Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Jefe de la USAID defiende programa subversivo contra Cuba

USAID

La red social creada por USAID en Cuba con fines subversivos —conocida como ZunZuneo— fue “un disparate” que seguramente sería descubierta y desbaratada, indicó este martes el presidente del subcomité  del Senado sobre el Departamento de Estado y Operación en el Extranjero.

El senador demócrata Patrick Leahy, cuya comisión supervisa el  desempeño de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID), aseguró además que la organización nunca reveló apropiadamente al Congreso las intenciones de su plan.
La semana pasada una investigación de AP mostró que la USAID supervisó la creación de un servicio de mensajes de texto para los celulares cubanos que tenía como objetivo final crear una plataforma de contenidos políticos para alterar el orden interno del país. Documentos y entrevistas corroboraron que la agencia y sus contratistas hicieron grandes esfuerzos para ocultar los nexos del proyecto con el gobierno de Estados Unidos.

Según un reporte de AP firmado por los mismos periodistas que revelaron la existencia del programa, Leahy declaró con tono airado este martes: “Desde sus mismos inicios, esto estaba destinado al fracaso”.

El administrador de USAID, Rajiv Shah —citado a la comisión del Senado para ofrecer explicaciones sobre el caso—, justificó el programa con el argumento de que formaba parte de las gestiones de Washington para “facilitar el flujo de información entre los cubanos” e insistió en que la operación se realizó “discretamente”.

Shah negó la versión de AP sobre el origen secreto de los fondos para ZunZuneo y aseguró que estaba incluido en el presupuesto del Congreso para sus operaciones en Cuba.

Pero Leahy interrumpió a Shah y le señaló que él también leyó los documentos relacionados con el presupuesto. “Si usted pudo interpretar esos documentos de esa manera, está haciendo un mejor trabajo que nosotros”, dijo.

La partida anual que aprueba el legislativo para promover lo que Estados Unidos llama la “democracia en Cuba” asciende a casi 20 millones de dólares. Las autoridades cubanas han mostrado incontables evidencias de que esos fondos lo que buscan es socavar el orden político y social de un gobierno legítimo, por lo que constituyen una violación de la legislación internacional.

Shah refirió que el reportaje de la AP contenía diversas imprecisiones, pero no dijo cuáles y no se le preguntó.

La semana pasada, Leahy había calificado el programa ZunZuneo como “tonto, tonto, tonto”.

Declaró también que empleados de la USAID han estado llamando para quejarse de ese tipo de programas. Hemos recibido correos electrónicos de empleados de USAID de todo el mundo preguntándonos: “¿cómo se les ocurre hacer eso, poniéndonos en peligro?”, dijo Leahy.

Proyectos como el revelado por la AP, refirieron, ayudan a demostrar el criterio de que la agencia es en realidad una fachada para el espionaje estadounidense.

Si bien esa afirmación no resulta novedosa para los pueblos latinoamericanos, acostumbrados a los intentos desestabilizadores de Washington a través de la USAID y otras organizaciones similares, el tema ha sido escandaloso al interior de Estados Unidos.

El ciudadano norteamericano común cree que esa agencia —que funciona con presupuesto federal directamente del bolsillo de los contribuyentes— existe solo para ayudar al desarrollo de naciones empobrecidas.

El propio Leahy, quien supervisa el panel legislativo donde tuvo lugar la sesión, preguntó en varias ocasiones a Shah si a las personas que usaron el ZunZuneo en Cuba se les informó que este era patrocinado por el gobierno de Estados Unidos, a lo que el funcionario respondió: “la gente no lo sabía”.

A partir de ahora, el Congreso entrará en un proceso para determinar si el programa debió ser secreto bajo la categoría de “encubierto” de acuerdo con lo que establece la ley de seguridad nacional de Estados Unidos, que estipula como requisito para la realización de acciones encubiertas que el presidente las autorice y que se informe de ellas a las comisiones de inteligencia.

Así, los debates respecto a ZunZuneo han estado relacionados con la legalidad dentro del sistema político norteamericano, pero no se cuestiona el objetivo que perseguía el programa: subvertir el orden en Cuba.

De hecho, la semana pasada la Casa Blanca dijo sin muchos reparos que el Congreso  financia programas para promover la “democracia” en Cuba, ayuda a los cubanos a mejorar el acceso a la información y fortalecer a la sociedad civil”.

Desde que Barack Obama llegó a la presidencia, su política ha  perseguido el mismo objetivo estratégico con respecto a Cuba que sus antecesores: el “cambio de régimen”; pero ha tratado de introducir algunos métodos novedosos, relacionados con el uso de las nuevas tecnologías de las comunicaciones.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario