Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Embajador de Cuba en Venezuela habla del asedio de la Embajada en el 2002 (+Fotos y videos)

“Reprobable y condenable”, dos palabras que utilizó el embajador de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco Fuentes, para describir los hechos que llevaron a una multitud a rodear la sede diplomática y exigir una revisión de sus instalaciones durante el golpe de estado de 2002.

Y es que 10 años después, cabe hacer una valoración sobre uno de los capítulos más resaltantes de aquel momento. Mientras las cámaras enfocaban a una multitud de gente destruyendo los vehículos diplomáticos, los gritos pedían que se entregaran aquellos que pertenecían al Gobierno de Hugo Chávez y que supuestamente estaban asilados en aquella locación.

Hoy, la Embajada sigue en el mismo lugar de aquel entonces. Su cuerpo diplomático y fachada han cambiado, pero no así el análisis de lo que sucedió en aquel entonces.

“Como parte de las acciones del golpe de estado, numerosos individuos asediaron durante varios días la Embajada dirigiendo improperios en contra de los funcionarios que estaban aquí”, explicó el embajador Polanco en una entrevista exclusiva para Noticias24.

“Aquello fue un acto hostil y cruel de tinte fascista, y nuestro pueblo recuerda con mucha dignidad el esfuerzo que hicieron los diplomáticos cubanos en aquel momento para impedir que se consumaran esas acciones en nuestra sede”.

El principio: “No había ningún representante del gobierno bolivariano en la Embajada de Cuba”

A pesar de no estar en la Embajada en aquel entonces, Polanco Fuentes asegura que todo comenzó cuando se señalaron “mentiras” en contra del gobierno cubano “como la salida de armas de la Embajada”, por ejemplo. Y otro dato que indicó era equivocado, fue justamente lo que llevó a la gente a concentrarse a las puertas de la institución.

“No había ningún representante del gobierno bolivariano en la Embajada de Cuba y eso fue dicho por el Embajador a la prensa en ese momento”, destacó. Sin embargo, añadió algo más al respecto que define su posición como diplomático de carrera y al servicio de su país: “Pero, incluso, si hubiera existido alguna persona en las instalaciones de la Embajada de Cuba, tendríamos el derecho de revisar la situación de cualquier persona para la solicitud de asilo político”.

Polanco hacía con esta afirmación especial énfasis en el artículo 2 de la Convención sobre Asilo Diplomático que indica:

“Todo Estado tiene derecho de conceder asilo; pero no está obligado a otorgarlo ni a declarar por qué lo niega”

Y guiado por este principio aceptado internacionalmente, resaltó que “nunca permitiríamos que se revise una sede diplomática, que se humille a nuestro pueblo, es algo violatorio de las normas internacionales y esa era la intención”.

Cuba y Venezuela: “Se ha intentado acusar a Cuba como elemento de política interna dentro de Venezuela”

Durante los meses previos al golpe de Estado múltiples denuncias eran arrojadas en torno a las relaciones entre Venezuela y la isla de Cuba. Pero, para Polanco, se trataba simplemente de acusaciones falsas “con respecto a la hermandad de nuestros pueblos”.

“Fueron años donde los medios jugaron un papel importante en aquella campaña difamatoria contra Cuba (…); se hablaba de la supuesta cubanización de Venezuela; de la presencia de agentes cubanos en Venezuela y la intromisión en los asuntos internos”, explicó.

“Es absolutamente falso”, dijo firme. “Es parte de la campaña que ha enfrentado Cuba en estos años de revolución y con que ha tenido que lidiar, enfrentándola con la verdad. En alguna medida es cierto que los medios incitaron aquel odio contra Cuba, la Embajada, nuestro gobierno y la revolución, como parte de un intento de atacar al gobierno del presidente Chávez. Es una táctica de satanización de Cuba y Venezuela, que ha contado con la complicidad demedios y gobiernos de varias potencias”.

10 años después: ¿Se puede repetir?

Dentro de su amplia experiencia en la carrera diplomática, Rogelio Polanco Fuentes calificó como “suicida” cualquier intento similar al de los hechos de abril de 2002, en este u otro país.

“Quien intente hacer lo que se hizo contra la misión diplomática de Cuba en Venezuela (…) está poniéndose fuera de la ley internacional. Está tratando de imponer su propia manera de establecer la legalidad internacional. Sería condenable y condenado por todo el mundo, como hoy son condenadas las acciones de violencia de países como Estados Unidos”, señaló.

“Fue un golpe de Estado fascista contra un gobierno democráticamente electo por el pueblo de Venezuela. Un intento de acabar con un procesos de transformación y cambio a favor de los más desposeídos; un intento de acabar con la dignidad de un pueblo. Un hecho condenable y repudiable que a 10 años genera el rechazo de todos aquellos que no podemos estar de acuerdo con que se imponga la violencia y con que las leyes del derecho internacional queden pisoteadas. A 10 años de aquel golpe de Estado y del intento fascista de entrar a la embajada, rechazamos aquellos intentos y reiteramos que nuestro pueblo y gobierno defenderán por siempre la dignidad de nuestro país y su soberanía; y como en aquel momento reiteramos que estaremos dispuestos a defender esa soberanía al riesgo de nuestras propias vidas”

Pretensión flagrante de violar una norma internacional

“No puedo ratificar ni afirmar que aquí no haya ningún asilado (…) porque no pude dar una revisión a la Embajada”, fueron las palabras de Capriles Radonski en uno de los hechos más polémicos de abril de 2002: el asedio a la Embajada de Cuba.

Recordando aquellos días, la cara más visible de la situación es sin duda la del actual Gobernador de Miranda y candidato presidencial por la oposición. Acudiendo a la Embajada durante las manifestaciones, Capriles Radonski subió por una escalera para adentrarse a la sede diplomática y conversar con el Embajador. Pero tal y como lo dijo a la salida, el motivo último fue buscar a miembros del Gobierno de Hugo Chávez que pudieran estar asilados en el recinto.

El  embajador cubano, con talante diplomático, aseguró que no es su deber opinar sobre la política interna del país, haciendo referencias al liderazgo de Capriles dentro de la oposición y a las venideras elecciones. Sin embargo, sí señaló que ese día muchos que tenían la autoridad de hacer algo, sencillamente, no lo hicieron.

Haciendo hincapié en que prefiere hablar de hechos y no de especulaciones, mencionó que “en aquel momento el Alcalde de Baruta (Capriles Radonski) llegó hasta la embajada e intentó revisar las instalaciones”. Esto, puntualizó, constituye una violación a las normas internacionales, específicamente, al artículo 22 de la Convención de Viena, que tanto Cuba como Venezuela, han aceptado y ratificado:

1. Los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión.

2. El Estado receptor tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad.

3. Los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución.

“Está claro que en aquel momento hubo una pretensión flagrante de violar una norma internacional por una autoridad que, a su vez, cuando sale no hace absolutamente nada por impedir que continuara la acción violenta”, dijo. “He ahí como nosotros valoramos lo que pasó, las conclusiones sobre qué hacer y sobre el futuro deben ser sacadas por el propio pueblo venezolano”.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Noticias24

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario