Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Cancelan sello postal en Cuba por 50 años de MNOAL

Los ministros cubanos de Relaciones Exteriores, y de la Informática y las Comunicaciones, Bruno Rodríguez y Medardo Toledo, respectivamente, cancelaron hoy un sello postal por los 50 años de la fundación del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal).

El sello presenta como imagen principal de la estampilla el símbolo de la paz, representado por la paloma blanca con el ramo de olivo en su pico, y un fondo en el que se agrupan las banderas de los 120 países integrantes del Movimiento.

También se presentó el sobre de Primer Día, que exhibe códigos gráficos representativos de la paz y los No Alineados en estos 50 años, y en el cual se cita una frase expresada en 1983 por el líder de la Revolución Fidel Castro Ruz, que dice: “Formemos un haz indestructible de pueblo para exigir nuestras nobles aspiraciones”.

La viceministra de Relaciones Exteriores Ana Teresita González recordó que la ocasión rinde homenaje al Mnoal en un diseño que significa firme compromiso con la paz.

Además, indicó, ratifica la importancia del Movimiento cuando está en peligro la independencia, soberanía y autodeterminación de muchos de los países del grupo.

Durante estos 50 años, explicó González, los No Alineados han enfrentado con resultados positivos, la guerra fría, el unilateralismo, el hegemonismo, los dobles raseros, numerosas crisis y los retos que han puesto a prueba su capacidad de acción y adaptación al cambio.

PL

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario