Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Cuba aspira a un diálogo respetuoso, recíproco y en igualdad con Estados Unidos

Cuba Swimming to Florida

Cuba y Estados Unidos inauguran hoy en La Habana las conversaciones al más alto nivel en las últimas décadas para abrir el camino del restablecimiento de las relaciones diplomáticas y tratar otros temas de interés bilateral.

Una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) aseguró a la prensa que nuestro país va a estos encuentros con el espíritu constructivo de sostener un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana y la reciprocidad, sin menoscabo de la independencia nacional y la autodeterminación del pueblo cubano.

“No debemos pretender que todo sea solucionado en una sola reunión”, valoró la fuente diplomática tras precisar que Cuba y EE.UU. están dando pasos para restablecer los nexos rotos hace más de 50 años.  “La normalización de relaciones es un proceso mucho más largo y complejo donde hay que abordar temas de interés de ambas partes”.

Añadió que las medidas tomadas por el presidente Barack Obama van en una dirección positiva, pero aún falta mucho por avanzar en temas como el bloqueo económico, comercial y financiero que impone ese país de manera unilateral a Cuba.
El diplomático explicó que, tras los anuncios de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro el pasado 17 de diciembre,  las partes acordaron transformar la agenda de la ronda de conversaciones sobre asuntos migratorios que estaba planificada para esta fecha.

Durante este miércoles y jueves se sostendrán tres encuentros con el objetivo de abordar el tema migratorio, el inicio del proceso para el restablecimiento de las relaciones di­plomáticas y otros asuntos de interés bilateral y cooperación.

La delegación norteamericana estará presidida por la secretaria asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, la funcionaria de más alto nivel que visita la Isla desde finales de la década del 70 del siglo pasado.

Entretanto, la parte cubana estará representada por la directora general de Estados Unidos del Minrex, Josefina Vidal Ferreiro.
ASUNTOS MIGRATORIOS
Durante este miércoles las partes se concentrarán en abordar el cumplimiento de los acuerdos migratorios.

Cuba ofrecerá información a la delegación norteamericana sobre la marcha de las medidas tomadas en enero del 2013 para actualizar la política migratoria cubana y su impacto en el flujo de personas entre ambos países.

En este primer encuentro, la parte cubana expresará su profunda preocupación por la persistencia de la política de “pies secos-pies mojados” y la Ley de Ajuste Cubano, que constituyen el principal estímulo a la emigración ilegal, afirmó la misma fuente diplomática.

Añadió que también mostrará su rechazo por la política establecida en el año 2006 por el expresidente George W. Bush de otorgar parole (residencia en Estados Unidos) a los profesionales y técnicos cubanos de la salud que abandonen su misión en terceros países.

También será un espacio para hablar de la cooperación bilateral en el enfrentamiento a la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude de documentos,  añadió.

“Cuba expresará el interés de incrementar la cooperación con las autoridades norteamericanas en este tema, específicamente en el enfrentamiento a la emigración ilegal”.

EL INICIO DE UN NUEVO CAPÍTULO
El día jueves en la mañana se efectuará el encuentro dedicado al proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas.

“Discutiremos cómo vamos a restablecer las relaciones”, dijo la fuente diplomática, que añadió que también se abordarán los principios sobre los cuales se sostendrán esos nexos.

“La delegación cubana enfatizará en que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas en ambas capitales deberá basarse en los principios del derecho internacional refrendados en la Carta de las Naciones Unidas y en las Con­ven­ciones de Viena sobre Relaciones Diplo­máticas y Relaciones Consulares”, precisó.

El acatamiento de esos documentos, de los que ambos países son signatarios, significa el respeto recíproco al sistema político y económico de cada uno de los países y evitar cualquier tipo de injerencia en los asuntos internos de nuestras naciones.

Esos principios en esencia son la igualdad soberana, el arreglo de las controversias por medios pacíficos, abstenerse a recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado, así como la igualdad de derechos,  la libre determinación de los pueblos y la no intervención en los asuntos que son jurisdicción interna de los Estados.

Asimismo, como parte del intercambio se abordará el comportamiento que deben man­tener las misiones diplomáticas y las funciones que deben ejercer en correspondencia con las Conven­ciones de Viena.

“En este contexto abordaremos la situación bancaria de nuestra misión en Washing­ton, que lleva casi un año sin servicios bancarios”, dijo y precisó que “para abrir embajadas esto es algo que debe ser resuelto”.

Por otra parte, el diplomático cubano adelantó que Cuba va a sentar pautas o por lo menos enunciar un grupo de temas que deben ser atendidos y discutidos dentro de un proceso hacia la normalización.

“Resulta un contrasentido que restablezcamos relaciones mientras Cuba continúe injustamente en la lista de estados patrocinadores del terrorismo internacional”.

Asimismo, si existe la voluntad de normalizar las relaciones, es esencial levantar el bloqueo económico, comercial y financiero que aún se mantiene. “Hay que discutir las compensaciones por daños y perjuicios  por una política que ha estado en vigor por más de 50 años”, dijo.

“Esos serían temas que nosotros tendríamos que abordar en una agenda dirigida ha­cia la normalización”.

Sin embargo, aclaró que no se pretende que se va a agotar este debate en una sola reunión. “Como se ha dicho, ambas delegaciones sentarían las pautas sobre qué es lo que debe ser discutido como parte de un proceso de normalización”.

Para analizar estos temas hay que preparar el terreno, hay que presentar posiciones, algunos son asuntos técnicos con niveles de complejidad que debemos abordar poco a poco, refirió. “Sería demasiado pretencioso tratar de encontrar una solución al bloqueo en una sola reunión”.

“Tenemos profundas diferencias y concepciones distintas sobre diversos temas, pero podemos convivir reconociendo y respetando esas diferencias”, agregó.

TEMAS BILATERALES Y DE COOPERACIÓN
El mismo jueves se pasará revista  a distintas áreas de cooperación.

“Estamos cooperando en algunos sectores de interés mutuo y de beneficios para ambos países. Debemos abordar las potencialidades que tiene esa cooperación bilateral”, detalló el funcionario cubano.

En la actualidad, existen ciertos niveles de coordinación en el enfrentamiento a la emigración ilegal, entre las tropas guardafronteras y el servicio de guardacostas, así como cooperación en interdicción de drogas.

También existe cooperación en el enfrentamiento a derrames de petróleo, en el marco de un instrumento regional, y existe un acuerdo firmado entre ambos países sobre búsqueda y salvamento en caso de accidentes aéreos y marítimos.

De la misma manera, ambas naciones están comenzando a hablar sobre el monitoreo de movimientos sísmicos, entre otros asuntos.

“En esta reunión, Cuba reiterará la propuesta que hizo el año pasado al gobierno de EE.UU. de sostener un diálogo respetuoso sobre bases de reciprocidad en lo referido al ejercicio de los derechos hu­manos.

Existen preocupaciones legítimas sobre el ejercicio de los derechos humanos en Esta­dos Unidos y situaciones que se dan en ese país que no suceden en el nuestro. “Todo esto se puede abordar en un diálogo sobre bases recíprocas y en igualdad de condiciones”, sostuvo.

Asimismo, dijo que el gobierno estadounidense ha expresado su interés de vincularse con la sociedad civil cubana. “En este sentido le damos la bienvenida para que se reúnan con las organizaciones reconocidas que conforman una vibrante sociedad civil en Cuba: estudiantes, mujeres, campesinos, profesionales, discapacitados, sindicatos, entre otros”.

Como vecinos, Cuba y Estados Unidos deben identificar áreas de interés mutuo en las que se pueda desarrollar la cooperación en beneficio de ambos países, de la región y del mundo, aseguró.

La fuente puntualizó que Cuba y EE.UU. están entrando en una nueva etapa en la relación y deben tratar de no repetir los mismos errores del pasado.

 

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario