Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Celebramos natalicio de José Martí haciendo Revolución

Rogelio Polanco Embajador de Cuba en Venezuela

Iván Padilla Bravo / Caracas Fotos: Mayrin Moreno Macias

Resalta que Martí nunca mostró inclinación por reverenciar mármoles, lo que mal se le haría limitando su homenaje al cumplimiento de actos exclusivamente protocolares. “Martí empeñó su atención en hombres de carne y hueso con sus ideas. Sus ideas vinculadas a sus pueblos”, señala el Embajador de la República de Cuba. “Eso es lo que debemos hacer hoy -puntualiza-. Lo está haciendo Venezuela y lo está haciendo Nuestra América, en busca de su definitiva independencia. Por la misma que lucharon Bolívar y Martí”.

El 21 de enero y el 28 del mismo mes, recuerdan dos momentos históricos en la vida del prócer cubano, José Martí. La primera, de 1989, conmemora “el arribo de nuestro apóstol a tierras venezolanas”, aunque, acota Polanco, “en rigor, fue el 19 de enero cuando llegó por Puerto Cabello, en el buque Felicia, procedente de Nueva York, con una escala en Curazao”. La segunda fecha es la de su nacimiento en La Habana, el año 1853.

 Larga guerra necesaria

-¿En aquel momento Martí era una persona bastante joven?

-Martí llega a Venezuela con 27 años de edad. Cumple 28 años aquel 28 de enero de 1881. Habría que poner en contexto el momento cuando arriba al país este dirigente político cubano, en el exilio.

-Y con una gran motivación bolivariana…

-Así es. Esa es una de las razones por las que se considera que Martí escoge a Venezuela para salir de Nueva York. Ya había estado en México y en Guatemala en sus labores en el exilio. Regresa a Cuba para continuar sus tareas conspirativas contra el imperio español. Había sido exiliado hacia España y de allí había pasado, a principios de 1880, a Nueva York. Conoce a la sociedad norteamericana y al incipiente inicio de lo que, después, se consideraría el imperialismo estadounidense. Se quedó allí como dirigente del Comité Revolucionario de Nueva York y comienza a destacar como importante político, junto a los exiliados cubanos que estaban allí. En aquel momento, en Cuba, había fracasado la denominada Guerra de los Diez Años, guerra independentista de 1878. Por diferentes medios se había impedido que el movimiento independentista cubano lograra lo que había logrado en el resto de las repúblicas sudamericanas.

-Esa “Guerra de los Diez Años” fue calificada por el propio Martí como “Guerra Necesaria”. En tal sentido quiero solicitarle una reflexión: hay “guerras necesarias” y “guerras innecesarias o todas son fatalmente necesarias?

-Él pensó en una guerra que fuera corta, intensa, necesaria porque no había otra alternativa para despojar a Cuba del imperio español, pero que no le provocara grandes sacrificios al pueblo cubano. Pero para hacer una guerra como esa que él consideró necesaria, era importante aunar los esfuerzos de todos los que habían estado a favor de la guerra. El nombre de Guerra Necesaria se lo pone Martí a la conducción de la guerra del año 1895. Fíjese cuántos años pasaron para que de nuevo Cuba y los independentistas cubanos lograran crear el consenso necesario y la acumulación de fuerzas políticas para intentar una nueva acción liberadora, que duró unos tres años y culminó con la intervención de Estados Unidos en Cuba y la imposición del dominio norteamericano en nuestro país. Se acabó con la dominación española, pero el nuevo imperialismo naciente, que ya tenía sus ojos puestos sobre Cuba, decide intervenir en nuestra patria y escamotea la victoria a los independentistas cubanos.

¿Latinoamérica o Nuestramérica?

Creo que Nuestramérica hoy. Ese fue el concepto de Martí. Y es muy hermoso y muy simbólico que, tantas décadas después, el concepto Nuestramérica haya sido rescatado, retomado y establecido como elemento fundamental de la visión de nuestros pueblos nuestroamericanos. Que la ALBA, la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestramérica, lleve ese nombre. Es la primera institución de nuestros pueblos, antihegemónica, propia, auténticamente nuestroamericana, que lleva ese nombre. En eso también le debemos mucho al Comandante Chávez, gran martiano y gran bolivariano, que haya retomado del pensamiento martiano ese concepto. El ensayo Nuestra América, que sale publicado una década después que José Martí lo escribiera, tuvo como influjo creador, fundacional, los meses de su permanencia en Venezuela. Recordemos que estuvo solo seis meses, pero fue una estancia tan intensa, que marcó su vida política futura, su liderazgo revolucionario, patriótico, independentista, nuestroamericano.

Momentos cruciales

-¿Cuál es el provecho que obtiene Martí durante su permanencia en Venezuela, en función de la independencia de su país?

-Hay varios momentos que consideramos cruciales en la estada venezolana de Martí. El primero de ellos fue aquel discurso memorable en el Club de Comercio, el 21 de marzo de 1881. Dicen, los que vivieron aquel emotivo momento, que fue electrizante, que fue algo mágico, cuando Martí se presenta ante la sociedad caraqueña, a su intelectualidad, y expresa en aquel discurso inicial, su gran admiración por Venezuela, por Bolívar, por la causa de la independencia. Pero a su vez va mostrando qué era lo que debían ser las naciones latinoamericanas y por eso pensamos que es Venezuela el escenario en que Martí completa su convicción latinoamericanista. Eso lo podemos decir con total capacidad de análisis.

-¿Algún otro momento crucial durante la estada de Martí en Venezuela?

-Sus publicaciones en el periódico La opinión nacional, que, en aquel momento, recogía a parte de la intelectualidad liberal de Venezuela. Y, sobre todo, la fundación de la Revista venezolana (1ro de julio de 1881). Esta revista alcanzó solamente dos números, pero desde el momento cuando surgió, era otra cosa. La idea de Martí era crear una publicación con un sentido propio, auténtico, original, que no estuviera mirando solo hacia afuera, hacia Europa, hacia las ideas extranjerizantes. Sino que buscara en nuestras raíces, en nuestra idiosincrasia, en nuestra cultura, en nuestra identidad, lo propio nuestroamericano. Ese pensamiento es el que vemos después, de manera más desarrollada, en el ensayo Nuestra América. Es lo que mantuvo a Martí, en expresión de lo político, en el latinoamericanismo, en el mismo sentido nuestroamericano, antiimperialista, pero, a su vez, en el ámbito literario del modernismo, de ajustar, no solo ideas propias, originales, fundacionales, sino decirlas también de una manera nueva. De ahí que Martí es considerado precursor del modernismo, en la poesía y en la literatura de su tiempo. Es expresión de ello Los versos sencillos, pero recordemos que aquí escribe El Ismaelillo, que es una síntesis de ternura y de amor por su hijo, a quien había tenido que dejar.

-¿Un tercer elemento fundamental para Martí en Venezuela?

-La relación con Cecino Acorta. Importante escritor venezolano, a quien se consideraba en aquel momento como el más excelso de las letras venezolanas, con una importante trayectoria política.

-Esa relación, pese a lo fundamental, ¿acaso no tenía una distancia política entre ambos personajes? Cecilio Acorta era más bien conservador…

-Es cierto. Cotillo Acorta se había enfrentado al gobierno de Guzmán Blanco y había sido, de alguna manera, execrado. Sin embargo, Cotillo Acorta influye mucho en José Martí. Son muchas las sesiones de intercambio que, se considera, tuvieron entre ambos. Y el artículo que escribe José Martí en el segundo número de la Revista venezolana, muchos consideran que fue lo que provocó que, finalmente se le pidiera que saliera de Venezuela. Es cuando él, en esa carta de despedida, a Fausto Teodoro Aldrey, le dice: “hacer es la mejor manera de decir y deme Venezuela en que servir, ella tiene en mí un hijo”. Esa fue la despedida de José Martí de Venezuela y que dejará plasmada la demostración de lo que significó Venezuela para José Martí. Por eso, a 134 años de la llegada de Martí a Venezuela, del deslumbramiento de Martí con Bolívar en la idea independentista. Con la importancia de Venezuela para América Latina, para Nuestramérica. Y, a su vez, a 162 años del natalicio de nuestro apóstol, tenemos que agradecerle, infinitamente, a Venezuela, lo que significó en la formación de su pensamiento, como líder independentista revolucionario, patriota, nuestroa-mericano y antiimperialista.

 I

El periodismo independentista

En Nueva York crea Patria, una revista para las ideas políticas y en literatura La edad de oro, que aborda temas dirigidos a los niños, pero también otros que van mucho más allá del interés infantil. Por ejemplo, allí está el precioso artículo Tres héroes, donde, tantos años después, describe el momento cuando llega a Caracas. El viajero, sin quitarse el polvo del camino ni preguntar dónde se comía o se dormía, va hasta la estatua de Bolívar, con veneración.

El periodismo se convirtió, y hoy sigue siendo, un arma fundamental para la exposición de las ideas, para la difusión del pensamiento en su más amplio escenario. No se concibe ninguna lucha revolucionaria sin el periodismo, sin la labor del periodista y sin los medios para lograr esa labor. El periodista se convierte en guerrero, en luchador. Y el luchador es periodista para llegar con sus ideas a todas las instancias posibles y, además, hacerlo de manera firme, contundente y bella, que es otra cosa importante. Martí tiene destacados pensamientos en relación con la labor del periodista. Era el látigo con cascabeles. Para denuncia, pero también hacerlo de manera bella, hermosa. Para que llegue a todos a quienes debe llegar. Esa es la labor del periodista. Y por eso hoy es más que necesario que siga habiendo medios revolucionarios, como el Correo del Orinoco y otros que la Revolución Bolivariana ha creado para la difusión de sus ideas y también periodistas revolucionarios comprometidos con esa difusión del pensamiento.

 

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario