Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Gigantesca manifestación de apoyo a Chávez este Primero de Mayo

CARACAS.- Nuevos desafíos tienen los trabajadores y el pueblo venezolano y este Primero de Mayo por cientos de miles desfilaron por las calles de esta capital, desde la barriada de Catia hasta llenar como una alfombra roja la amplia avenida Bolívar, desde cuyas Torres del Silencio les habló el presidente comandante Hugo Chávez Frías, y quien acompañó la marcha de los trabajadores por las Avenidas Lecuna y Bolívar.

Me sentí aquí mismo transportado a muchos años atrás, en Barinas, cuando era estudiante y escuché el discurso de José Vicente Rangel, fue hace 50 años y aquí sigue firme, igual que Fernando Rojas, son ejemplo, esos son los indispensables, dijo el líder de la Revolución Bolivariana y comenzó a entonar las notas del Himno del Bravo Pueblo que llenó todo el éter caraqueño en miles de voces que desde las nueve de la mañana, y aún antes, ya iban tomando las avenidas y plazas, desbordando Caracas en un día de júbilo y, este acto comenzaba casi rayando las 3:30 de la tarde.

Marea socialista, trabajadores de las empresas básicas, petroleros, líderes obreros, sindicatos, clase obrera, a todos los saludó y no los nombró uno a uno porque no alcanzaría toda la tarde. Vinieron de cada rincón del Distrito Capital y también representaciones de cada estado del país, porque tienen muchas razones para hacer esta fiesta popular, como nos fueron testimoniando a todo lo largo de este tramo inmenso de la ciudad las conserjes unidas, los obreros de Sidor, los empleados de Cantv, los campesinos de Guárico y de Yaracuy, los jóvenes del Frente Francisco Miranda, los militantes del PSUV y los del Partido Comunista y hasta los muchachos y muchachas de Zapatos Rotos de Lara que denunciaban a su gobernador saltatalanquera y algún alcalde de igual conducta porque les habían prohibido estar con sus patinetas en los espacios públicos… Era, como dijo José Vicente Rangel, no solo la fiesta clasista, era la fiesta de todos los venezolanos de corazón.

Chávez reconoció deudas con los trabajadores, errores y debilidades, pero este es un gobierno obrerista y entregado a los intereses de la clase trabajadora venezolana, «ustedes lo saben muy bien», ratificó, y este pueblo le daba la razón.

Entre las lentitudes que criticó el mandatario afirmó que ya era hora de la Asamblea Nacional aprobara una nueva Ley del Trabajo, y cuya propuesta definitiva –que ahora se discute mediante el parlamentarismo social de calle: será entregada al Parlamento con el objetivo de discutirla y aprobarla en el período legislativo actual.

El Presidente aseguró que se han incorporado al trabajo a 3,2 millones de trabajadores en 12 años de gobierno revolucionario, argumento suficiente para demostrar que en Venezuela se recuperó el verdadero y real significado del Día de los Trabajadores. El pueblo presente en la Avenida Bolívar lo mostraba con su apoyo irrestricto al líder bolivariano y a las más recientes medidas económicas, entre ellas el aumento del 25 por ciento del salario mínimo, del 45 por ciento para los empleados del servicio público, del 40 por ciento para el sector universitario, y para pensionados, jubilados y madres del barrio, mediante el seguro social, lo que significa un monto de más de 15 000 millones de bolívares.

Sin embargo, algunos de los carteles enarbolados por los trabajadores exigían el castigo a la especulación y eso mismo apuntaba Norma, una trabajadora de las cadenas hoteleras de la industria turística, cuando aplaudía los aumentos salariales, pero aseguraba que había que garantizar que los precios que subían los comerciantes e industriales tuvieran un coto para que se garantizará la efectividad de las medidas del Presidente Chávez.

Atento a las preocupaciones de su pueblo, uno de los puntos abordados por el mandatario en sus palabras fue el anuncio de que se darían a conocer acciones gubernamentales contra la especulación y la inflación creada por la burguesía.

La Revolución Bolivariana está amenazada desde dentro de nuestro país por la burguesía apátrida que además no tiene ni el más mínimo respeto por la verdad, no tienen vergüenza y todos los días lanzan campañas para tratar de engañar al pueblo, afirmó.

Otro eje central de la alocución presidencial en el Día de los Trabajadores fue el tema de la vivienda, de la que ha lanzado una Gran Misión con el propósito de saldar una de las mayores deudas sociales y que implica la construcción de dos millones de viviendas dignas en un plazo de siete años, de ellas 150 000 en este 2011. Y en ese plan de reconstrucción y hacer avanzar a Venezuela, también se refirió a la construcción del ferrocarril, una obra gigantesca en que están enfrascados, la explotación de la Franja Petrolera del Orinoco, el tema minero de la región de Guayana, la petroquímica, y la Gran Misión AgroVenezuela, fuentes todas que requerirán de miles y miles de trabajadores y trabajadoras.

«Aquí lo que viene es trabajo, trabajo y más trabajo y para que sea trabajo liberador debe estar acompañado de sabiduría, de saber y de conciencia de los obreros».

El contraste con esta Venezuela verdadera, con esta marcha multitudinaria de los verdaderos trabajadores, con este pueblo apoyando a su Presidente Comandante, apenas se hizo sentir la minúscula marchita de los que responden a los intereses de la oligarquía. El Primero de Mayo en Venezuela, el de los verdaderos trabajadores, fue por eso fiesta y celebración contundente.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario