Embajada de la República de Cuba en la República Bolivariana de Venezuela

Hugo Chávez Frías | Opiniones

Hemos recuperado la independencia nacional y nunca la volveremos a perder

Muchas gracias, señor Presidente, señores Diputados, Diputadas, Embajadores, Embajadoras, invitados especiales de diversas partes del mundo que han venido al Foro de Sao Paulo, a la edición de Caracas, voceros del Poder Popular, Vicepresidente, Ministros, Ministras:

Voy a ser muy breve porque ya es un poquito más de la 1:00, y tenemos el desfile cívico-militar allá en Los Próceres convocado para esa hora, y eso debe estar, me imagino, desbordado de pueblo y de soldados, soldados y pueblo, hoy en el Día de la Independencia, el Día de la Patria. (Aplausos).

Quiero felicitar al Canciller Nicolás Maduro por ese excelente discurso, quiero felicitarlo por habernos traído acá ese resumen de 200 años y más. La historia, la historia, la historia. Algún filósofo dijo: “No hay nada más lleno de futuro que la historia, Martín Heidegger” Aquí hay algunos filósofos. No hay nada más lleno de futuro que el gran punto de inicio.

También nos decía el diputado Earle Herrera que el Acta de Independencia es letra viva y sí, es verdad, más viva que nunca está esa historia que no es pasado, es el eterno retorno del que habla Federico Nietzsche.

Solamente quiero dar un saludo muy especial a un grupo de ciudadanos del mundo que nos acompañan: Del partido Die Linke de Alemania, diputado Wolfang Gercke; Atilio Borón de Argentina; de Bolivia la Presidenta de la Cámara de Senadores del Movimiento al Socialismo, Gabriela Montaño –Gabriela, bienvenida–; del Movimiento Al Socialismo de Bolivia, Leonilda Zurita –hola Leonilda, camarada, querida amiga, cuántos años–; José Dirceu, del Partido de los Trabajadores del Brasil –hola José, bienvenido–; Luiz Dulci del Instituto Lula –bienvenidos hermanos de Brasil–; de Chile, Vicepresidente del Senado, Alejandro Navarro; del Partido Comunista de China, Senador Wang Lialei –ni hao–; de la Marcha Patriótica de Colombia, Piedad Córdoba; del Partido Comunista Cubano, José Ramón Balaguer y Jorge Arias Díaz –bienvenidos, Fidel, Raúl, Cuba–; del Ecuador, el Vicepresidente del Movimiento Alianza País, Patricio Zambrano. Bienvenido el pueblo ecuatoriano, el Presidente Correa.

Está con nosotros el Vicepresidente de la República de El Salvador y líder del Farabundo Martí de Liberación Nacional, Salvador Sánchez Cerén –un saludo muy especial, Salvador–; señor Vicepresidente del Farabundo Martí de Liberación Nacional, Erick Vega. También tenemos a José Merino, Comandante Merino, bienvenido.

Igualmente está con nosotros el Copresidente y eurodiputado por el Partido Radical de Gauche, PRG, Jean-Luc Mélenchon. Bienvenido, él fue candidato a la Presidencia de la República de Francia, seguro que Ignacio Ramonet votó por él, me imagino, aunque el voto es secreto, Ramonet. Mélenchon pasó del 12%, 15%, una gran sorpresa en las elecciones francesas, bienvenido.

Ignacio Ramonet, bienvenido, amigo de esta casa hace muchos años, intelectual, filósofo, escritor. Todavía aquí te colocan editor de Le Monde Diplomatique. No lo eres ya ¿no? De Grecia, responsable de la Comisión de Política Exterior y Defensa de la Coalición Syriza, Konstantinos Iraklis Isychos, dando una gran batalla por el pueblo de Grecia. El capitalismo está quebrando países enteros, es lamentable, es doloroso lo que ocurre en Grecia, el desempleo; en España el desempleo ha llegado al 24%. Estuve leyendo ayer, y en Grecia está por ahí más o menos ¿verdad? Están quitando pensiones, disminuyendo los salarios, botando a trabajadores y auxiliando a los banqueros.

Ese es el capitalismo, lo mismo que hizo el doctor Caldera –que en paz descanse–, el último gobierno de la Cuarta República, auxilió a los banqueros y el pueblo “sálvese quien pueda.” Ese es el capitalismo, salvaje por sí mismo, esa es su naturaleza, los que aún no quieren darse cuenta es porque son capitalistas y tienen sus intereses propios en ese sistema, claro, han explotado pueblos enteros y se han enriquecido a costa de la miseria de la mayoría, esa es la realidad.

Está con nosotros también esta heroína, es una heroína, luchadora, Rigoberta Menchú, hermana de Guatemala, Premio Nobel de la Paz. Rigoberta bienvenida, en ti los pueblos mayas de Centroamérica, nuestros pueblos originarios, pueblos que han dado una batalla de siglos, de siglos, por la independencia, por la justicia social, Rigoberta Menchú.

También está con nosotros Aury Cuxé del Movimiento Político Winaq de Guatemala; de Haití, el Senador Francois Anick, de la Organización Pueblo en Lucha, el pueblo haitiano; de México está Margarita Zapata, Presidenta de la Fundación Zapata. Hola Margarita, ella es nieta de Emiliano Zapata ¡Viva Zapata! ¡Viva Pancho Villa!

Igualmente se encuentra con nosotros Carlos Fonseca de Nicaragua, del Frente Sandinista de Liberación Nacional; de Palestina Tawfiq Anati Mosaica del Partido Al-Fatah; de Paraguay, Hugo Richer del Frente Guasú y Sixto Pereira del Partido Popular Tekojoja, bienvenidos hermanos del Paraguay. Lamentamos mucho la situación que se está viviendo en el Paraguay y el golpe de Estado contra el pueblo paraguayo, contra el gobierno legítimo del Presidente Lugo, nuestro hermano y querido Fernando Lugo. ¡Viva Paraguay! ¡Viva Lugo!

Por ahí está también de Puerto Rico Julio Mugiente, del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano; de Uruguay, Jorge Mazzarovich, del Frente Amplio e Ismael Smith del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro, camaradas del Uruguay la tierra de Artigas; del Vietnam, la tierra del Ho Chi Minh, Tran Dac Loi, del Partido Comunista del Vietnam. ¡Inolvidable Ho Chi Minh!.

Un saludo al Nuncio Apostólico, su Santidad, a todos los señores embajadores que nos acompañan y a todos ustedes.

Bueno, era un saludo nada más el que iba a dar desde aquí antes de irnos al desfile del Día de la Independencia, Día de la Patria, Día de la Fuerza Armada. El Alto Mando Militar, un saludo muy especial a mis compañeros de armas, señores generales, almirantes, algunos recién ascendidos el día de ayer, como el Mayor General Barrientos Fernández, quien va a recibir en pocos días el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada.

Independencia, independencia. Aquí está la frase de Bolívar, esa frase que conseguimos un día en el discurso de Simón Bolívar en 1830 ante el Congreso Constituyente que él convocó tratando de salvar la patria y colocó de Presidente al Mariscal Sucre, como él llamó a Sucre, la cabeza más organizada de Colombia. Pero no, ya se hundía la patria y se hundió, se perdió. 20 años de guerra revolucionaria se fueron al vacío, no es que se perdieron, nada se pierde, todo se transforma, dijo aquel gran científico. Bolívar vio el hundimiento, pudo más, ya nos lo explicaba el Canciller Nicolás. Recuerdo como se burlaban de Nicolás cuando lo nombré Canciller, ¿se acuerdan? Que era un autobusero, que qué vergüenza. Tremendo Canciller ha resultado el compañero Nicolás Maduro. (Aplausos).

Fíjate que lo declararon persona no grata los golpistas del Paraguay. ¡Por algo será! Te envidio Nicolás, mira que te estoy envidiando, persona no grata.

Ahora sacaron un video por allí, los golpistas. Así hicieron aquí los golpistas también. ¿Marquina, tú recuerdas? (Risas). Sí, Marquina lo recuerda clarito. ¡Saludos a Marquina!

Oye, ustedes no se ríen, ustedes están trancados ahí y no se ríen. Con todo mi respeto los saludos, señores diputados y diputadas de la oposición, mi respeto y mis saludos.

En verdad, hace poco saludaba en el Consejo Nacional Electoral –saludo a las rectoras que están presentes– a alguien y yo le echaba un chiste. Y no, no, estaba trancado. Entonces me decía: No, no me puedo reír, porque si me río me crucifican. Parece que hay una ley en algunos sectores que el que se ría conmigo de la oposición lo crucifican o lo critican mucho. A lo mejor, parece ser. Hay que reírse, si uno está trancado se puede fundir por dentro. Cuando uno tiene ganas de reírse tiene que reírse, vale. Yo, por ejemplo, estilo mucho reírme hasta de mí mismo. Eso es sabroso, reírse de uno mismo, reírse del mundo, de las alegrías, de la vida, de humor, de ganas de vivir, de esperanza, de cosas bonitas. (Aplausos). Bueno, cada quien es libre de reírse o no.

Voy a ser breve porque lo prometí y lo voy a cumplir, nos vamos volando a los Próceres, rápido.

Entonces, después de 20 años de revolución, Bolívar trató y algunos de sus compañeros cuando convocaron aquel Congreso. Y continuando con lo que decía del Paraguay, aquí pasó exactamente lo mismo. Es decir, después que a mí casi me matan, después que mataron a un grupo grande de personas en Puente Llaguno y más allá, los francotiradores traídos por los golpistas. Claro, detrás la mano del imperio. Recuerdo clarito cómo se fue fraguando el golpe, Ramonet, Atilio Borón. Nicolás ha sido testigo de algunas cosas, pero en ese tiempo no estaba muy cerca, allá conmigo en Miraflores. José Vicente fue mi Canciller en esos días. Bueno, José Vicente Rangel, pero antes había sido Canciller.

Una vez le dije a la señora Embajadora de los Estados Unidos, y con el mayor respeto tuve que hacerlo, porque ella vino a leer una cartilla muy ofensiva. Ella estaba muy nerviosa y le temblaba la mano, le temblaba, pero vino a cumplir con el mandato que le dieron allá. Yo le dije, Embajadora, por favor, no siga, yo prefiero ahorrarle este mal rato para los dos, por favor, retírese. Si usted entiende que está hablando con el Presidente de un país libre, vuelva cuando lo entienda, si lo entiende. (Aplausos).

Bueno, ella no volvió. Volvió el golpe. Yo sabía que iban a venir por nosotros. Estaba escrito y ocurrió el golpe.

Ahora, después de todas aquellas horas en las cuales nuestro pueblo, sin armas y con armas, demostró lo que aquí hay, lo que aquí hay de verdad verdad en el fondo, pues que nadie se equivoque, que nadie se vuelva a equivocar, porque incluso lo que había entonces no es para nada comparable con lo que hay hoy como fuerza organizada, consciente, para repeler cualquier agresión interna o externa que pretenda desestabilizar al país, que pretenda irrespetar los mandatos de la Constitución.

Bueno, lo cierto es que a los pocos días la gran prensa mundial y la prensa de aquí, por supuesto, la prensa burguesa, prácticamente decía que el golpista era yo, que yo había tumbado a Carmona. ¡Chávez tumbó a Carmona! ¡Pobrecito Carmona!

Ahora, están haciendo el mismo formato en el Paraguay, ahora el golpista es Lugo y Nicolás también. Nicolás ahora está montando un golpe en Paraguay. Ayer ordené retirar a los compañeros militares que están cumpliendo funciones allá en Paraguay, en la Agregaduría de Defensa de nuestra Embajada, ordené que se trasladaran a Buenos Aires. ¿Ya los retiraron, Rangel? (Asentimiento). Gracias, General Rangel.

Bueno, tomé la decisión porque amenazas hasta de muerte, amenazas contra nuestra gente en la Embajada, acusándonos de que la Embajada venezolana está preparando un golpe; presentaron hasta un video descontextualizando todo, hasta CNN le dio mucha publicidad a Nicolás. Tienes bastante publicidad por CNN, Nicolás.

Si algún día uno contara los detalles de lo que sabemos, de cómo vino manejándose el golpe contra Lugo, “un verdadero enclave dictatorial”, así lo señaló algún intelectual, alguno de ustedes fue el que utilizó esas palabras que yo me copié por ahí de tanto leer “enclaves dictatoriales”.

Es decir, cuando en América Latina fueron desapareciendo de la escena pública las dictaduras militares, que nunca fueron dictaduras únicamente militares, los militares de gorras y lentes oscuros no fueron sino los cachorros del Pentágono –como alguien lo dijo aquí– y los cachorros de las oligarquías locales que utilizaron a los militares para masacrar a sus propios pueblos.

Esa es la realidad, nunca fueron los militares solos los que gobernaron. No. Detrás de ellos las dictaduras burguesas, los sectores económicos pudientes, las élites que sólo hablan de democracia cuando les conviene, pero cuando despiertan los pueblos, entonces empiezan a buscar golpistas. Esa es la historia, la historia de ayer y de hoy.

Ahora a Nicolás lo acusan de estar fraguando un golpe en Paraguay, que se reunió con los generales. Claro que estaban los generales ahí. Nicolás me llamaba a cada rato y él estaba junto con los demás cancilleres cumpliendo una misión de la Unasur.

¡Qué buenas las declaraciones de la Canciller de Colombia, hay que agradecerlo! La Canciller María Ángela Holguín, quien salió ayer a decir que Nicolás estuvo siempre con todos y se reunieron todos, pues fueron a reunirse con el Presidente Lugo, se reunieron también con la oposición tratando de evitar el golpe, pero no, el golpe estaba cantado, decisión del Pentágono.

Y ahora desde el Paraguay ese enclave autoritario, enclaves que fueron quedando cuando fueron desapareciendo las dictaduras militares, quedaron esos enclaves autoritarios. Ahí hay uno.

Les voy a decir incluso lo siguiente: Un grupo de esos senadores del Paraguay, de esos que dieron el golpe, estaban pidiendo dinero, nos pedían dinero a nosotros para permitirnos entrar al Mercosur. Le dije a Nicolás: Nicolás, pero mándalos largo al cipote. Son unas mafias de verdad, unas verdaderas mafias pidiendo dinero. (Aplausos).

También hay testigos brasileños de esto, también hay testigos argentinos de esto. Bueno, sí son matraqueros. ¿Cuánto hay pa’eso? No. Ahora resulta que el Mercosur decidió, como el Paraguay lamentablemente está suspendido, ahora los tres presidentes, presidenta y presidente, decidieron la incorporación plena de Venezuela a Mercosur. Es parte de lo que decía Nicolás.

Ahora, después de aquellos 20 años de revolución, aquí la guerra fue a muerte. Ustedes saben, a muerte, Bolívar le escribe una carta, Nicolás, a uno de esos enviados del gobierno yanqui que ya se asomaba como imperio.

Un día hablando con Fidel, me dijo: Chávez, Bolívar era tan genial que él, aunque el imperio no era visible todavía, 1819-1820, lo presintió, lo adivinó y en aquel momento, en aquellos días cuando la escuadra bolivariana, la marina bolivariana capturó unos buques de guerra norteamericanos que por el Orinoco le traían armas a las tropas españolas –Estados Unidos apoyando a España, el imperio, los imperios se entienden entre ellos– y que luego fueron reclamados; sin embargo, Bolívar se negó a entregarlos, después los entregaron cuando Bolívar se fue hacia el sur. No fue Bolívar quien los devolvió.

Bolívar les responde a través de una carta cuando el enviado especial de los yanquis empieza a amenazarlo con la fuerza. Hay una frase de Bolívar que es memorable, le dice: Yo no voy a caer en su bajo lenguaje, pero sólo voy a decirle –estoy parafraseando– que la mitad de los venezolanos han muerto luchando contra España”, y aquí estamos la otra mitad ansiosos de seguir el ejemplo de nuestros compatriotas si Venezuela tuviera que luchar sola contra el mundo entero. Y eso no es ninguna exageración matemática, aquí hay matemáticos también, ahí está el profesor Acuña que es matemático, no es ninguna exageración matemática, no, para 1819 casi la mitad de la población venezolana había muerto en la guerra, creo que éste fue el país de todo este continente donde la guerra de liberación fue más cruenta, aquí se concentró una mayor fuerza como epicentro mayor, la guerra de liberación de Suramérica, de América Latina.

Hablando de matemáticas, de dimensiones y de escalas, qué responsabilidad tenemos los venezolanos y venezolanas, los que asumimos a conciencia de dónde venimos, pues, si ésa es la escala matemática –digámoslo así–, filosófica, histórica de dónde venimos, que nos toca a nosotros sino inscribirnos en el camino de la grandeza, no tenemos más alternativa, nuestra opción única es la grandeza, la libertad, la independencia, la grandeza de nuestra Patria, de nuestra Gran Patria.

Dígame la carta que le escribe Bolívar desde el Cuzco en 1825 a su tío Esteban Palacios, anciano ya, quien retornó de España. Después de muchos años Bolívar se entera y le escribe: “Mi querido tío Esteban y buen padrino, usted en Caracas se preguntará dónde está Caracas” y él mismo le responde en la carta: “Caracas no existe, tío Esteban, pero sobre las ruinas que usted está viendo ahora florece libre la llama de la Venezuela, de la Patria, la llama libre de la Patria”. Algo así le dice Bolívar, sobre las ruinas. Ahora, qué dolor, al final del final de aquel ciclo epopéyico, de aquella epopeya.

Bolívar lanza esta frase, 1830: “¡Conciudadanos! Me ruborizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de los demás. Pero ella nos abre la puerta para reconquistarlos bajo vuestros soberanos auspicios, con todo el esplendor de la gloria y de la libertad”. La Independencia era el único bien que en verdad tenían, entonces, en 1830, pero esa Independencia también se perdió, como Nicolás Maduro, el Canciller, nos explicó muy bien aquí, pasó todo el siglo XIX, pasó casi todo el siglo XX.

Hoy, gracias a un pueblo que despertó, gracias a una Fuerza Armada que despertó, y aquí estamos unidos pueblo y Fuerza Armada, hemos recuperado la Independencia nacional y ésa más nunca la volveremos a perder, Más nunca. (Aplausos).

Compatriotas del pueblo bolivariano y camaradas de armas. Digo camaradas de armas porque hoy es el Día de la Fuerza Armada Nacional. Yo como soldado rindo tributo a mi amada Fuerza Armada, aquí representada por su Alto Mando. Rindo tributo.

Realmente, compatriotas, pueblo venezolano, el pueblo es vital para conducir cualquier proceso político, revolucionario de liberación, no hay duda; ahora, además del pueblo hay otros factores de tiempo, de espacio, de circunstancias; uno de esos factores son los soldados, o como dicen algunos voceros de la burguesía nacional tratando o creyendo que con eso nos irrespetan: Chávez y su soldadesca. Bien, Chávez y su soldadesca. En verdad sin el 4 de febrero de 1992, sin las rebeliones de aquel año difícilmente hubiésemos podido abrir este camino, sin la unión popular-militar difícilmente, sin la respuesta militar de los días 12 y 13 de abril el pueblo no hubiese podido solo reconquistar el camino de la Revolución Bolivariana, muy difícilmente.

Por eso hoy es Día de la Independencia, hoy es día del pueblo y es día de mis queridos soldados, de mi querida Fuerza Armada Bolivariana.

Muchas gracias, señor Presidente.

Hacer un comentario.

Nombre

Correo

Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten.

Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación. Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.

Comentario