Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Base Naval de Guantánamo: 109 años de usurpación del suelo patrio

Transformada durante la última década en un centro de detención y tortura donde las palabras “Derechos Humanos” carecen de significación, la Base Naval de Guantánamo aún lacera el suelo cubano tras más de un siglo de ilegal ocupación.

Desde el inicio de su “cruzada contra el terrorismo”, por el enclave militar han pasado centenares de detenidos, algunos de los cuales aún permanecen en un limbo jurídico, situación que cuenta con el rechazo de la opinión pública internacional, e incluso de legisladores norteamericanos.

El debate sobre el cierre inmediato de la institución carcelaria se avivó por estos en el seno del Congreso de la nación norteamericana, en vistas de que su clausura constituye una de las promesas electoreras que el presidente “Premio Nobel de la Paz” Barack Obama mantiene sin cumplir.

Sin embargo, el reclamo del pueblo cubano para que los “yanquis” abandonen para siempre ese palmo de tierra antecede a Obama, a la “cruzada antiterrorista”, al 11 de septiembre… llega este 16 de febrero a 109 años.

Cuba no olvida…

Cómo podrán olvidar los cubanos aquel triste segundo mes del año 1903, cuando se firmó en La Habana y Washington el Convenio para las Estaciones Carboneras y Navales, que condenaba a la Isla a ceder parte de su territorio a la codicia imperial.

La desvergonzada Enmienda Platt –incorporada como apéndice a la Constitución de 1901 de Cuba “independiente”-, planteaba en su articulado que “durante el período en que los Estados Unidos ocupen dichas áreas a tenor de las estipulaciones de este convenio, los Estados Unidos ejerzan jurisdicción y señoríos completos sobre dichas áreas (…)”.

De esta manera los cubanos perdieron de un plumazo el derecho a disponer soberanamente de una porción del suelo patrio, situación que se recrudeció con nuevos tratados y convenios impuestos a los gobiernos serviles de la República mediatizada.

Entonces triunfó la Revolución. Inmediatamente el pueblo en el poder, liderada por la vanguardia revolucionaria, ha denunciado la ocupación ilegal de la Base Naval de Guantánamo, a la postre la única que el Imperio instaló en la Isla.

A partir del 1 de enero de 1959, Estados Unidos convirtió el territorio usurpado en el oriente del país en foco permanente de amenaza, provocación y violación de la soberanía de Cuba, con el propósito de crearle dificultades al proceso revolucionario.

Dicha instalación siempre ha estado presente en los planes y operaciones concebidos por Washington para derrocar a la Revolución.

Cómo olvidar los actos provocativos desde la instalación, que incluyeron en innumerables ocasiones insultos, lanzamientos de piedras, de latas con material inflamable y disparos con pistolas y armas automáticas contra los valientes centinelas de la Brigada de la Frontera.

Podrá algún día el pueblo cubano dejar de recordar el 19 de julio de 1964, cuando fue asesinado a mansalva el joven soldado de 17 años Ramón López Peña, en la casamata donde cumplía con su turno de guardia, o a Luís Ramírez López, muerto en circunstancias similares, el 21 de mayo de 1966.

Sobran los ejemplos, y enumerarlos todos tomaría quizá otro siglo de condena y reclamo justo del pueblo cubano, para que los Estados Unidos devuelva de una vez por todas esa parte del suelo cubano que sufre y llora bajo la bota imperial.

Cuba tampoco se cansa

Coincidentemente en los primeros días de este mes de febrero, despachos de prensa anunciaron que Legisladores demócratas se pronunciaron a favor de la liberación de los presos talibanes que Estados Unidos mantiene en la Base Naval de Guantánamo, Cuba, así como el cierre de esa instalación.

Según una fracción del Congreso, ese enclave convertido en el centro de detención más caro del mundo constituye un punto negro para la nación norteamericana de cara al extranjero y existe la capacidad de clausurarlo.

Sin embargo, no es probable que los legisladores estadounidenses tengan en consideración la humillación que dicho enclave ha causado a los cubanos durante más de medio siglo.

Es deber de los habitantes de esta Isla no cejar en la misión de recordarle al actual inquilino de la Casa Blanca –y a cuantos vengan después-, que el “punto negro” no se resume a una prisión donde presuntos terroristas permanecen encerrados sin juicio.

La Base Naval de Guantánamo es más que un punto negro en la cara de los Estados Unidos, es una gran mancha y una humillación a la soberanía cubana que debe ser borrada ya.

Tomado de Radio Reloj

Comentarios

16,febrero,2012 | 12:04 pm
musaffi dijo:

Me gustaria saber! Si,el imperio Yanki paga algo por el uso,de guantanamo! Y de ser afirmativo un aproximado de cuanto? Gracias

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario