Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Música popular cubana protagonizó gala sinfónica “Cuba en Venezuela”

Filarmonica de venezuela

Con una gala musical especial de la Orquesta Filarmónical de Venezuela dirigida  por el maestro  Enrique Pérez Mesa, director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, concluyó ayer en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, en Caracas, la programación preparada para celebrar la Semana de la Cultura Cubana.

Enrique Pérez Mesa, hizo un alto en los preparativos del Festival Internacional de Ballet de Cuba, uno de los acontecimientos artísticos más importantes de la isla, para atender la invitación especial a dirigir la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela en un concierto cargado con el sabor y la música popular cubana.

El recital comenzó con la danza habanera “Bella cubana” de José White, un compositor y violinista fundamental de la historia de la música cubana que le tocó vivir el paso del siglo XIX al XX. La pieza, que aprovecha buena parte de la potencialidad de las secciones de cuerdas comienza con unas cálidas y suaves melodías, para luego entrar en una suerte de alborozo festivo y finalmente retomar nuevamente la calidez y sonoridad.

Para la segunda pieza, como en un gesto de respeto o más bien como quien se esconde del maestro para hacer una travesura, Pérez Mesa colocó la batuta sobre el atril para dirigir, a mano limpia, un himno de los géneros afrocubanos como lo es “Tip Top”, uno de los temas más representativos de la emblemática agrupación Los Van Van, compuesta por Juan Formell, por supuesto interpretada con la rigurosidad y belleza estética del ámbito académico, combinado con el sabor de lo popular.

En los mismos términos, sin batuta y como si los instrumentos de la música académica hubieran salido de las aulas para encontrase en el patio con las sonoridades populares de la percusión afrocaribeña, sonó “De La Habana a Matanzas”, también de Juan Formell.

En ambas piezas, Enrique Pérez Mesa le dio la espalda a los músicos para invitar al público a participar y al mismo tiempo dirigirlos con el ritmo de las palmas.

PARA DESBARATARSE

ENRIQUE-PEREZ-MESA-8

“Este es un concierto atípico. El que quiera puede bailar. Puede desbaratarse si quieren los cubanos que anden por ahí… y “A bailar el toca toca”, invitó el director invitado antes de comenzar con la composición popular de Adalberto Álvarez.

Luego el público pudo disfrutar de “Guaguancó”, creado y arreglado por Guido López Gavilán, tutor en las primeras etapas de formación académica como director de Pérez Mesa. La obra, según comentó el director en una entrevista previa con el Correo del Orinoco, comenzó como una composición para coros, luego el creador hizo una versión para cuerdas y finalmente la llevó a un formato mas amplio, para orquesta completa.

GUAGUANCÓ PICANTE

La pieza, que roza con una tendencia si se quiere experimental, exige a todos los instrumentos de cuerda realizar la clave del guaguancó con la técnica del pizzicato e incluso parte de la percusión se hace sobre la superficie de estos instrumentos para crear una amalgama de ritmos muy atractivos para el público que al final dan paso de nuevo al picante gusto del guaguancó, tan potente que hasta la batuta saltó del atril para rodar… o quizás bailar por el escenario de la Sala José Félix Ribas

Una de las partes mas conmovedoras y estimulantes del espectáculo llegó cuando la orquesta interpretó una deliciosa versión del clásico cubano “Cumbanchero”, compuesto por el puertorriqueño Rafael Hernández Marín, con un arreglo del célebre artista Chucho Valdez, realizado especialmente para el pianista chino Lang Lang, considerado como uno de los músicos más talentosos de la actualidad.

EL REGRESO DE LA BATUTA

Ya casi al final del recital la batuta pareció sentirse envidiosa y solitaria y saltó de nuevo a la mano derecha de Enrique Pérez Mesa donde se movió al ritmo del “Danzón” de Alejandro García Caturla, una obra concebida para ofrecer la oportunidad para que se luzcan instrumentos como el piano, el contrabajo, la flauta, la trompeta y el trombón en solos que los músicos de la OFN mostraron con el gusto de coloridas improvisaciones.

“El danzón es el baile nacional nuestro (cubano). Aunque los mexicanos dicen que es de ellos, pero no le hagan caso que realmente es de los cubanos”, bromeó el director antes de dirigir el tema que “ha recorrido el mundo entero y a mi me ha dado muy buena suerte. Y el público tiene una participación muy importante. Bajo una señal mía tiene que dar solamente dos palmadas, pero bajo la señal mía, no hay democracia ninguna, el director soy yo”, bromeo de nuevo antes de la pieza que se repitió como bis.

LAZOS CULTURALES

Con este tipo de “se siguen estrechando los vínculos culturales” y la hermandad “de vieja data y de estos dos países y que cada vez es mas fuerte. Con esta gala sinfónica que hemos realizado con música popular tradicional cubana, hemos querido conmemorar el dia d ela cultura cubana que significa tanto para nosotros. La nación cubana ha sido forjada sobre la base de su identidad d su Independencia su soberanía y la cultura es base esencial de esa identidad”, declaró el embajador de la nación caribeña en Venezuela, Rogelio Polanco en un breve encuentro con los medios de comunicación social.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario