Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

La humana labor de una doctora cubana

Doctora cubana en Venezuelña

La experiencia de prestar servicios en Venezuela dejó una huella en la cardióloga cubana Daysi Luperon Loforte, quien laboró en el municipio El Tigre del estado de Anzoátegui, del 2006 al 2010.

Desde hace 23 años ejerce como médico y es graduada de la especialidad de cardiología clínica desde el año 2000. En la actualidad conforma la nómina del Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras de la capital cubana.

En diálogo con Granma Internacional afirma que constituye un compromiso para los médicos cubanos trabajar en la patria de Bolívar, porque se participa en acontecimientos políticos trascendentales en la medida que se acompaña al pueblo en su lucha por la soberanía nacional.

“Viví en una sociedad muy dinámica, con cambios sociales estructurales. Me integré al programa de asistencia médica Barrio Adentro para la pesquisa de enfermedades en la población, a la Misión Milagro para el diagnóstico y tratamiento quirúrgico de enfermedades oculares y en la José Gregorio Hernández para detectar personas con discapacidad”, asevera la doctora.

Laboró en un Centro de Alta Tecnología Ernesto Che Guevara, con la posibilidad de contar con equipos de avanzada para la evaluación y seguimiento de patologías, lo cual la hizo estudiar y prepararse para hacer uso racional y óptimo del equipamiento.

“Recuerdo la valoración de un joven venezolano con una cardiopatía dilatada por el mal de Chagas -comenta Daysi-. Al hacerle el examen clínico y luego aplicarle un electrocardiograma me di cuenta deque, su corazón funcionaba al 7% de su capacidad, algo incompatible con la vida.

En su relato afirma encontrarse con personas adultas que nunca sospecharon padecer una enfermedad cardiaca. Llegaron a la consulta por sentir falta de aire y resultaban encontrarse en un estadio final.

“Me viene a la memoria otro paciente con dolor precordial. Cuando lo evalúo, tenía la vena aorta disecada, con las paredes divididas en dos. Ello constituye un alto riesgo para la vida. Necesitaba de una cirugía inmediata valorada en 2500 dólares, por suerte fue costeada por una clínica estatal”, relata.

La cardióloga concluye: “Esa experiencia nos demuestra la necesidad de contar con un sistema de salud pública, que desde las edades tempranas de la vida garantice el diagnóstico y evolución de los padecimientos, con una red hospitalaria especializada para apoyar los tratamientos médicos de forma tal que se puedan tomar medidas para nunca llegar a una fase tardía sin conocimiento del enfermo”.

La doctora habla con pasión de su tema de investigación acerca de la cardiotoxicidad provocada por los medicamentos aplicados a pacientes aquejados de cáncer. Por tal motivo, ella labora junto a un grupo de colegas en una consulta de referencia nacional para establecer un protocolo terapéutico con el propósito de disminuir las cardiopatías en esas personas.

En estos momentos, la doctora Daysi labora en Bolivia, presta servicios en un hospital junto a médicos bolivianos. Debe instruir a esos colegas en las experiencias cubanas acerca de la especialidad de cardiología.

Su compañera de trabajo en La Habana, la licenciada en enfermería Adoración Jenki Pomares califica de excelente las cualidades humanas de Daysi, la admira por su dedicación al trabajo y su trato afable. Asegura que los pacientes de la doctora fueron distribuidos entre los demás especialistas del servicio y ninguno quedó sin seguimiento médico.

Reconoce en Daysi Luperon Loforte su alto conocimiento de la profesión, lo cual habla de las muchas horas entregadas al estudio y las investigaciones.

En ello coincidió el tecnólogo Miguel Sánchez Bernal, dirigente sindical del área: “Al recibir la voluntariedad de los trabajadores que desean colaborar en otros países, nosotros avalamos los valores éticos de los compañeros ante las tareas, por lo cual se eligen a los mejores. También prestamos atención a la familia cuando alguno de nuestros colegas cumple con el deber del internacionalismo”.

Daysi Luperon Loforte es un ejemplo de los más de 50 000 colaboradores de la salud, de ellos 25 000 médicos, que prestan su servicios en 67 países.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario