Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Entregan restos de joven asesinado en manifestación por Cuba en 1961

Restos  de Alberto Rudas

El cadáver de un liceísta de 16 años, asesinado a tiros por agentes policiales en Caracas el 15 de noviembre de 1961, fue robado horas después por la Digepol, un cuerpo de policía política de la llamada IV República.

El insólito suceso se registró durante el funeral de Alberto Rudas Mezones, quien con tan sólo 16 años cayó abatido en la plaza O’Leary de Caracas.

Él participaba junto a una decena de jóvenes en un acto de solidaridad con la República de Cuba ante la ruptura diplomática del Gobierno de Venezuela con esa nación, en noviembre de 1961.

La jornada fue dispersada a disparos por una comisión de la extinta Dirección General de Policía (Digepol), reseña una crónica de la agencia AVN. Una de esas balas alcanzó a Alberto en el estómago y le quitó la vida.

Acto seguido al asesinato del adolescente de 16 años, la regla fue: “Sin cuerpo no hay delito ni enfado popular”.

El cadáver de Alberto fue secuestrado en la funeraria La Coromoto, ubicada al oeste de Caracas y, posteriormente, enterrado sin consentimiento de la familia en el Cementerio del Sur.

“Se llevaron los restos de mi primo Alberto sin mediar palabras. Un tiempo después mis familiares se enteraron de que ya estaba enterrado, pero no dieron nunca con el lugar de la tumba”, relata Michell Hernández Mezones, primo materno de Alberto.

Asimismo, recordó que la espera para las investigaciones y para la ubicación de la tumba fue larga.

“Los órganos del Estado en aquella época no daban información alguna, siempre decían que estaban investigando y nada. El caso estaba más que archivado y silenciado”.

Por 51 años, no se tenía certeza de dónde había sido enterrado, aunque en algún momento se le había informado a su hermano del lugar aproximado, pero no era posible realizar experticias para comprobarlo. La tumba fue encontrada a principios de 2013.

Luego, en junio de ese mismo año, se practicó la exhumación de los restos en el Cementerio General del Sur y se confirmó, efectivamente, que era de Alberto.

Tras haber pasado 53 años del asesinato y posterior desaparición del joven, sus restos fueron entregados a sus familiares el pasado jueves 22 de mayo.

“Es justicia para Alberto y toda la familia”, recalcó Michell, desde el Cuartel San Carlos, cuyos calabozos sirvieron de espacio para las prácticas de torturas, masacres y asesinatos en la Cuarta República.

TE DESPLOMASTE A MI LADO

Julio César Belisario Rodríguez, compañero de lucha de aquel período, recuerda a Rudas Mezones y evoca su muerte en unas notas publicadas en 2009.

“En abril de 1961, habíamos constituido ya una vorágine de jóvenes críticos a las puertas del liceo (…) Nuestro armamento defensivo, constituido por cuadernos de estudiantes con apuntes de Física, de Química, de Biología, fue quedando regado en las calles de Caracas en poder del enemigo”, cuenta.

Y agrega que “nos evadimos buscando ansiosos y sofocados por los gases tóxicos de las bombas lacrimógenas y los cada vez más cercanos tiros… ¡Corre Belisario, corre coño, no te pares!, me gritabas contiguo a mi lado derecho”.

“Con el alma y la angustia me saltaron las lágrimas cuando, como en suspenso, se presentó la tragedia y te desplomaste a mi lado, hacia la eternidad, sin poder abrazarme a tu cadáver”, cierra magistralmente la nota del compañero combatiente Belisario Rodríguez,

UN JOVEN ÁGIL Y ALEGRE ANTE LA VIDA

Por su lado, el expresidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, dice que la imagen que conserva de Rudas Mezones es la de un activista que discutía, leía y hacía trabajo social y se perfilaba como un cuadro revolucionario.

“Joven, de color negro, delgado, ágil y de alegría ante la vida y por la vida” agrega a la descripción del comprometido militante.

Su muerte trágica en la defensa de la Revolución Cubana lo ubica entre los primeros héroes de la resistencia armada de entonces y su nombre aparece en el primer destacamento urbano del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Caracas y luego en el Frente Guerrillero Ezequiel Zamora de El Bachiller.

Soto Rojas alude a su vez al libro Víctimas de la Democracia Representativa en Venezuela, del periodista Raúl Zurita Daza, quien asegura que el secuestro del cadáver le quitó a la familia de Rudas Mezones el sagrado derecho a honrar a su deudo y constituyó un atropello sin precedentes en la historia política y policial de Venezuela.

¡Viva Cuba!

Alberto Rudas Mezones nació el 14 de enero de 1945 en San José de Río Chico, población barloventeña ubicada en el estado Miranda. Cursaba 3er. año de bachillerato en el Liceo Juan Vicente González, que era la versión nocturna del Liceo Andrés Bello.
El Comandante Fidel Castro dijo en su intervención con motivo de la celebración aniversaria del Partido Comunista en el año 1967: “En el mismo centro de Caracas, en El Silencio, una bala de la policía asesinó a Alberto Rudas Mezones, cuyo único delito había sido gritar ¡Viva Cuba!

__________

OEA, Naciones Unidas y la Cruz Roja nunca investigaron crímenes de la IV

“La OEA (Organización de Estados Americanos), ONU (Organización de las Naciones Unidas) y Cruz Roja Mundial se hicieron siempre de la vista gorda. Aquí no vino nunca una comisión de esos organismos“, relata Pura Soto Rojas, integrante  de la Comisión por la Justicia y la Verdad para sancionar a los responsables de los crímenes políticos de la Cuarta República (1958- 1998), reseñó AVN.

Pura es hermana de Víctor Soto Rojas, quien, tres años después del asesinato de Rudas Mezones, fue lanzado vivo desde un helicóptero durante el gobierno de Raúl Leoni (1964-1969). Su cuerpo aún no ha sido encontrado.

La Comisión fue creada en febrero de 2013 y unos 140 expedientes relacionados con desapariciones, torturas y masacres ejecutadas en ese período fueron reabiertos por el Ministerio Público, tarea para la cual cuentan con 14 fiscales y expertos de la Unidad Criminalística contra la Vulneración de los Derechos Humanos.

“Tenemos que hacer justicia, y qué mejor forma de hacerla que defendiendo a Venezuela, porque eso era lo que ellos (las víctimas) hacían: defender los intereses de Venezuela, y por eso fueron fusilados, desaparecidos, asesinados a sangre fría”, reiteró, al tiempo que recordó que, ante esa realidad que se vivió en el país, y de la cual hay pruebas, “ningún organismo internacional se pronunció”.

Ahora que se está haciendo justicia y se defiende la libertad, quieren fijar postura”, rechazó.

La coherencia y ética de los líderes sociales, estudiantes y otros venezolanos, fue una amenaza para el bipartidismo adecopeyano. Esa realidad le costó la vida a unas 3 mil personas, la mayoría jóvenes, recalcó Pura Soto Rojas.

CCs

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario