Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

José Pertierra | Opiniones

El Diario de El Paso: ¿Un testigo despistado o preparado?

Febrero 24, 2011. El Paso, TX.- Al terminar el jueves con el testimonio de la médico forense cubana, Yleana Vizcaíno Dimé, la fiscalía presentó en horas de la tarde un “testigo fuera de turno”, cuyo testimonio tiene que ver con el viaje de Luis Posada Carriles en el Santrina.

GENEROSO BRINGAS

El testigo se llama Generoso Bringas. Nos enteramos por el abogado defensor de Posada Carriles que sus amigos le dicen “Gene”. Bringas se había pasado el día pacientemente esperando afuera de la sala judicial para que lo citaran. No vino a testificar voluntariamente. La fiscalía lo obligó a través de un citatorio oficial, y le dio un amparo judicial. Es decir, sus declaraciones en corte no serán utilizadas contra él por la fiscalía. El testigo es un señor octogenario. El poco cabello que le queda está canoso.  Unos espejuelos con lentes amplios descansan sobre una nariz demasiado grande para el tamaño de su cara.

SUBE EL TELÓN DEL SHOW DE GENEROSO

Lo primero que hizo cuando subió al estrado fue anunciar un una altísima voz que tiene problemas auditivos.  Estoy medio sordo, dijo. El fiscal inmediatamente elevó el tono de su voz hasta los gritos, sin darse cuenta de que quien tenía que hablar en voz alta era el intérprete y no el fiscal -Bringas no habla inglés.  Mejor dicho, no importaba si Bringas escuchaba o no al fiscal, porque de todas maneras no lo entendía. La Jueza Cardone advirtió de esto al fiscal Jerome Teresinski, y todos se rieron. Quizás aún no era evidente, pero había subido el telón del show de Generoso Bringas. ”¿Usted está aquí bajo citatorio oficial?”, le preguntó Teresinski. ”¿Uh?”, respondió el testigo. Teresinski hizo la pregunta de diferente manera: “¿Usted no quería estar aquí hoy?” No estábamos seguros de que el testigo haya entendido. ”Mi esposa está enferma”, respondió. Entonces Teresinski proyectó -y apareció también en las pantallas individuales de los integrantes del jurado- un pasaporte que ya había sido aceptado como evidencia el mes pasado.  ”¿Es este su pasaporte?”, preguntó el fiscal. ”Fue mi pasaporte en el 2005″, respondió Bringas enfatizando el hecho de que ya no es su pasaporte, porque está ahora guardado en El Paso entre cientos de otros documentos de evidencia en este caso.  Otra vez, se agitó con la risa la sala judicial.

BRINGAS NO VIAJÓ EN EL SANTRINA A MÉXICO, PERO SU PASAPORTE SÍ

La página 7 del pasaporte de Bringas claramente muestra un cuño de ingreso a las Bahamas el 11 de marzo de 2005. ”Yo no fui a las Bahamas en esa fecha”, dijo Bringas.  Quizás el jurado recuerda que hace un mes Gilberto Abascal testificó que Generoso Bringas ayudó a cargar el Santrina para el famoso viaje a Isla Mujeres en marzo de 2005.  Abascal dijo que Bringas no embarcó en el Santrina en ese viaje. ”Bringas no, pero su pasaporte sí”, declaró. “En las Bahamas, vi el pasaporte de Bringas.  Escuché a Santiago decirle a Ruben López Castro que se lo enseñe a Inmigración y Aduana”, dijo Abascal.  Agregó: “Cuando llegamos a las Bahamas, yo vi que Santiago sacó otro pasaporte -este de Bringas”.  Abascal contó entonces como, a instancias de Santiago Álvarez, él sobornó el aduanero para que pusiera el cuño de ingreso a las Bahamas. “Me dijo Santiago que tomara un televisor y se lo diera al aduanero”, testificó Abascal el 24 de enero de 2011.  Gilberto Abascal también estableció que Bringas no estaba en Isla Mujeres en marzo de 2005, y que cuando salió el Santrina de la isla mexicana Bringas tampoco estaba -pero Posada Carriles sí. La página 11 del pasaporte de Bringas tiene un cuño de la Inmigración mexicana señalando que el portador salió de Isla Mujeres en una embarcación el 15 de marzo de 2005. Teresinski se lo mostró a Bringas y al jurado.  ”Ni por barco ni por avión.  Yo no he estado en México en muchos años”, declaró altísimo Bringas, riéndose.  Se escucharon muchas carcajadas en la corte de parte de los integrantes del jurado.  Posada, despierto con este testimonio, se sonreía también. Después de haber escuchado las declaraciones sobre las bombas que estallaron en La Habana en 1997 y del asesinato de Fabio Di Celmo, el aspecto de este viejito bonachón y medio sordo en el estrado aparentemente era del agrado de muchos, incluyendo los tejanos del jurado. También de los periodistas, quienes estaban claramente disfrutando del excéntrico testigo, Generoso Bringas. “¿Usted sabe como su pasaporte adquirió ese cuño?”, le preguntó Teresinski.  ”Ni idea, ni explicación”, respondió el testigo.  Con eso terminó el fiscal su interrogatorio.

GENEROSO, QUÉ GRACIOSO TOCA USTED

Le tocó el turno para interrogar al abogado defensor de Luis Posada Carriles.  Arturo Hernández se paró con una sonrisa de oreja a oreja.  Le había parecido muy gracioso el testigo, obviamente.  Esto a pesar de que las declaraciones de él son muy dañinas a la defensa, porque corroboran la teoría de la fiscalía de que Luis Posada Carriles utilizó el pasaporte de Bringas para salir de Isla Mujeres en marzo de 2005. ¿Qué tendrá guardado el abogado de Posada Carriles, que le hacen sin cuidado las declaraciones de este testigo? El abogado le dio las buenas tardes al testigo y le preguntó: “¿Su nombre es Generoso Bringas?”.  ”Desde que nací”, respondió el testigo.  Carcajadas nuevamente. ”¿Usted dejó su pasaporte en el Santrina?”, le preguntó el abogado. ”A veces hasta mis chancletas”, contestó Bringas.  Otra vez las carcajadas en la sala judicial.  Después de un par de preguntas inocuas más, el abogado defensor lanzó la flecha que tenía preparada.  Pero no fue dirigida hacia Bringas.  No.  Apuntaba directamente a la credibilidad de Gilberto Abascal, el colaborador del FBI que testificó por una semana al comienzo de este juicio y que declaró que el Santrina recogió a Posada Carriles en Isla Mujeres y lo depositó ilegalmente en Miami en marzo de 2005. “¿Conoce usted la reputación de veracidad de Gilberto Abascal en la comunidad?”  Teresinski se levantó de la silla y planteó una objeción a la pregunta.  La Jueza Cardone dictaminó que aunque es inapropiado preguntarle al testigo sobre su opinión personal de Abascal, preguntarle sobre la reputación de él en la comunidad está permitido.  ”If he knows”, dijo la jueza.  Si la conoce. ”Es difícil de decir de verdad, porque Abascal tiene problemas mentales.  Está medio loco.  Tiene problemas personales el pobre hermano”, respondió Bringas. Otra vez, el fiscal se quejó que esa es una opinión netamente personal del testigo y consecuentemente es una respuesta inapropiada.  El abogado de Posada Carriles trató entonces de refinar la declaración de Bringas.  ”¿Conoce usted la reputación de Abascal en la comunidad?”.  ”No”, respondió escuetamente el testigo. A veces, los abogados hacen una pregunta que va más allá de lo establecido en corte, y eso pasó aquí.  Sin embargo, lo dicho está dicho.  El jurado escuchó a un viejo simpático y aparentemente despistado declarar que uno de los testigos estrellas de la fiscalía, el único que ha declarado haber visto a Posada Carriles en el Santrina, está loco. Cierto es que Bringas no es psiquiatra y su opinión sobre el estado mental de Abascal no debería tener peso, pero el abogado de Posada Carriles anotó un punto a su favor con el testimonio de este testigo que la propia fiscalía presentó. Todos los abogados defensores parecían muy satisfechos con Generoso Bringas.  Teresinski estaba furioso.  Preguntó si Bringas había conversado previamente con el abogado Hernández o con Santiago Álvarez, el dueño del Santrina y el benefactor fiscal de Posada Carriles.  ”No”, respondió el testigo. Ahí concluyó el testimonio. La Jueza Cardone, divertida también con este señor tan simpático, lo despidió y anunció un receso del juicio hasta el lunes.  ”No puedo aguantar la risa”, le dijo Posada Carriles, desmollejado, al abogado Arturo Hernández, quien tampoco se aguataba.

¿QUIÉN ES GENEROSO BRINGAS?

¿Quién es ese testigo de la fiscalía que fue tan generoso con la defensa? ¿Es verdaderamente tan despistado y gracioso? Luis Posada Carriles lo menciona en su libro, Los Caminos de Guerrero.  Ahí cuenta que Generoso Bringas es un sobreviviente de la lucha contrarevolucionaria en las montañas del Escambray a principio de los 60. Bringas es ahora el Secretario General del Movimiento de Recuperación Revolucionaria (MRR) -organización que fundó junto a Manuel Artime, líder de la Brigada 2506 cuyos miembros invadieron a Cuba el 17 de abril de 1961 por Playa Girón. Parece tener fuertes opiniones sobre el proceso que la fiscalía le sigue a los que iban a bordo del Santrina en marzo de 2005: Posada Carriles, Santiago Álvarez, Osvaldo Mitat y otros.  Por ejemplo, dijo en una entrevista en el 2007:

“Es lamentable, es triste, en un país de libertades como éste, en un país democrático como éste, la cacería de brujas que se ha desatado en los últimos años contra los hombres que luchan por la libertad.”

En 1965, la CIA despachó a Bringas al Congo con un pequeño grupo de exiliados cubanos para combatir contra el Che Guevara y la guerrilla en ese país.  Bringas le contó al autor del libro Cold War in the Congoque los Estados Unidos le pagaba $800 al mes por sus servicios. De acuerdo con el gobierno cubano, en mayo de 1998  el MRR que encabeza Bringas envió infiltrados a Cuba.  Estos desembarcaron en la provincia de Pinar del Río.  La operación militar fracasó y fueron detenidos Ernestino Abreu Horta y Vicente Marcelino Martínez Rodríguez.  Cuba les confiscó cuatro fusiles, dos escopetas, una pistola Makarov y dos pistolas plásticas Magnum calibre 22. Los detenidos declararon que la operación militar fue concebida en Miami por la organización MRR y que los ayudó Generoso Bringas. El Nuevo Herald de Miami reportó que fuentes del MRR confirmaron el arresto en Cuba de los militantes de la organización. Según la fuente del Herald, “fuimos pacientes. Recaudamos dinero, se hicieron prácticas de tiro y estrategias de combate en los Everglades y reestructuramos el movimiento”. Generoso Bringas, quien el Herald identificó como el “antiguo jefe militar del MRR” por supuesto negó su participación en la infiltración terrorista a Cuba, a pesar de que los detenidos en Cuba confesaron que Bringas los ayudó en la operación militar. Hace menos de dos semanas antes del comienzo del juicio contra Posada Carriles en El Paso, Bringas no parecía tan despistado como su comportamiento en la corte el jueves.  Presidió en Miami un acto del MRR en honor a uno de sus fundadores, Manuel Artime.   Ante los micrófonos y las cámaras, Bringas declaró: “Tenemos la obligación de seguir en la lucha, de frente siempre, rindiendo nuestro máximo esfuerzo.”

LAS PREGUNTAS QUE NO SE HICIERON

Entonces, ¿quién es el verdadero Generoso Bringas?  ¿El despistado viejo medio sordo que testificó el jueves en El Paso -o el ex jefe militar, y ahora Secretario General, de una organización cuyo propósito es enviar comandos armados a Cuba? ¿Su cizaña acerca de la inestabilidad mental de Gilberto Abascal fue a propósito o no?  ¿Le prestó su pasaporte a Santiago Álvarez con alevosía para que Posada Carriles lo utilizara para salir de Isla Mujeres, o es que verdaderamente no tenía idea del destino de ese documento? ¿Cómo es posible que un testigo que cita la fiscalía para fortalecer el caso contra Posada Carriles haya sido tan generoso con la defensa? Es un lástima que el jurado no podrá hacerse esas preguntas, porque en El Paso solo se dio a conocer una parte de la historia.  Ustedes ya conocen las dos.

*José Pertierra es abogado y tiene su bufete en Washington DC. Representa al gobierno de Venezuela en el caso de extradición de Luis Posada Carriles.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario