Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Ivette Fernandez | Opiniones

ALBA: una década de justicia y solidaridad para América

ALBA

Una silla de ruedas para un pequeño niño de una aldea antiguamente ignorada de Bolivia, o brigadas de ayuda para Haití tras el terremoto devastador de 2010. Toneladas de comida para la parte más oriental de Cuba tras el paso del huracán Sandy en 2012, o la atención a una embarazada en el cerro más pobre de Venezuela. Los inseguros trazos de un anciano que por primera vez escribe su nombre en algún sitio de Nicaragua, o el sol, vuelto a ver después de mucho tiempo por una madre en el ecuatoriano Cotopaxi, y regalado por una misión de veras milagrosa.

Todas estas imágenes las ha propiciado el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) en 10 años de existencia. Un proyecto para el que no parece haber destino demasiado pobre o inhóspito, ni tarea tan quijotesca que impida llevar adelante sus premisas de justicia y solidaridad. Y es que no puede ser diferente un mecanismo de integración que pondera por encima de todo a la dignidad humana y a los lazos de hermandad entre los hombres y pueblos.

Inspirada, como lo indica su nombre, en los ideales libertarios de Simón Bolívar, acoge igualmente las doctrinas de otros grandes de América como Sucre y Martí.

Desde su nacimiento tuvo el ALBA grandes objetivos para Latinoamérica, tan grandes como sus gestores mismos: Hugo Chávez y Fidel Castro.

Fue en 2004 cuando ambos firmaron un convenio para alcanzar un desarrollo justo y sustentable en la región, garante del acceso de todas las naciones que participaran, en los beneficios que se derivaran del proceso de integración. Luego, en 2006, adoptaría el nombre que hoy ostenta, ALBA-TCP (Tratado de Comercio de los Pueblos), a propuesta de Bolivia.

El desarrollo de planes especiales para los países menos desarrollados en la región, el fomento de las inversiones de capitales latinoamericanos en la propia América Latina y el Caribe, la defensa de la cultura continental, y la concertación de posiciones en la esfera multilateral y en los procesos de negociación de todo tipo con países y bloques de otras regiones, fueron algunos de sus puntos más relevantes.

En ese momento eran dos grandes rubricando un sueño que sirvió de epílogo a otros instrumentos de integración como Petrocaribe, UNASUR y la CELAC.

Es el ALBA, además, un proyecto que hace frente a la hegemonía imperialista y defiende el derecho a la autodeterminación de los pueblos de América. Así lo expresó Chávez: “La alianza bolivariana (ALBA) no sólo es una urgencia histórica, sino la vía inexorable para hacerle frente a la crisis estructural del capitalismo y, por eso mismo, el instrumento unitario de mayor voluntad política a la hora de actuar en función de la impostergable unidad de Nuestra América”.

Hoy integran el ALBA Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Dominica, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda y Santa Lucia. Llegan sus brazos, sin embargo, mucho más lejos. Y de ellos pueden dar fe países como Argentina, Brasil, Panamá, Haití…

Recientemente se celebró en Cuba el Primer curso internacional para la prevención y enfrentamiento del ébola en el continente americano, convocado por el ALBA, donde participaron muchos más que los 9 países que la integran.

En señal de adaptabilidad a los tiempos nuevos, el ALBA no se estanca en aquellos preceptos fundacionales, ni excluye a quienes no lo integran. Incorpora a su agenda las problemáticas que enfrentan día a día los latinoamericanos y se fortalece de otras organizaciones de integración como Petrocaribe y la CELAC. Después de una década, ostenta logros importantes.

Los programas de alfabetización, la operación milagro que ha devuelto la visión a millones de personas, el programa para personas con discapacidad que ha ayudado a otras tantas, la Escuela Latinoamericana de Medicina que fomenta la formación de especialistas en esta área, el Fondo Cultural del Alba, se han consolidado ya, en la esfera social, como los más relevantes.

En el ámbito económico está la creación del Sistema Unitario de Compensación Regional (SUCRE) que está llamado a jugar un importante papel como moneda local para pago de importaciones y en la reducción de costos, de importación y precios más bajos para los consumidores. Asimismo, el ALBA ha fomentado relaciones económicas con naciones aliadas, llegando a efectuar ferias comerciales, ferias turísticas y ruedas de negocios con países de África, Asia y Medio Oriente.

El incremento en la producción agroalimentaria, la soberanía energética, y la concreción de empresas y proyectos grannacionales son algunos de los puntos que también persigue este mecanismo de integración.

En la esfera política, el ALBA se ha planteado la lucha contra el intervencionismo y la guerra, la defensa común de los derechos humanos, y como parte de sus principios de concertación regional, se ha pronunciado por causas humanitarias tales como el levantamiento del bloqueo que Estados Unidos mantiene contra Cuba y que supera el medio siglo.

La consolidación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América se erige, en toda su dimensión, como un espacio de soberanía política, económica, social, institucional, cultural, de la diversidad, de lo popular y de lo público.

Y bajo esta premisa, no importa si se trata de un niño minusválido, de una provincia golpeada por un huracán, de un país devastado por un terremoto, de un continente preocupado ante la amenaza de una epidemia. Tiene el ALBA el poder de sembrar esperanza y justicia donde nunca antes la hubo, de repartir ayuda y solidaridad, de entregar alegría y confianza y, sobre todo, de devolver dignidad.

 

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario