Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

La promesa incumplida de Obama sobre “Gitmo”

El incumplimiento de promesas electorales por los candidatos triunfadores en comicios presidenciales en Estados Unidos no debía ser noticia. Y, de hecho, la gran prensa corporativa de esa nación así lo corrobora cuando, como regla, evita destacar tales faltas.

Una protesta en nueva york reclamando el cierre de la cárcel enclavada en la ilegal base naval de Guantánamo.

Pero en el caso del actual presidente Barack Obama —cuyo triunfo tuvo tanto que ver con las relativamente audaces promesas que le permitieron sobreponerse al fuerte viento en contra que debió enfrentar por motivos de raza, origen social y edad, entre otros aspectos— sus incumplimientos le han situado en un escenario que podría resultarle hostil a su partido en las elecciones del 2016.

Un caso muy evidente aunque poco recordado en los medios es que Obama describió, durante su campaña presidencial del 2008, el caso de “Gitmo” (como se identifica en Estados Unidos a la ilegal base naval de Guantánamo), como “un triste capítulo en la historia americana” y prometió que, de resultar electo, cerraría la prisión en el 2009.

Poco después de lograr el triunfo en aquellos comicios, el flamante presidente reiteró en una entrevista transmitida por la televisora ABC la promesa de cerrar Gitmo.

Sin embargo, en noviembre del 2009, Obama debió reconocer que no le resultaba posible fijar un “plazo específico” para cerrar Gitmo, aunque anunció que probablemente esto tendría lugar en alguna fecha que no precisó del año 2010.

El 15 de diciembre del 2009, un memorándum presidencial emitido por Barack Obama ordenó el cierre del centro de detención y el traslado de los detenidos al Centro Correccional de Thomson, en el estado de Illinois. Pero, poco después, el procurador general Eric Holder, en carta al congresista Frank Wolf, quien se esforzaba por lograr que se aprobara una propuesta para que los detenidos en Guantánamo no fueran transferidos a Thomson, declaró que tal traslado violaría prohibiciones legales que él estaba decidido a garantizar.

Y así ha continuado hasta hoy este estira y encoge que es clara muestra de lo débil que es la Casa Blanca frente a decisiones de los poderes fácticos que en verdad rigen los destinos de la superpotencia, más allá de la voluntad popular que supuestamente se expresa en las elecciones.

Pero nótese que para nada en esta historia se hace referencia al hecho de que la existencia misma de Gitmo es indefendible y que una solución verdadera tendría que incluir, como paso principal, la devolución a Cuba del territorio que ocupa en la Isla.

“Virtualmente nadie en Estados Unidos —aparte de mí y de unos pocos académicos y diplomáticos— reconoce que la base debe ser devuelta a Cuba… El problema es cómo lograr que este asunto se convierta en tema general de debate”, afirmó Jonathan Hansen, profesor asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller de la Univer-sidad de Harvard, en el curso de un taller con expertos cubanos sobre los 110 años de ocupación de Gitmo por Estados Unidos, celebrado recientemente en La Habana.

Estados Unidos ocupa esa porción del territorio cubano en virtud de un inicuo acuerdo de duración indefinida suscrito con Cuba en febrero de 1903, al abrigo de uno de los epígrafes de la llamada Enmienda Platt introducida como apéndice a la Constitución de la naciente República cubana por presiones de Washington.

Más temprano que tarde, Gitmo tendrá que desaparecer y de ese enclave de ignominia quedará apenas una triste página más en la historia del imperialismo en los Estados Unidos de América.

Granma

 

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario