Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Ivette Fernandez | Opiniones

El bloqueo a Cuba persiste y daña

Bloqueo a Cuba

¿Qué tal si usted quisiera hacer negocios con un país o institución y de pronto lee en la prensa que alguien ha sido multado recientemente con cifras millonarias solo por comerciar con ese país o institución específica? ¿Qué tal si de pronto descubre que el ejemplo no es uno sino decenas? Y que no importa qué tan callada o discretamente lo haga porque siempre pueden salir a la luz algunas pruebas de lo que hizo incluso lustros atrás.

Pues ahora imagine a ese país al que le prohíben, con sanciones absurdas, que centenares de inversionistas se acerquen, ese país cuyos socios suelen ser vigilados y eventualmente castigados, ese país al que se le impide hacer tratos comerciales que, para otras naciones, son simples y elementales.

Espero no abusar de su imaginación, pero quisiera que fuera más allá y pensara en la manera en que esa falta de proveedores e inversionistas se traduce en la ausencia de disímiles productos que van desde medicamentos para el cáncer hasta maquinaria pesada.

Y si aún cuento con su complicidad, ya estará en capacidad de notar que la multa aplicada a esa institución por comerciar con este país, es también una penalidad para aquella persona, anónima y común, que necesita una medicina o para aquella otra que debe acceder a algún insecticida para su cultivo o para quien necesita comprar una pieza de repuesto. Pues concluyó bien: estas sanciones son para el comercio de un país como si a usted le taparan las vías de respiración.

Y justamente eso ha querido ser para los cubanos el bloqueo de Estados Unidos sobre la Isla: cierre, incomunicación, obstrucción, asfixia, ahogamiento.

Falsamente creyeron algunos que después de la visita de Obama a Cuba, dejaría la nación caribeña de exigir el cese de una política injustificada e ilegal, que le ha castigado por casi 60 años. ¿Pero cómo dejar de lado un reclamo ante la sanción que pesa sobre cada uno de los cubanos que viven en la Isla y aun de los que no?

Solo en el primer semestre de 2017, tres fueron las sanciones impuestas por la Oficina de Control de Activos a Extranjeros (OFAC) hacia entidades vinculadas con Cuba.

  • El 12 de enero la OFAC impuso una multa a la Fundación Alliance for a Responsible Cuba Policy y a un individuo, por un valor de 10 mil dólares, por realizar transacciones y prestar servicios no autorizados a 20 personas, relacionados con dos viajes a Cuba en 2010 y 2011.
  • El 13 de enero la OFAC impuso una multa al banco canadiense Toronto-Dominion Bank y sus sucursales Internaxx Bank S.A. y TD Waterhouse Investment Services (Europe) Limited, por un valor de 516 mil 105 dólares. Se alegó que la institución bancaria procesó, entre los años 2007 y 2011, 29 transacciones relacionadas con Cuba que transitaron por el sistema bancario estadounidense.
  • El 8 de junio de 2017, la OFAC impuso una multa a la compañía American Honda Finance Corporation (AHFC) por un valor de 87 mil 255 USD, porque una subsidiaria en Canadá, la Honda Canada Finance Inc., aprobó y financió 13 acuerdos de arrendamiento de autos entre la Embajada de Cuba en Canadá y un concesionario de Honda en Ottawa entre febrero de 2011 y marzo de 2014. Esa misma compañía había rechazado, el 30 de marzo de 2015, una transferencia de la Embajada de Cuba en Canadá por concepto del cambio del parque automotor que correspondía ser sustituido por la firma.

El monto acumulado de los daños económicos a Cuba producto del bloqueo asciende ya a 822 mil 280 millones de dólares.

Bajo la administración de Donald Tump ha habido un recrudecimiento en lo que respecta a las sanciones de parte de Estados Unidos hacia Cuba. El 16 de junio pasado en Miami, Florida, el presidente norteamericano firmó el llamado Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba, que implica:

  • Prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías y entidades estadounidenses con empresas y entidades cubanas vinculadas a las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior.
  • Eliminación de los viajes individuales bajo la categoría de intercambios pueblo a pueblo.
  • Aplicación estricta, mediante una vigilancia reforzada, de la prohibición de viajar a Cuba fuera del marco de las 12 categorías autorizadas por la ley de los Estados Unidos, que excluyen los viajes de turismo.
  • Oposición de los Estados Unidos a las acciones que promuevan el levantamiento del bloqueo en las Naciones Unidas y otros foros internacionales.
  • Ampliación de la lista de funcionarios del gobierno y de ciudadanos cubanos que no podrán recibir visas, remesas o involucrarse en transacciones con entidades estadounidenses.
  • Derogación de la Directiva Presidencial de Política “Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016.

Estas nuevas disposiciones ejecutivas revierten medidas adoptadas por el gobierno de Obama, el cual, por primera vez desde la promulgación del bloqueo contra Cuba, reconoció que esta política era fallida, obsoleta y debía ponérsele fin.

Encarecidos los costos por tener que acudir a lejanos mercados, y por concepto de flete, en caso de obtener permisos para realizar alguna compra, Cuba está obligada a pagar en efectivo y por adelantado, a través de entidades bancarias de terceros países y con moneda diferente al dólar. No queda ámbito social de la vida de la isla que no sienta sobre sí el peso del cerco estadounidense, que constituye la principal limitación al desarrollo integral del pueblo cubano.

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba no solo castiga a los millones que viven en la Isla, sino a quienes quieren comerciar con ella y a los propios estadounidenses a los que se les restringen sus derechos al impedírseles viajar a la isla y hacer negocios con sus instituciones.

Reclamar por el cese del bloqueo es la más grande contienda que Cuba emprende por la defensa de los derechos humanos de sus habitantes y del resto de los pueblos del mundo, víctimas de los efectos extraterritoriales de esta ilegal política.

Aun cuando ha probado tener éxitos loables en ámbitos diversos, en medio de grandes adversidades, la Isla no descansará hasta ver desaparecida tan grande injusticia. Y para ello no es necesario un ejercicio de la imaginación: ante tamaña agresión criminal y genocida, Cuba seguirá levantándose, acompañada por casi toda la comunidad internacional.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario