Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Desembarco del Granma demostró la determinación del pueblo cubano de darlo todo por su liberación

yate granma

El desembarco del yate Granma, a juicio del Francisco Humberto Figaredo Curiel, profesor de la Universidad de La Habana, “fue una experiencia de gran importancia militar”. Esta afirmación, que puede resultar polémica, el catedrático la sostiene con el argumento de que tuvo un impacto favorable para la ofensiva de las fuerzas revolucionarias cubanas.

La expedición comandada por Fidel Castro, en sí misma puede ser vista como un desastre, pues la embarcación encalló y los combatientes se vieron obligados a dispersarse ante el ataque sorpresa del ejército del dictador Fulgencio Batista. Pero Figaredo Curiel el catedrático subrayó que la incursión dejó en claro “cómo, a base de inteligencia, valor y organización, pueden realizarse acciones complejas en condiciones adversas hasta el punto de ser ejemplo de respuesta revolucionaria, creativa, de un pueblo dispuesto a dar todo por su liberación”.

Desde ese punto de vista, aseveró que “aventura del Granma representa uno de los hechos más relevantes de la lucha del pueblo cubano por su liberación durante la segunda mitad del siglo XX”.

Figaredo Curiel, quien se encuentra en Venezuela por invitación de la Escuela de Formación del ministerio para las Relaciones Exteriores, añadió que “con las guerras de liberación nacional, iniciadas en 1868, no se logró la verdadera independencia, sino que durante 57 años después fuimos una neocolonia yanqui”.

“Para comprenderlo, debe verse desde la perspectiva de la lucha de cualquier pueblo que esté decidido a luchar hasta las últimas consecuencias por su libertad e independencia, porque para ellos un acontecimiento histórico como este, puede tener un valor especial. Estaríamos hablando de pueblos como el venezolano y el palestino”, enfatizó.

El Granma

“El Granma, un yate de paseo construido en 1943, arribó a las costas de Cuba el 2 de diciembre de 1956, con el propósito de realizar la invasión armada de la isla para combatir la dictadura de Fulgencio Batista, gobernante en el país después de dar un golpe de estado en marzo de 1953”, relató Figaredo Curiel.

Señaló que la expedición fue organizada y comanda por Fidel Casto, “un joven revolucionario en quien el pueblo reconoció que tenía las cualidades para conducirlo en la lucha por el triunfo definitivo, junto con varios de los integrantes el fracasado asalto al Cuartel Moncada”.

Los expedicionarios formaban un grupo de 82 personas: 78 cubanos, “un mexicano, un dominicano, un italiano y un argentino, que era el Che Guevara, el guerrillero heroico”, detalló.

Un factor que puso de relieve el investigador, es que “los jóvenes participantes en el asalto al Moncada fueron en su mayoría asesinados. Pero un grupo de ellos, que después de haber sido capturados y recibido las más crueles torturas, fueron encarcelados y, debido a la presión popular, luego de 22 meses de cárcel amnistiados”.

Entre ellos estaba Fidel Castro, quien se exilió en México donde organizó la incursión armada, apuntó. En torno a él “se nuclearon los futuros expedicionarios y comenzaron a recibir instrucción militar. Las armas se consiguieron a través del mexicano Antonio Conde y la preparación militar quedó a cargo del veterano comandante de la Guerra Civil Española Alberto Bayo”.

El yate fue comprado por Antonio Conde a empresarios estadounidenses y el nombre proviene de la forma familiar de tratar en inglés a la abuela: de “grand mother” deriva “granma”, !es una abreviatura –agregó.

Contexto histórico

El profesor comentó que “la expedición tuvo lugar en una coyuntura internacional relativamente favorable para la lucha revolucionaria y la independencia de los pueblos, pues hacía poco tiempo había finalizado la II Guerra Mundial. En los años 50 detalló, “se desarrolla la guerra de Corea, Libia se independizaba de Itallia , se estaba formando del Pacto de Varsovia, Ghana se independizaba de Inglaterra”.

En el caso de Cuba, indicó, “no había margen para una victoria popular por vía de las urnas; y esto fue algo que comprendieron muy bien Fidel Castro y sus compañeros al salir de prisión, luego del asalto al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953”.

CÓMO SE REALIZÓ

Para dar un ejemplo de cómo fue la incursión del Granma, Figaredo citó este fragmento del texto “Una revolución que comienza”, de Ernesto Che Guevara: “Quedamos en tierra firme, a la deriva, dando traspiés, constituyendo un ejército de sombras, de fantasmas, que caminaban como siguiendo el impulso de algún oscuro mecanismo psíquico”.

Al respecto, sostuvo que “falló una de las premisas fundamentales del plan táctico, que era la simultaneidad del alzamiento en Santiago de Cuba con el desembarco para distraer las fuerzas de la dictadura. Batista tenía información de la salida del yate y su propósito y los mandos militares habían circulado la descripción del barco, con instrucciones para su captura”.

“En medio de un mal tiempo y en la noche cerrada al intentar desembarcar cuando enfilaron por el canal de Niquero comprobaron que las boyas no coincidían con los datos de la carta náutica. Esto les hizo dudar de dónde se encontraban, disminuyeron la velocidad y cambiaron el rumbo”, relató.

En esas circunstacias, “Fidel decidió entonces dirigirse a la costa para desembarcar, y en la tarde del primero de diciembre informó a todos que lo harían de un momento a otro en un punto cercano de Niquero, al sur de Oriente y dio a conocer la estructura militar que asumirían”. El resultado de la maniobra, lo describió así:

“En una punta de mangle nombrada Los Cayuelos, a dos kilómetros de la playa Las Coloradas, donde planeaban desembarcar, el yate Granma encayó, lo cual obligó a adelantar el desembarco. Eran las 06:50 horas del 2 de diciembre de 1956”.

“Los expedicionarios se introdujeron en la ciénaga, de la que les costó varias horas salir. Durante la marcha abandonaron la mayor parte del equipamiento. Aunque la aviación los sobrevoló el mangle los mantuvo ocultos de la vista de los pilotos. El 5 de diciembre en la madrugada acamparon en un pequeño cayo al costado de un cañaveral conocido como Alegría de Pío. Aunque el lugar era malo para acampar la fatiga les obligó a detenerse y correr el riesgo, contó Figaredo.

“Vigilados por la aviación y perseguidos por tropas del Ejército, los expedicionarios fueron sorprendidos en Alegría de Pío, donde habían acampado. Atacados desde varias direcciones y rota la cadena de mando los expedicionarios se retiraron como pudieron en diferentes direcciones formando pequeños grupos”, prosiguió.

Figaredo ofreció un balance de la situación al momento de hacer contacto con los compañeros que se encontraban en la guerrilla de la Sierra Maestra: “Veintiún expedicionarios ayudados por los campesinos de la Sierra Maestra, organizados por Celia Sánchez Manduley lograron romper el cerco y reagruparse para constituir el núcleo del futuro Ejército Rebelde; un número igual murió, una pequeña parte en combate con el ejército”.

La mayor parte cayeron “asesinados luego de ser capturados; diecinueve lograron romper el cerco y salir de la zona, algunos se incorporaron posteriormente a la lucha en las montañas; y el resto fue hecho prisionero y enviado a prisión, donde permaneció hasta el final de la guerra”.

De este modo, con el desembarco del Granma “se dan los primeros pasos de la posterior lucha armada guerrillera en las montañas, la formación del Ejército Rebelde y la materialización de los esfuerzos para lograr la liberación definitiva de la dictadura batistiana y del dominio de los Estados Unidos. Por eso en Cuba el Día del Ejército se celebra el 2 de diciembre”, concluyó el catedrático.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario