Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Opiniones | Victor Chirinos

El Martí de nuestra América

Saludos muy especial al pueblo soberano de Venezuela, saludos a la valiente y combatiente Caracas, saludos a esta pequeña pero sabia asamblea de inteligentes, presentes en este acto de hoy, donde conmemoramos los 159 años del natalicio del padre de la patria hermana; CUBA: Quien no es otro que su libertador José Martí.

Hablar de José Marti, es hablar de la lucha política, social y económica, contra los imperios de rapiñas, sean estos; español, francés, ingles, holandés, portugués y, muy especialmente el Norteamericano, en cualesquier tiempo de la humanidad y, cuyo campo de aplicación de dichos temas, no es otro, que el espacio señalado en cualesquiera parte del globo terráqueo, donde se detecte la pobreza, la miseria, las injusticias, las invasiones políticas a pueblos más débiles, las violaciones de los derechos humanos, de la soberanía, y la autodeterminación de los pueblos, allí estará presente su espíritu Bolivariano/Revolucionario accionando.

Todos los comparecientes a este acto tenemos conocimiento que, José Martí nació el 28 de enero de 1853 en la Habana/Cuba, sabiendo leer, estudio en la Escuela Municipal de su Jurisdicción, siendo su maestro, Rafael María de Mendive; educador y poeta, quien se hizo cargo de su educación imprimiendo en él, un gran sentido de la responsabilidad personal, del estudio, del trabajo, de la investigación literaria y el don de la sabiduría, acción que orientó toda su vida existencial marcando su vida futura, razón por la que, se licenció excelentemente en derecho, filosofía y letras.

José Marti desde muy joven contribuyó con diferentes periódicos divulgando las ideas independentistas a favor de Cuba, destacamos como uno de los más importante “la edad de oro”, publicado como una revista mensual. Su conspiración política le costó su ingreso en prisión y luego, más tarde su destierro a España, residenciándose en Madrid donde publicó, su primer libro, “El presidio político en Cuba”. En parís conoce a Víctor Hugo, de allí viaja a Veracruz/ Méjico, donde vivió durante dos años, periodo en el que conoció y estudió los orígenes de los indígena y por consiguiente el estado colonizador español, razón por la que, en el año de 1880, vuelve a América y se establece en Nueva York, donde planea y organiza la liberación de su país, ganándose la admiración de los pueblos de Argentina, Uruguay y Paraguay, los cuales confían su representación consular en esta gran urbe norteamericana. En esta ciudad, se vincula a los círculos políticos y literarios donde charla, discursea, escribe artículos y versos, llevando su lucha política con gran responsabilidad, angustia y permanencia, donde funda la Liga Patriótica y redacta las Bases del Partido Revolucionario Cubano.

En fecha 8 de enero de 1881, desde nueva york se traslada a Caracas en la embarcación naviera denominada felicia llegando al puerto de la guaira el 21 del mismo mes, aproximadamente las 6 de la tarde, ya oscurecida. Su transito por Venezuela fue muy corto, sin embargo, debemos destacar su producción política/literaria, y sus tertulias con los intelectuales venezolanos, la podemos equiparar, como si esta productividad fuera de 10

años de actividad intensa. Citemos su famoso discurso en el club de comercio el día 21 de marzo de 1881, en la caracas nocturna y bella de esa época. Donde pudo constatar, confrontar y observar el panorama socio/político de ese momento histórico y, por consiguiente la lucha de clases, en ese ir y devenir de la realidad venezolana.

Para el momento de su estadía en Caracas, participo con la intelectualidad venezolana en temas como: a) Los hechos gloriosos y dignos de destacar de Simón Bolívar; b) la liberación de los 5 países hermanos; c) la participación de la mujer en la lucha política dentro del escenario publico y privado; d) la integración latinoamericana; e) continuidad en la lucha por la independencia total de los países ya liberados, es decir, estaba viva la idea del Congreso Anfictiónico de Panamá del año de 1826, fortaleciendo sus ideas bolivarianas y fusionándolas con las ideas martianas; quien las difundió en todos aquellos estrados políticos y sociales donde compareció dejando huellas para la luz de la libertad. Estas ideas de justicia, soberanía y de paz están consagrados en uno de sus pensamientos que textualmente reza “Bolívar está en el cielo de América vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear, con el inca al lado y el haz de banderas a los pies así está él, calzadas aún las botas de campaña por lo que él no dejó hecho, sin hacer está hoy; porque Bolívar tiene que hacer en América todavía” José Marti. En consecuencia hoy podemos decir la esperanza de Bolívar se ha hecho realidad con los acuerdos celebrados y convenidos en el instrumento político, económico, social, cultural y militar denominado comunidad de estados latinoamericanos y caribeños (CELAC); por todos y cada uno de estos razonamientos expresamos: A su llegada a Caracas, Venezuela marca a José Martí y José Martí marca a Venezuela con su sentencia histórica “Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó donde se comía ni se dormía, sino como se iba adonde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo”.Cuan grandeza de este hombre al cantarle con tanta bondad a nuestra patria como si fuera la suya, de paso invita a todos los americanos a querer y amar a los libertadores de este continente y en especial a nuestro Libertador, Simón Bolívar.

Concluimos diciendo que todos los venezolanos queremos a Bolívar pero este hombre revolucionario y transformador, que llevo en su angustiada y agitada vida, el ideario bolivariano debemos tenerlo como venezolano permanente y, solicitarle al pueblo soberano de Venezuela, que sigan estas brillantes ideas que han dejado huellas de liberta, para así tener verdaderamente una patria libre y dignificada como lo manifestó José Martí.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario