Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Opiniones | Rogelio Polanco Fuentes

En esta hora crucial, tiene Venezuela en Martí a un hijo

162 aniversario del natalicio de José Martí

Palabras del embajador de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco Fuentes,  en el acto por el 162 aniversario del natalicio de José Martí, 28 de enero de 2015

Compatriotas de nuestra América:

Un alumbramiento nos convoca. “…cuando los tiempos o los pueblos tienen por hábito o necesidad que hacer hombres, la Naturaleza tiene por costumbre sacarse del seno maternal quien los haga. Y la Naturaleza puso su espada nueva en manos de Bolívar”, concluía el autor.

Hoy podríamos resignificar la sentencia martiana para evocar el propio natalicio del Apóstol de la independencia cubana: Y la Naturaleza puso su palabra y acción nuevas en el alma de Martí.

Pero un aniversario como este no sería razón suficiente para el homenaje. Otros partos nos convocan.

Padre y cuna reclamaron al viajero hace 134 años. El Padre Bolívar, quien tenía “que hacer en América todavía”. Aquella América “a cuya revelación, sacudimiento y fundación urgente” se consagró Martí, y de la cual, aseveró, Venezuela es la cuna.

Por ello, conmemorar cada 28 de enero en la que llamó “la Jerusalén de los sudamericanos, la cuna del continente libre” tiene una significación excepcional para los cubanos.

Venezuela y Bolívar forjaron definitivamente el espíritu latinoamericanista del joven Martí, hicieron madurar su pensamiento liberador, original, auténtico y acrisolaron su convicción patriótica e independentista.

Aquí dejó lo más caro de su vida, según sus palabras, vino “a poner hombro en la obra”, se consagró a hacer, “la mejor manera de decir”, y como un hijo se ofreció para servir a esta nación.

“… a Venezuela, como a toda nuestra América, a nuestra América desinteresada, la hemos de querer y de admirar sin límites porque la sangre que dio por conquistar la libertad ha continuado dándola por conservarla!”, proclamaba en 1892.

Si entonces era tal la devoción, cómo no sentir que esta se agiganta, con todo lo que ha contribuido después esta tierra a la obra común de la unidad continental, en cuya memoria atesora el legado imperecedero del Comandante Hugo Chávez.

Mientras evocamos aquí al más universal de los cubanos, las naciones de nuestro continente se abrazan una vez más, por voluntad independiente, no a la usanza de viejos convites, en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en San José, Costa Rica.

“Fue largo el viaje y áspero el camino”, al decir del poeta, pero estamos asistiendo a otro parto: un parto de época.

Y como no hay creación sin dolor, la patria de Bolívar alumbra una revolución, bolivariana y martiana, que concita a los que aman y fundan, y a los que odian y deshacen.

Por intentar conquistar la justicia a este pueblo se le hace la guerra. Una guerra “no convencional”, según la nomenclatura de turno, para diferenciarla de aquella en que las bombas estallan en el frente de combate.

Son otras bombas y otros frentes, pero el fin es el mismo: intentar desestabilizar a un gobierno legítimo, caotizar a una sociedad pretender desesperar a un pueblo.

Mucho sabemos los cubanos de estos métodos, y de una guerra económica, comercial y financiera, que aún sigue en pie, y cuyo cese unilateral continuaremos exigiendo con la misma fuerza de nuestra resistencia y de la solidaridad del mundo.

Frente a intrigas, patrañas y agresiones, cuente el gobierno bolivariano y chavista del Presidente Nicolás Maduro y su pueblo revolucionario con el irrestricto apoyo de Cuba, que será siempre leal a sus hermanos como a cada uno de sus principios.

Para servirla en esta hora crucial y para que “suene como escudo, taje como espada y arremeta como lanza”, tiene Venezuela en Martí a un hijo, como hijos tiene en todos los cubanos.

162 aniversario del natalicio de José Martí

162 aniversario del natalicio de José Martí

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario