Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Juana Carrasco | Opiniones

En familia, chica… La Aragón en Caracas

Juana Carrasco

En cuanto se escuchó la ritmática y conocidísima «Aragón, Aragón…» se dispusieron los bailadores y el gran cuadrilátero resultó chiquito y sobraron sillas y mesas para un público de colaboradores cubanos de todas las Misiones y amigos venezolanos. La orquesta insignia de Cuba sonaba, en vivo y en directo, en el Salón Bicentenario del Hotel Alba Caracas, en lo que Rafaelito Lay, su director, catalogó de «alegría recíproca» y se refería a sus músicos y a quienes no dejaron de moverse ni un minuto por casi dos horas de un concierto que paseó por lo mejor de su repertorio ¿y acaso hay algo que no sea “lo mejor”?

Cha-cha-cha, mambo, sones y danzones se bailaron y cantaron, y esta fue la respuesta para una sola pregunta que contestaron médicos, profesores, choferes, enfermeras, venezolanos y venezolanas de muy diversas edades, bailarines, actores y actrices, músicos y cantantes, periodistas, filósofos y sociólogos, eléctricos y agropecuarios, cubanos residentes acá…

Lo máximo… La historia de Cuba… Nuestra cultura… Sabrosona… Estelar… Símbolo de cubanía… ¡Eeehhh! Y abre los brazos como diciendo que no hay que hacer preguntas cuya respuesta se cae de la mata… Tradición… Ritmo y sabor… La insignia nacional, así que tenían que haber venido como siempre, de traje y corbata –y lo dijo bien en serio pero sin dejar de echar el pasillito cadencioso de Felicidades, Gladys…

Eso es, una leyenda viviente… Imagínate tú, la orquesta emblemática de MI EMPRESA, patrimonio de la Cultura cubana –y les aseguro que no le cabía un alpiste… La primera y mejor orquesta charanguera de Cuba… ¡!!Un espectáculo!!!, dijo la venezolana que gozaba de lo lindo… La joya de la música cubana… ¿Y la piscina?, pregunta el pequeñín, cuyo tío del patio señalaba El 70 por ciento de la cultura musical de Cuba… No se puede hablar de nuestra música sin mencionar Aragón… La genuina expresión de la alegría del bailable cubano…

Pregúntame cómo estoy. Muuuuuuy bieeeeeeeen… y suelta la carcajada…

La cubanía, la elegancia y la Revolución, dicen en una mesa de cubanos residentes en Venezuela… No faltó el egocentrista reconociendo Después de yo, lo mejor de Cuba… La estoy conociendo hoy y me parece buenísima… ¿Y para un santiaguero joven que no baila? Aragón es Cuba, y yo sí bailo, sí bailo, y por fin también salió al ruedo… Una orquesta que nunca ha perdido su sello, su identidad… Cuba y cultura… Ella es Cuba, y lo dice con énfasis la joven cantante del Septeto pinero de Mongo Rives, nieta del hombre del Sucu-Sucu…

¡!!La cubanía… La familia, chica…!!!

Hoy era especial el público luego de haberse presentado en Maracay, en el Tercer Festival de Afrodescendientes, en Puerto La Cruz, y en otro escenario de Caracas para esta orquesta insignia y emblema que dio para todos, desde el Nosotros hasta Pare Cochero o el Yo no bailo con Juana…

El maestro Lay y sus músicos pusieron a gozar a la gente suya, a una parte de su pueblo cargada de añoranzas que hizo un alto en el trabajo solidario, y fue un honor y un alegrón compartido en el escenario y en la pista.

Esta fue la matiné bailable del domingo 24, y en el especial día 26 de Julio estaban en Maracaibo, Zulia, con igual propósito de unirse a un público cubano-venezolano.

Cuánta agua ha corrido desde el 30 de septiembre de 1939 en que el músico-carpintero Orestes Aragón la fundó en Cienfuegos y desde entonces, definitiva en su timbre de flauta, violines y percusión, contagiosa como siempre conservando el gusto del público, entrega de corazón y calidad suprema añejada en 72 años de historia viva, aquí sonó la Aragón, para que se sepa que lo bueno, nunca se olvida, y Venezuela es puerta abierta a la mejor.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario