Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Maracaibo Oriental o la eternidad de Castañeda

castaneda

Se llamó José Artemio Castañeda Hechevarría y dijo adiós la semana pasada, aquí en La Habana a los 84 años de edad, sin que muchos nos diéramos cuenta. El programa matutino dominical de Radio Progreso —persistente monumento a la memoria de la música cubana de todos los tiempos— transmitió fragmentos de su última entrevista y de una conversación que sostuviera años atrás con el periodista Jorge Petinaud. Había nacido en Santiago, se hizo músico a fuerza de vocación y talento natural, y militó en varias formaciones, entre ellas Maravillas de Beltrán.

Pero no he dicho que Castañeda dejó de ser Castañeda para convertirse en Maracaibo, así a secas, o con el apellido Oriental, por obra y gracia de Beny Moré. ¿Quién no conoce ese montuno de estremecedora vigencia que resume las virtudes soneras del Bárbaro del Ritmo?

Todo comenzó cuando Fernando Álvarez, antes que se distinguiera como uno de nuestros más extraordinarios boleristas, secundaba a Beny, junto a Enrique Benítez (El Conde Negro), en la orquesta de Beny. En la fraternidad de una barra, Castañeda le tarareó un changüisito a Fernando para que se lo llevara a Beny. A este le gustó y quedó en grabarlo.

Pero el día de la grabación —29 de abril de 1958, para un disco de 45 revoluciones por minuto de la RCA Víctor que compartió con el bolero Preferí perderte, de Ángel Lores, de acuerdo al documentado registro del musicólogo Pepe Reyes Fortún— los papeles que había escrito Generoso Jiménez no aparecieron y Beny dijo que de todas maneras el número iba, y reinventó de memoria el número, lo armonizó con sus indicaciones precisas —el piano va aquí, el contrabajo allá, y los metales más acá, con el Negro Vivar luciéndose y él a inspirar, a explayarse en la improvisación: Para que tú lo bailes, mi son Maracaibo, para que tú lo goces¼ — y todo funcionó de maravillas. Nació ese día Maracaibo oriental y Castañeda comenzó a vivir una leyenda con sabor de eternidad.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario