Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Otra patraña contra Cuba

Elson Concepción Pérez

Para Cuba no es nuevo que Washington la ponga en su lista de naciones que apoyan al terrorismo, como lo acaba de hacer el Departamento de Estado.

En todo caso, como dice la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, “El gobierno de Estados Unidos, que ha practicado históricamente el terrorismo de Estado, las ejecuciones extrajudiciales, los secuestros de personas, los asesinatos con aviones no tripulados, la tortura y las detenciones ilegales… no tiene la más mínima moral ni derecho alguno de juzgar a Cuba, que tiene una trayectoria intachable en la lucha contra el terrorismo y que ha sido, además, sistemáticamente víctima de ese flagelo”.

Paralelo a estas campañas, la actual administración norteamericana, luego de su desfachatez de declarar que vetaría cualquier posible ingreso de Palestina a la ONU, trata de desviar la atención sobre el hecho, usa el poder mediático a su servicio e inventa nuevas patrañas, esta vez acusando a Cuba de dar asiento a bases de entrenamiento de Hezbollah, del Líbano.

Hezbollah (en árabe Partido de Dios), es un movimiento de resistencia islámico basado en una mezcla ideológica, social, religiosa y política, fundado en Líbano a principios de los años ochenta.

La represión de Israel contra los palestinos y la ocupación sionista de una parte del Líbano, ha conllevado al auge de Hezbollah como movimiento de resistencia.

Hoy día, es uno de los partidos libaneses más importantes, con una presencia en el parlamento de ese país de ocho diputados.

El asunto de vincularlo con supuestas bases en Cuba, parece más bien sacado de la ficción más superficial, y apareció de pronto en una información del diario italiano “Corrieri della Sera”, escrita por Guido Olimpo, que se ocupa de asuntos de Inteligencia y Seguridad y que, incluso, ha sido invitado a Washington a declarar ante el Senado sobre temas del terrorismo y las armas no convencionales.

Este señor, sin usar dato comprobado alguno, y con aquello de “según fuentes europeas” que no cita por su nombre, abrió su artículo con que “Hezbollah está construyendo una base militar muy sofisticada en Cuba”, para “formar células terroristas integradas por miembros de Hezbollah, que tendrían la misión de vengar la muerte de su comandante Imad Moughniyé”.

Para ampliar el camino de las suposiciones sobre las que elaboró la “noticia” el periodista italiano, sugiere que “esta base se abrirá después que Hezbollah estuviera por varios años en países como Brasil, Paraguay y Venezuela”.

Para dar un ápice de “seriedad” al asunto, el autor incluye declaraciones del comandante de la dirección de América del Sur, ante el Congreso de Estados Unidos, según el cual Hezbollah estaba en vías de establecerse en las regiones fronterizas de Brasil, Paraguay, Argentina y Colombia.

Ahora bien, tanta bazofia, imposible de digerir hasta por la gran prensa occidental, que no dio mucho rebote al asunto de la supuesta presencia de Hezbollah en Cuba, sí tuvo asidero en la candidata presidencial norteamericana por el Partido Republicano, Michele Bachmann, quien ante la poca aceptación que remarcan las encuestas, ha lanzado desesperadamente un coletazo, al pronosticar una nueva crisis de los misiles, protagonizada esta vez —según ella— por el grupo Hezbollah en el escenario cubano.

Un reporte noticioso desde Washington, de este 30 de septiembre, señala que “las conclusiones de la aspirante a la presidencia norteamericana supera la narrativa alarmista del Corrieri della Sera, pues el artículo italiano apuntó a la presunta presencia de los representantes de Hezbollah en la Isla, pero nunca habló del establecimiento de misiles. Bachmann los sacó del cajón de la Guerra Fría y cambió los rusos de Krushov por los libaneses del Partido de Dios”.

No olvidar que la señora Bachmann conoce muy bien los dividendos que le podrá facilitar el voto cubano-americano de Miami. Por ello visitó la Pequeña Habana, el museo de la brigada mercenaria 2506 derrotada en Girón; para luego acudir a la cadena FOC y la corporación Google, en Orlando, Florida, debate electoral en el que, una vez más, arremetió contra todo tipo de flexibilización en la política norteamericana contra Cuba.

Así se construyen las políticas de un imperio que veta el ingreso del pueblo palestino a la ONU; mantiene y acentúa el bloqueo económico y comercial por más de 50 años contra Cuba y mantiene encerrado en cárceles a Cinco patriotas cubanos.

Mientras, ese mismo Miami donde se decide la política anticubana de las administraciones norteamericanas, entregó hasta las llaves de la ciudad al terrorista Luis Posada Carriles.

Tomado de Granma

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario