Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Economía de recursos en programa de alfabetización cubano

Con casi siete millones de personas sacadas de la ignorancia en una década, el método de alfabetización cubano Yo, sí puedo se caracteriza por la economía de recursos humanos y financieros.

Ha demostrado que con economía de recursos y de tiempo puede eliminarse el flagelo, señaló a Prensa Latina José Ricardo del Real, jefe del Departamento de Educación de Jóvenes y Adultos y Alfabetización del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño.

El programa cubano -aplicado por primera vez en Venezuela en 2002- cuenta ya con una cifra superior a lo conseguido hasta hoy por otros programas en el mundo, a lo que se suma otro millón actualmente en clases.

Interrogado acerca de los costos del Yo, sí puedo -el cual suele desarrollarse entre siete y 14 semanas-, Del Real afirmó que el costo es relativo en función de la concepción del programa, pero que como promedio no supera los cinco dólares.

Dependiendo de la concepción del programa y el aseguramiento de los materiales docentes, televisor y reproductor de DVD, alfabetizar a una persona puede costar de cuatro a cinco dólares, estimó.

Con simple aritmética se necesitarían siete mil 590 millones de dólares para eliminar ese flagelo, a juzgar por la estadística que sitúa en 759 millones los adultos que no saben leer y escribir.

El dato se duplicaría si se cuentan los que no tienen el nivel equivalente a la enseñanza elemental (seis grados), añadió.

Su amplia versatilidad para llegar a los lugares más recónditos, unido al empleo de facilitadores, por lo general voluntarios, ha permitido la disminución de los costos y tiempos de duración, aseguró el académico.

Por delante tenemos como gran reto el de Angola, que quiere alfabetizar de aquí a 2017 unos ocho millones de iletrados con la ayuda del Yo, sí puedo, manifestó.

Igualmente reveló que Argelia y Burkina Faso (busca el financiamiento para la adquisición de los medios técnicos), están interesados en aplicar la experiencia cubana.

El gran desafío, subrayó Del Real, es mantener el respeto por la diversidad cultural sobre la base de la búsqueda de la unidad en aquellos lugares donde se habla más de una lengua.

De ahí que las grabaciones de las clases se realizan con actores de cada nación e incluyen variaciones propias del idioma hablado en cada territorio, flexibilidad que busca la aceptación y el apoyo de las experiencias vividas por los beneficiados.

Sin embargo, el académico llamó la atención sobre la continuidad de la preparación de los recién alfabetizados con el Ya puedo leer (un programa presencial de un mes) y el Yo, sí puedo seguir (dos años) para evitar que por falta de práctica retornen al analfabetismo.

Al delinear los próximos pasos del modelo, empleado tanto en zonas urbanas como rurales y con 28 contextualizaciones (una por cada país en el que se ha aplicado), destacó los esfuerzos de Ecuador por reducir los índices de analfabetismo a menos de cuatro por ciento.

Más allá de la alfabetización, Del Real subrayó que con el método se busca la formación de ciudadanos que participen activamente en la solución de los problemas de sus comunidades.

Tal accionar le valió el premio Rey Sejong de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por el respeto a los contextos y las identidades nacionales de los pueblos.

El galardón fue entregado al programa en 2006 por adaptarse a los varios contextos sociales, culturales y étnicos de las diversas naciones, además de desarrollar en las lecciones temas relativos a la familia, la protección del medio ambiente, la salud y la higiene.

Tomado de Prensa Latina

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario