagüeyana Bárbara Hernández Baró, al frente de la Misión Agricultura en este estado, hace precisiones: “La labor principal en ganadería está en el reemplazo de la masa hembra, en busca de animales con mayor calidad genética. Otra actividad es la producción de alimento preservado para el ganado: ensilaje y heno; a la vez se desarrolla una labor científica con los pastizales, se siembra kingrás CT-115, Taiwán morado y CT-169”.

La máster en ciencias destaca otros aspectos dentro del apoyo cubano: introducción de técnicas de cultivo protegido, rescate investigativo y de las prácticas extensionistas para llevar la ciencia y la tecnología hasta los agricultores, selección de semillas certificadas para aumentar los rendimientos, y conservación de suelos.

Barbarita, cubana locuaz y afectuosa, apunta: “El problema más grave de aquí es la erosión”. Por eso el venezolano Jesús Tineo, comisionado de Seguridad y Soberanía Agroalimentaria de la gobernación, considera una prioridad para este estado el cambio de paradigma en las prácticas del campo, evitando -lo más posible- el uso de los fertilizantes inorgánicos.

El joven ingeniero destaca que “En Venezuela hay áreas muy contaminadas por los agroquímicos: por ejemplo Táchira y Mérida, en el Eje Andino, donde se producen hortalizas y frutas; la colonia Tovar, asentamiento de alemanes en Aragua, famosa por sus duraznos; y el área de Quibor, en Lara, cuyas producciones de cebolla y papa disminuyen por la concentración de sales en la tierra debido a los fertilizantes inorgánicos.

“Especifica que también en Barinas algunos campesinos echan hasta 800 kilogramos de productos químicos por hectárea, lo que afecta suelos, aguas y la salud humana. Es difícil variar esas costumbres enraizadas, pero en ello colaboran los cubanos con el movimiento agroecológico”, apunta el dirigente.

Junto a patriotas y vencedores

Para comprobar los avances de las misiones educativas, fue preciso visitar ambientes (grupos o aulas) nocturnos en las entrañas de Barrio Adentro. En la escuela básica Trina Briceño de Segovia, de la parroquia Ramón Ignacio Méndez, sector Mi Jardín, ocupaban sus pupitres 37 patriotas y vencedores, como se denominan aquí a los alumnos de las misiones Robinson y Ribas, respectivamente.

La cubana Esther Martínez Broche, jefa de la Misión Educativa en Barinas, explica que Robinson 2 da continuidad a la campaña de alfabetización, culminada en Barinas en julio de 2005; ahora el objetivo es alcanzar el 6to grado. “Quienes no pueden continuar con ese aprendizaje, mantienen una socialización a través de los grupos de trabajos manuales, así se sienten útiles y con lecturas u otras actividades, consolidan lo aprendido.

“A la vez, en Robinson 3 hay clases socioproductivas, en tareas agrícolas, de ganadería, textil y artesanal. Los graduados de 6o grado pueden continuar en la Misión Ribas, para culminar el bachillerato; y luego, en la Misión Sucre, para la enseñanza superior”.

Esther dice que la educación debe favorecer las necesidades locales y del país. “Ya se graduaron bachilleres especializados en perforación y análisis petrolero; de la Misión Ribas, han egresado técnicos agrícolas y constructores. Y en 2012 la Misión Sucre tendrá mil 200 graduados de programas de formación superior”.

A esas cifras, sin duda, se sumarán algunos de los alumnos que ahora atienden al pizarrón, en la escuela Trina Briceño de Segovia.

En ellos confluyen las historias relacionadas con otras misiones cubanas: la madre cuyo hijo salvó un médico matancero, el joven enfrascado en hacerse obrero calificado en construcciones, y el futuro entrenador deportivo del barrio.

“Somos personas de abajo”, expresa la supervisora Kenitma Ramírez, queriendo reflejar el origen humilde de quienes habitan Barrio Adentro. Pero se equivoca. Realmente son gente de arriba, que va creciéndose a diario en la nueva Venezuela.

Bohemia

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario