Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Agradece Gerardo desde la prisión que su guayabera figure en Casa Museo espirituana

“Nos alegra y nos honra saber que Los Cinco estaremos representados en esa colección…”, dice Gerardo Hernández Nordelo en la carta que acompaña la prenda que donara a la Casa Museo de la Guayabera Vilma Espín, de la ciudad de Sancti Spíritus, y que próximamente figurará en dicha muestra.

Al hacer entrega de la guayabera, su esposa Adriana Pérez explicó al periodista Ciro Bianchi y a su esposa Silvia Mayra Gómez Fariñas, gestores de la Casa Museo, que, junto con Gerardo, adquirió la misma en la Casa de los Novios, en junio de 1988, con motivo de su boda. El enlace tuvo lugar el 15 de julio y Gerardo la usó en la luna de miel.

Expresa Gerardo en su carta la historia de las tres guayaberas que poseyó hasta ahora y agradece el privilegio de que su camisa forme parte de los fondos de la colección de la Casa Museo. Se trata de una guayabera marca «Verano» de color azul pastel y manga corta.

“Sé que algún día, cuando ganemos esta batalla, Los Cinco y nuestros familiares visitaremos Sancti Spíritus…”, precisa la misiva que rebosa el optimismo y el buen humor que lo caracterizan.

La carta

Hace algún tiempo leí sobre el Museo de la Guayabera en Sancti Spíritus, y me pareció una excelente idea. Conociendo a quienes pertenecieron algunas de las piezas que allí se exhiben, hoy nos alegra y nos honra saber que Los Cinco estaremos representados en esa colección. Mi primera guayabera la usé hace casi 46 años, cuando mi mamá me vistió con una, blanca y de mangas largas, para celebrar mi primer cumpleaños. Todavía existen algunas fotos de ese día. No creo que cuando mi vieja decidió enfundarme en aquella linda prenda -con lacito y todo- haya sabido que Sancti Spíritus es la tierra de la guayabera, ni que la ciudad y yo compartimos el cumpleaños cada 4 de junio, pero así son las casualidades de la vida…

Con casi 20 años tuve mi segunda guayabera. Era verde y bordada, y me gustaba tanto que ni siquiera los chistes de mis compañeros (que me decían “Justo Vega”) me hicieron desistir de usarla. La tercera es esta que con tanto gusto donamos Adriana y yo al Museo. La compramos para nuestra boda, y con ella partí hacia la “Luna de Miel”, así que no creo haberla tenido mucho tiempo puesta… pero después de esa noche la usé muchas veces más. Sé que algún día, cuando ganemos esta batalla, Los Cinco y nuestros familiares visitaremos Sancti Spíritus y podremos apreciar el trabajo realizado por quienes han dedicado su esfuerzo a organizar y conservar esa original muestra. Desde las prisiones del imperio agradecemos el privilegio de formar parte de la misma.

Gerardo Hernández Nordelo

Prisión Federal Victorville, California
29 de marzo de 2010

Tomado de Cubadebate

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario