Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

José Pertierra | Opiniones

Diario de El Paso: La guerra contra la evidencia cubana

Febrero 8 de 2011. El Paso, Tx. El primer testigo cubano, Roberto Hernández Caballero, llegó temprano para testificar en el caso de Luis Posada Carriles en El Paso. El agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Omar Vega, atentamente lo atendió. Le pidió que se sentara en una silla del pasillo, hasta que la Jueza Kathleen Cardone lo citara. Hernández Caballero esperó inútilmente, porque no pudo testificar hoy.

La jueza aplazó el caso hasta mañana miércoles a las 8:30 A.M., para tomar una decisión esta tarde acerca de si la evidencia cubana sobre las bombas en La Habana en 1997 y el asesinato de Fabio Di Celmo en septiembre de ese año podrán ventilarse ante el tribunal federal de El Paso.

El aguila

texas-westernLa puerta al despacho de la Jueza Cardone está a mano izquierda del estrado, tras una mampara enorme de lata pintada de bronce. Colgando de la estructura metálica está el escudo oficial de la Corte con un águila calva arropada con la bandera estadounidense. El águila simboliza el Imperio. Encarnó los antiguos imperios de Persia y Roma, y también el reinado de Carlomagno, más el poderío de Napoleón. De acuerdo con la mitología griega, Zeus envió un águila para que se comiera el hígado del rebelde Prometeo, quien había desobedecido el designio de los dioses al entregar el fuego a los humanos. ¿Qué hígado se querrá comer el águila del escudo judicial de El Paso?

Matutino

Los fiscales comenzaron su día en reunión matutina con la Jueza Cardone detrás de la sala judicial, donde ella tiene su despacho privado. El secretario del tribunal, Javier Martínez, los vino a buscar. Ellos habían estado sentados, esperando el comienzo del juicio. Revisaban documentos y evidencia. Traían unas fotos ampliadas de la autopsia de Fabio Di Celmo. Aparentemente, para mostrárselas al jurado.

Al recibir la noticia de la reunión con la jueza, se levantaron. Martínez los acompañó hacia el elevado estrado judicial. Después de conversar con los fiscales, la jueza citó al abogado de Posada Carriles. No conocemos los detalles de la conversación. Pero cuando volvió a aparecer, Arturo Hernández convocó a su equipo y explicó en privado lo que había ocurrido detrás de la puerta.

Hernández: “Voy a oponerme a todo”

“Art” Hernández, el abogado de Luis Posada Carriles

“Art” Hernández, el abogado de Luis Posada Carriles

Me enteré por donde iba la cosa, cuando escuché a Arturo Hernández decirle al fiscal Timothy J. Reardon: “voy a oponerme a todo, salvo a las traducciones”. Pocos minutos después, entró la Jueza Cardone y anunció que iba a despedir al jurado hasta mañana, porque “tenemos que atender unos temas importantes”.

Entonces invitó a Hernández a que procediera con sus objeciones legales. ”Quiero que usted no permita el uso de los documentos procedentes de Cuba”, dijo el abogado de Posada Carriles, “porque no he tenido tiempo para revisarlos”. Alegó que recibió 6 000 páginas de documentos de la fiscalía hace dos meses.

Pidió también que el tribunal no permitiera el testimonio de los expertos cubanos. La fiscalía había anunciado su intención de citar como testigos al teniente coronel Roberto Hernández Caballero, miembro del Ministerio del Interior, que ha investigado personalmente la campaña de bombas contra Cuba en 1997; al mayor Misael Fonte, perito del Laboratorio Central de Criminalística en La Habana, con 18 años de experiencia como perito en ese centro, y a Ileana Vizcaíno Dime, médico forense que examinó el cadáver de Fabio Di Celmo y concluyó que había muerto debido a una esquirla, lanzada por un explosivo, que le cortó la yugular.

Explicó que para poder interrogar a la Dra. Vizcaíno Dime sobre la autopsia que le realizó a Fabio Di Celmo necesitaba consultar con un forense de su confianza: el Doctor Ron Wright del condado de Broward (al lado de Miami). ”El Dr. Wright es mi forense de preferencia. El problema es que ahora tiene conflictos de fechas en su calendario”, continuó.

“El testigo Roberto Hernández Caballero es mucho más que un policía”, dijo el abogado de Posada Carriles, insinuando que es agente de la Seguridad del Estado. ”El aparato de la inteligencia cubana está dentro del Ministerio del Interior, donde trabaja el Sr. Hernández Caballero”, agregó alterado.

“¿Usted puede darme un ejemplo de cómo la defensa suya queda perjudicada injustamente por el uso de los documentos y los testigos cubanos?”, le preguntó la jueza. El discurso del abogado tambaleó. Tartamudeó un poco, y se le ocurrió decir, ”es que no he podido encontrar un experto en explosivos para que me ayude. Yo no se nada de explosivos. Esto no es justo”.

La Jueza Cardone le dio las gracias, e invitó al fiscal Reardon que se aproximara al podio para responderle al abogado de Posada Carriles.

El Pastorcito mentiroso

Reardon comparó la presentación de Arturo Hernández a la fábula de Esopo: El Pastorcito Mentiroso. De un pastorcito que acostumbra a gritar la mentira de “ahí viene el lobo, ahí viene el lobo”.

“El abogado de Posada Carriles está exagerando la cantidad de documentos cubanos que pensamos utilizar”, dijo Reardon. ”Realmente lo que está en juego es una cantidad mínima de documentos. Treinta páginas”, dijo el fiscal.

Explicó que había invitado al equipo legal de la defensa para que lo acompañaran a Cuba para examinar documentos y conversar con los expertos cubanos, pero que los abogados decidieron no ir. ”Este es un acusado muy sofisticado y tiene un abogado también sofisticado”. planteó Reardon. “La decisión que tomaron puede haber sido un error, pero es parte de la estrategia legal que él lleva”, afirmó.

Hernándes: “Hay una complicidad entre la CIA y Posada”

El abogado de Posada Carriles pidió entonces la palabra. ”La fiscalía no me ha dado los documentos que llevo tiempo pidiendo: los récords de la CIA que muestran que Posada Carriles recibió instrucciones de la agencia de inteligencia estadounidense para mantenerse callado”.

Aunque explicó que no puede elaborar más detalles sin violar los secretos de su cliente, Hernández anunció que “Luis Posada Carriles mintió sobre sus nombres falsos, porque la CIA se los había dado… Hay una complicidad entre la CIA y Posada Carriles sobre los alias”, concluyó Hernández. También enfatizó que quiere revisar los documentos de la CIA sobre los pagos que le han hecho a su cliente, su involucramiento con la CIA hasta 1996, más los documentos sobre sus años como jefe de operaciones especiales de la DISIP. Arturo Hernández mantiene que Posada Carriles tenía una autorización de la CIA para utilizar alias.

EL TESTIMONIO ANTERIOR DE ROBERTO HERNANDEZ CABALLERO

Para preparar su contra-interrogatorio a Roberto Hernández Caballero, el abogado de Posada Carriles le exigió a la fiscalía una copia del testimonio del testigo cubano ante un tribunal en la ciudad de Tampa en 1997, en relación con el caso de tres individuos (José Roberto Bello, Leonardo Reyes Rámirez y Adel Given Ulloa) que habían secuestrado un avión cubano. El avión cayó en el mar antes de poder llegar a los Estados Unidos. Un barco ruso rescató a los secuestradores y los llevó a la Florida. El tribunal federal en Tampa los absolvió de culpabilidad el 17 de julio de 1997, y los tres recibieron asilo.

Hernández también quiere una copia del testimonio del testigo cubano en el caso de los Cinco en Miami, más cinco Notas Diplomáticas que intercambiaron los Estados Unidos y Cuba en esa época en relación con Luis Posada Carriles. ”Las Notas Diplomáticas no son relevante” para este proceso, dijo el fiscal Jerome Teresinski. ”El abogado Hernández simplemente quiere enjuiciar a Cuba y a Fidel Castro aquí en El Paso. Este caso es sobre perjurio nada más”, le dijo Teresinski a la jueza.

Explicó Teresinski que “la evidencia cubana es simplemente para establecer que las bombas explotaron en La Habana en 1997.” Y dijo que “nosotros tenemos otra evidencia que establece que Posada está involucrado en esa campaña de bombas y que posteriormente mintió sobre ello”.

Hernández pide que se postergue el juicio

Finalmente, Hernández le pidió a la Jueza Cardone que postergue el caso hasta que la fiscalía le provea las transcripciones del testimonio anterior del testigo cubano en Tampa y en Miami, más las cinco Notas Diplomáticas que dice que fueron intercambiados entre Cuba y los Estados Unidos.

“Aunque sea solamente una semana”, dijo, “quiero que usted postergue este caso”. Después de haber escuchado a los abogados plantear sus argumentos, la Jueza Cardone dijo que mañana miércoles a las 8:30 de la mañana rendirá su decisión. Les advirtió que llegaran a la corte preparados, porque si decide no postergar el caso quiere inmediatamente poder convocar al jurado para escuchar el testimonio de Roberto Hernández Caballero. Veremos.

El polvo que sopla hacia El Paso

Salimos más temprano de lo acostumbrado a una tarde soleada, con la temperatura a unos agradables 20 grados centígrados. Pero al llegar al hotel se destapó una enorme tormenta de polvo que llegó desde Juárez hasta El Paso, impulsada por unos vientos de 72 kilómetros por hora. Mirando el espectáculo desde la ventana de mi habitación, he pensado en Pancho Villa. Así debio levantarse el polvo al paso de la caballería mexicana en 1916, cuando el ejército villista intentó reconquistar los 1 471 207 kilómetros cuadrados que el águila calva le arrebató a México.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario