Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

Recordando la primera visita de Fidel a Caracas el 23 de enero de 1959 (+Video)

Fidel Castro a su llegada a Caracas

Fidel Castro a su llegada a Caracas

El 23 de enero, Fidel Castro inició una visita a Venezuela. Era su primer viaje al exterior luego del triunfo de la Revolución. Y durante su estancia de cinco días fue aclamado como un héroe continental, tal como tituló un reportaje gráfico la revista Bohemia.

El viaje tuvo un motivo principal: expresar agradecimiento al pueblo de Venezuela por su valiosa contribución moral y material a la causa por la libertad de Cuba. Durante los años de la lucha en la Sierra Maestra fueron muchos los gestos y acciones de solidaridad de la patria de Bolívar con el Movimiento 26 de Julio.

Fue a Venezuela –dijo Fidel en una masiva concentración en la Plaza el Silencio, de Caracas— en primer lugar, por un sentimiento de gratitud; y, además, por un deber elemental de reciprocidad con las instituciones que lo invitaron a participar en la alegría de Venezuela por el 23 de enero, al celebrarse el primer aniversario de la caída de la dictadura militar de Pérez Jiménez, quien al igual que Batista tuvo relaciones amistosas con Estados Unidos y recibió armas para reprimir al pueblo y condecoraciones del gobierno de Washington.

Bolívar estuvo muy presente durante esta visita del líder de la Revolución Cubana. Y en distintos discursos Fidel recordó que el Libertador no se olvidó de Cuba y que entre sus planes estuvo libertar a Cuba.

Fidel llegó a Caracas en un avión venezolano que fue enviado a La Habana por la Junta Patriótica que asumió el poder al ser derrocado Pérez Jiménez. Fidel y su comitiva: Celia Sánchez, Pedro Miret, Paco Cabrera, Violeta Casals, Luis Orlando Rodríguez, Jorge Enrique Mendoza, Orestes Valera y otros compañeros, realizaron la travesía en la nave de matricula venezolana, según contó Luis Báez, uno de los periodistas cubanos que acompañó al líder de la Revolución. En Venezuela acababan de celebrarse elecciones presidenciales en las que resultó triunfador Rómulo Betancourt, del Partido Acción Democrática.

Treinta mil personas esperaron a Fidel en el aeropuerto de Maiquetía. Entre los que asisten a darle la bienvenida al héroe de la Sierra Maestra estuvo el contralmirante Wolfgang Larrazábal. Para él es un gran día. Hacía exactamente un año que sus navíos de guerra entraron en acción coordinada con la huelga general que precipitó el derrocamiento de Pérez Jiménez. Formaron parte de la marea humana Fabricio Ojeda, presidente de la Junta Patriótica que contribuyó a forjar la victoria del 23 de enero, Luis Beltrán Prieto, a nombre de Acción Democrática (AD), Jovito Villalba, máximo dirigente de la Unión Republicana Democrática (URD) y otras personalidades.

En el trayecto hacia Caracas decenas de miles de personas lanzaban flores a su paso. Muchos lloraban por la emoción. Una buena parte del camino, el pueblo venezolano lo llevó en hombros. Estuvo en una ceremonia de bienvenida que le ofreció el Congreso, y también en la Universidad Central, en el Consejo Municipal de Caracas y en la concentración en la Plaza El Silencio.

Una queja tuvo Fidel: las constantes peticiones que le hacían para que firmase autógrafos. Firmó más de mil cada día. En un discurso dijo: ¿Ustedes quieren que me dedique a la Revolución o a firmar autógrafos? Yo no soy artista, soy revolucionario.

Allí en Caracas, en la Universidad Central, conoció a un gran poeta de América, al chileno Pablo Neruda, quien habló en un masivo acto de estudiantes y leyó su Canción a Bolívar. Luis Báez reseñó lo expresado por Neruda: “En esta hora dolorosa y victoriosa que viven los pueblos de América, mi poema con cambios de lugar, puede entenderse dirigido a Fidel Castro, porque en las luchas por la libertad cada vez surge el destino de un hombre para dar confianza al espíritu de grandeza en la historia de nuestros pueblos”.

A la llegada de Fidel, Rómulo Betancourt se encontraba de recorrido por las guarniciones militares de Venezuela. El domingo en la noche llegó a su quinta Marítmar en Caracas. Fidel Castro acudió allí. Fue una visita de carácter privado, expresaron ambos. Betancourt citó para tal encuentro a los medios de comunicación. Según Báez, al ver tanta prensa, Celia Sánchez comentó con el embajador cubano: “Que es lo que busca Rómulo, una entrevista o un show”. Fidel y Betancourt charlaron en privado por espacio de dos horas. Fue, en realidad, un encuentro amistoso, aunque tenso. Mucho tiempo después se ha dicho por analistas venezolanos que Betancourt le expuso a Fidel la imposibilidad de otorgarle un crédito a Cuba para la compra de petróleo “debido al control de las transnacionales de Estados Unidos sobre la producción y comercialización” de ese producto.

El día del regreso a la patria la delegación cubana tuvo una gran pérdida: el comandante Paco Cabrera cuando accidentalmente fue golpeado en la pista del aeropuerto por una hélice de una nave que estaba a punto de despegar.

Aquella primera visita de Fidel a Venezuela fue profética. Fidel, en sus declaraciones, prometió a los estudiantes venezolanos que les iba a conceder numerosas becas y que en Cuba se iban a hacer numerosos centros universitarios. En la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), creada en Cuba en 1999, ya se han graduado médicos venezolanos. Y no solo eso: ya en Venezuela ha nacido la segunda ELAM como parte de un proyecto de formación de médicos comunitarios para América Latina.

La Plaza El Silencio, de Caracas, se llenó totalmente. Allí Fidel pronunció un medular discurso que “Venezuela debe ser país líder de la unión de los pueblos de América” y que “Venezuela tiene asegurado un formidable y brillante porvenir en América”.

DRR_LIBROS1

Cubaperiodistas.com

Imagen de previsualización de YouTube

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario