Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Noticias

“Tendrían que pisotear mi cadáver”

Luis Hernández Serrano
serrano@juventudrebelde.cu

La Protesta de Baraguá es conocida por todo nuestro pueblo —fundamentalmente por los historiadores, los maestros de Historia, los estudiosos de la vida de Antonio Maceo, los dirigentes políticos y la inmensa mayoría de los militares cubanos de todas las armas— pero apenas se conoce un suceso vinculado con aquella página histórica.

Se trata del proyecto de asesinato del Capitán General de la Isla, el General Arsenio Martínez Campos, jefe máximo del Gobierno español en Cuba, cuando se presentara al diálogo con el Titán de Bronce bajo los árboles de los Mangos de Baraguá, aquel 15 de marzo de 1878, hace 134 años.

La idea partió de un oficial mambí subordinado a la tropa del entonces coronel Flor Crombet, sin que este lo supiera y sin que tal proceder fuera aprobado por el General en Jefe Máximo Gómez, ni mucho menos por su Lugarteniente General, el Mayor General Antonio Maceo Grajales, quien conversaría con el representante del colonialismo español en aquel trascendental encuentro en la manigua.

Se despierta la ira de Maceo

Tal hecho ocurre en momentos en que el General Martínez Campos ha accedido a la solicitud de Maceo de que su familia viajara desde Guantánamo hacia Jamaica y que allí fueran recibidos cordialmente.

El alto jefe mambí le había escrito al jefe español una carta el 27 de abril de aquel año 1878, y solo dos días después el héroe de Peralejo recibió la contestación correspondiente, donde le dice:

«El Cristo, 29 de abril.

Señor Antonio Maceo. Señor mío y de toda mi consideración. He recibido la expresiva carta de Ud., del 27, y no hay motivo para las gracias que Ud. me da: yo tengo prevenido que cuando llegue la familia de usted, sea recibida con toda atención».

Y agrega el General Arsenio Martínez Campos algo muy importante:

«La casualidad ha hecho que caiga en mi poder una carta que usted dirigía el 4 del pasado, al señor Flor Crombet, y los sentimientos caballerescos que en ella manifiesta usted, anatematizando un proyecto contra mí, me han impresionado vivamente, y desearía tener ocasión de estrechar la mano de usted como amigo, pues que ha sido enemigo leal. Se despide de usted con toda consideración, s.s.q.s.m.-Arsenio Martínez Campos».

La carta a la que alude este jefe español fue enviada por Maceo al «Señor Coronel Flor Crombet, mi querido amigo», en la que le anuncia una entrevista con Martínez Campos para saber qué clase de paz quiere hacer, pues Máximo Gómez le ha dicho que las intenciones del Capitán General de la Isla parecían ser buenas.

Le dice Maceo a Crombet que desde que se encontraba herido grave en Loma de Bío, se le dijo que el General Díaz tenía el plan de asesinar a Martínez Campos.

Comenta el también héroe de Coliseo y de Mal Tiempo que aunque estaba herido de gravedad, quiso enseguida lograr que tal cosa no se realizara, pues con una conducta de esa naturaleza los cubanos se harían muy pequeños.

Le aclaró a Crombet que él no se confundía y que sabía que esa no era una idea suya: «Usted no tomaría parte en asunto tan asqueroso», y añadió que semejante pretensión «no es digna de hombres como usted» y que por eso mismo tomó con tanto valor la cuestión «a fin de que usted no tomara parte en el asunto y que lo impidiera si posible le fuera».

Maceo le precisa: «Me llené de indignación» y califica el hecho como «poco honroso».

Le asegura que tan cobarde proyecto era el único trabajo que algunos habían hecho en la campaña, es decir, combinar semejante plan de asesinar al jefe adversario «sin exponer el pellejo».

Argumenta además Maceo que en torno a tal idea no se atrevieron a proponerle a él nada. Y expresa este inalterable principio suyo como militar de honor: «El hombre que pone el pecho a las balas y que puede matar a su contrario en el campo de batalla, no apela a la traición ni a la infamia asesinándole».

E incluso, el digno mambí de la Protesta de Baraguá declara que aquellos que quisieran proceder mal con ese señor, tendrían que «pisotear mi cadáver» y expone de nuevo otro de sus principios de siempre: «No quiero libertad, si unida a ella va la deshonra».

Cómo llegó la carta original a Cuba

El original manuscrito de esa carta de Maceo a Flor Crombet lo mandó a Cuba, hace 45 años, Héctor Gallo Portieles, diplomático cubano en embajadas nuestras en 20 países de cuatro continentes, hoy con 87 años de edad.

«Me encontraba como Encargado de Negocios en la Embajada cubana en Madrid, en 1967, situada entonces en la calle Juan Mena número 8, esquina a Alfonso XII».

«Entre tantos visitantes que pasaban por nuestra Embajada en la capital de España, llegó uno que se me identificó como descendiente de un destacado historiador español.

«El visitante era un señor mayor. Cuando aquello yo tenía 40 años. Vestía con cierta elegancia. Se le veían ademanes de persona muy educada y respetable, con una mirada cordial, y me dijo que tenía un documento que a Cuba le iba a interesar mucho. Me confesó que exigía determinadas condiciones para entregarlo a nuestro país».

Le preguntamos qué tipo de documento era y contestó:

«Está firmado por Antonio Maceo, es el original de una carta manuscrita muy importante. La guardaba un familiar mío, el historiador Martín Pirala. Él ya murió y yo la he conservado con mucho celo. En ella censura duramente el proyecto de asesinar en forma sorpresiva al General Arsenio Martínez Campos cuando acudiera al encuentro con el general cubano en los Mangos de Baraguá».

«Efectivamente —acota Gallo—, esa carta resultó ser una gran lección de ética y de moral de Antonio Maceo. La escribió con tinta roja. Recuerdo que las preposiciones estaban acentuadas como influencia de la lengua francesa. Me estremeció verla.

«Le propuse que me la diera para copiar su contenido y enviarlo hacia nuestro país y que nuestras autoridades decidirían si podían o no cumplimentar lo que él solicitara.

«Lo hice por la vía cifrada, dirigido el mensaje al ministro de Relaciones Exteriores, Raúl Roa. Puntualizo —sobre todo para los más jóvenes que no conocieron a nuestro Canciller de la Dignidad— que era un hombre muy simpático y ocurrente; muy culto, pero muy criollo y campechano, diríamos que un gran jodedor cubano, pero era Roa. Y el temor mío como diplomático era hacer un soberano papelazo.

«Roa es uno de los mejores ejemplos históricos de que no hay nada tan serio como el buen humor. Tanto es así que me respondió enseguida en un cable abierto, escueto y directo, haciendo referencia al número consecutivo de mi cifrado y en él me dijo: “Gallo: sobre tu número tal, pártele el brazo”.

«Y así llegó a Cuba el original de aquella carta. Con el tiempo la vi expuesta en el antiguo Capitolio, en una mesa de cristal, visible para todos los visitantes. Al verla me impactó mucho, como si me hubiera encontrado a mí mismo.

«Sabía, me habían explicado, que la información era un rompecabezas y que en ocasiones para armarlo se lograba solo con una simple piedrecita insignificante.

«Siempre pensé que el familiar del historiador Martín Pirala quiso hacer llegar el importante documento al lugar de donde tal vez nunca debió de haber salido».

Nota del autor: Durante la investigación para este reportaje no pudo precisarse dónde se conserva el original de este documento, que seguiremos intentando encontrar. Cualquier información que se brinde sobre su paradero será muy importante para la historiografía cubana.

Fuentes:

•Antonio Maceo: apuntes para la historia de su vida, José Luciano Franco, La Habana, 1975, Tomo I, página 155.

•El pensamiento vivo de Antonio Maceo, José Antonio Portuondo, Biblioteca Básica de Cultura Cubana, 1962.

Entrevista con Héctor Gallo Portieles, reparto Alamar, Zona de Micro X, La Habana del Este.

(Toamdo de Juventud Rebelde)

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario