Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Embajador Polanco participó en conversatorio en el Banco Central de Venezuela

Embajador participó en conversatorio en el BCV Cuba y Venezuela son objeto de una guerra económica porque defienden su soberanía

Rogelio Polanco RNV

Estrechamente unidas por lazos históricos, culturales, económicos y políticos, tanto Cuba como  Venezuela son el blanco de una guerra no convencional por parte de la administración de los Estados Unidos. La razón de este ataque es que ambos países mantienen una férrea defensa de su soberanía y no se pliegan a los designios del imperio norteamericano.

El embajador  de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco, está convencido de que el pueblo cubano y “el hermano pueblo venezolano” saldrán airosos de este desafío, aferrándose a sus principios y a su historia.

Durante su participación en el foro La Experiencia Cubana ante el Bloqueo, Financiero, Económico y Comercial por parte del Imperialismo Norteamericano, que organizó el Movimiento de Trabajadores y Trabajadoras Revolucionarios del Banco Central de Venezuela (MTTRBCV), el alto funcionario diplomático destacó que el bloqueo, así como las mal llamadas sanciones económicas hacen parte de una estrategia de guerra que tiene su fundamento jurídico en la Ley de Comercio contra el enemigo de 1917.  

“¿Quién sanciona y con qué derecho? El bloqueo es un acto de genocidio y las sanciones son medidas coercitivas que se arroga el imperio para intentar doblegar a nuestros pueblos”, expresó Polanco quien señaló que luego de casi seis décadas de saboteo contra Cuba, este país ha registrado pérdidas de US$ 822.280 millones, tomando como referencia la devaluación del dólar frente al oro.

Polanco también precisó que más de 70% de la población cubana ha nacido y crecido bajo el bloqueo y aseveró que esta medida de guerra económica ha sido el principal obstáculo para el desarrollo de Cuba. Durante el período especial en la década de los 90, esta medida punitiva generó un “impacto brutal”, provocando una caída del producto Interno Bruto de 35%, entre 1989 y 1993. Lo que significó un descenso del 10% anual con consecuencias negativas en el plano social, político y asistencial.

No obstante, Polanco sostuvo que se pudo trascender esa arremetida gracias a un gran consenso nacional, una dirección revolucionaria preclara y un gran proceso de unidad popular. “Nadie quedó desempleado, nadie quedó abandonado, surgió la iniciativa y la inventiva. Nuestro pueblo resistió. No nos rendimos, como estamos seguros que ustedes tampoco lo harán. Cuente el pueblo de Venezuela con toda nuestra solidaridad”, completó el alto funcionario.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario